El sitio de la construcción del sur argentino

Abril/Mayo 2011 - Año XXI
Editorial

Indefiniciones en la oposición que facilitan la continuidad

Nos acercamos a una nueva contienda electoral, en la cual deberemos ejercer nuestro derecho de elegir gobernantes y legisladores por un nuevo período de gobierno, y la oposición sigue sin armar un proyecto serio que intente, al menos, disputar algo de poder a la actual gestión.

El primer ensayo producido en Catamarca, la primera provincia de las varias que decidieron desdoblar sus elecciones de las nacionales, mostró cómo el aparato oficial nacional fue mucho más eficaz que la desgastada gestión provincial -un frente cuyo gobernador buscaba eternizarse en el cargo-, sin entender que la ciudadanía está en la búsqueda de nuevos dirigentes. Así, el resultado fue un triunfo de la postulante del Frente para la Victoria, sin importarle a quienes la votaron que la misma esté emparentada con el desprestigiado ex gobernador Saadi.

En pocos días se realizarán elecciones en Chubut. Allí se enfrentará un candidato afin al gobierno provincial de Mario Das Neves, que buscó infructuosamente ser una de las alternativas para la contienda nacional de octubre próximo, sin poder hacer pie, con uno del kirchnerismo, que intentará ampliar, en caso de resultar ganador, el respaldo a la gestión de la presidenta Cristina Fernández y su posible reelección. Estas son las primeras de las muchas etapas que iremos viviendo a lo largo del año y que consolidarán, según se vayan dando los resultados, tendencias en uno u otro sentido.

Debemos reconocer que hoy existe, por un lado, un aceitado aparato oficialista, con medios económicos suficientes para respaldar distintos candidatos con la finalidad de ir generando en la sociedad la sensación que será muy difícil posicionar alternativas creíbles a la actual gestión y, por otro, una oposición dispersa, aletargada, incapaz de dejar de lado rencillas menores para articular una alternativa superadora que entusiasme a la ciudadanía. Así, vemos como quedarán frustrados genuinos deseos de lograr una mejora en la calidad institucional del país, aunque más no sea con un llamado de atención que obligue al gobierno a reconsiderar muchos de sus actos que suelen ser cuestionados por gran parte de la población.

Anticipándose a las elecciones nacionales, la Iglesia, a raíz de una iniciativa del área de Pastoral Social de la Arquidiósecis de Córdoba, difundió una carta abierta a los candidatos para pedirles que se pronuncien sobre temas de la política nacional que inspiran fuertes debates sociales. En el documento se pide a los políticos que “se esfuercen por ser nuevos dirigentes, más aptos, más sensibles al bien común y capacitados para la renovación de las instituciones”. La carta, dirigida en primer lugar a los candidatos de la provincia de Córdoba -pero que reconocieron tiene proyección a los dirigentes nacionales-, contiene varias preguntas sobre los planes sociales, la falta de vivienda, las políticas destinadas a los jóvenes y la brecha social, entre otros temas, y está inspirada en el documento elaborado en 2008 llamado “Hacia un Bicentenario de justicia y solidaridad”, en el que se hacía un pedido a establecer “acuerdos básicos y duraderos, sin excluidos”.

Es importante que nos demos cuenta de la nueva oportunidad que se nos presenta este año y que con la mayor responsabilidad participemos, nos informemos, exijamos y decidamos sin mezquindades, respaldando las opciones que busquen mejorar la calidad de vida de todos, comenzando por los que menos tienen, para reducir la gran desigualdad existente entre los más ricos y aquellos muchos que, a duras penas, logran sobrevivir en un país con innumerables oportunidades de crecimiento.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores