Noviembre 2023 - Año XXXIII
Materiales innovadores

FLAM, el sucesor del shrilk

Mientras el shrilk sigue su camino de éxito, su principal creador continúa buscando alternativas sostenibles al plástico y a otros materiales. Un científico español lidera desde Singapur la investigación de un nuevo biomaterial que aspira a revolucionar la economía.

Javier Gómez Fernández, investigador de la Universidad de Tecnología y Diseño de Singapur (SUTD), pasó por el MIT y la Universidad de Harvard. Salió a la palestra en 2015 por la creación del nuevo material biodegradable, el shrilk, creado con técnicas de microelectrónica y nanotecnología y etiquetado como el perfecto sustituto del plástico. Repasando su recorrido, Fernández asegura que “el shrilk es fundamental no solo como material, también como concepto. Tiene la particularidad de que está estructurado de la misma manera que se forman los materiales en la naturaleza, ya que es capaz de encontrar soluciones con los elementos que tiene a su alrededor y crea auténticas genialidades de la ingeniería”. Este material suponía coger quitina del caparazón de las gambas y conseguir una proteína de la seda llamada fibroína.

De Shrilk a FLAM

En 2016 desarrolló otro material, junto al profesor griego Stylianos Dritsas, llamado FLAM, en el que se mantenía la quitina, pero la fibroína salía de la ecuación, sustituida por otro material que se puede encontrar en cualquier rincón del mundo, la celulosa. “Son los dos componentes biológicos más abundantes del planeta. Así se cumple el tercer requisito de la bioinspiración, usar el material de una manera integrada con la ecología del ecosistema”, señala el científico. FLAM requirió de una impresora 3D con un brazo robótico, y era mucho más barato, lo que es un detalle importante para hacerlo competitivo con el plástico, y se puede producir a velocidades increíbles. Precisamente, el uso de impresora 3D para dar forma al FLAM hizo que ganaran un premio en el Formnext de 2018, un evento europeo de impresión 3D. Además, los biomateriales suponen no originar basura ni emitir CO2.

Años más tarde demostraron que el material lo podían obtener en cualquier ecosistema. “Eso es crucial para lugares como Singapur, que es un país que no tiene sector primario, con lo cual depende enormemente de los recursos de los países que tiene alrededor. Y con los biomateriales le das la oportunidad de regionalizar su producción”.

Diseño de la pala de un aerogenerador a partir de FLAM. Fuente: www.nature.com/articles/s41598-018-26985-2

En los próximos dos años espera que la tecnología esté más escalada y se aplique en los sectores que son sus principales colaboradores, el inmobiliario y la automoción. Será un salto cualitativo con un concepto totalmente diferente. Fernández señala que “consumimos y producimos al ritmo que lo hacemos porque tenemos el plástico, pero con los biomateriales adaptaremos con rapidez un nuevo modelo. Antes de que termine el siglo vamos a ver lo que nosotros llamamos ‘la edad de los biomateriales’, una transición que va a cambiar la economía”.

Fuentes: Barrett, A. (2021) Flam bioplastic, Bioplastics News. Disponible en: https://bioplasticsnews.com/2020/03/16/flam-bioplastic (Consultado: Febrero 16, 2023).

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores