PUBLICIDAD

:::  E D I T O R I A L  :::
FINANCIAMIENTO CARO Y ESCASO
Periódicamente nos referimos, en esta columna, a la falta de una política activa desde el Estado que busque brindar soluciones de vivienda a muchos ciudadanos que carecen de tal derecho. Una de las pocas acciones que se concretaron en los últimos tiempos fue la decisión de destinar fondos de la ANSES para generar préstamos hipotecarios con el fin de comprar o construir viviendas.

A pesar que ya se han aprobado créditos por unos 800 millones de pesos y que no existen problemas de cupo para este año, persiste una apatía sobre los créditos a largo plazo debido a las actuales condiciones económicas por la que atraviesa el país. Asimismo, pese a la menor cantidad de movimiento registrado en el sector inmobiliario, los precios no han cedido, como se suponía al principio de la crisis, lo que ha contribuido a elaborar un extraño cóctel de indefiniciones durante este año.
Varios son los factores que contribuyen a no recurrir a un crédito para adquirir o construir viviendas: la inflación, que no se sabe cómo reaccionará en los próximos meses, la pérdida de capacidad de ahorro, la incertidumbre laboral, las condiciones exigidas por los bancos, las tasas de los créditos -que continúan siendo altas- y la apreciación en dólares de las propiedades. Todos estos factores, en suma, debilitan la posibilidad de éxito de planes que, debemos reconocer, poco hacen para paliar un déficit habitacional cada vez mayor y no traccionan un mercado que suele moverse en función de las expectativas macroeconómicas. 

Cada vez a menudo suele afirmarse que la recesión mundial está en su etapa final y que se abre una década de oportunidades para los mercados emergentes, como el nuestro. Por ello es hora que se comiencen a dar los pasos necesarios para planificar acciones que permitan consolidar estas oportunidades de crecimiento que posibiliten, a su vez, brindar soluciones de infraestructura y vivienda a muchos de nuestros conciudadanos.

En este sentido resulta doloroso leer un informe de la Auditoría General de la Nación (AGN) -organismo que asiste técnicamente al Congreso en el control del Estado de las cuentas del sector público y que verifica el cumplimiento contable, legal y de gestión por parte del Ejecutivo-, que concluyó recientemente que "la Secretaría de Obras Públicas de la Nación no cuenta con criterios y pautas para desarrollar su plan estratégico que refleje las necesidades ciertas de la población, a pesar de los impostergables y urgentes problemas de vivienda que se advierten en el país". Si se desarrolla una deficiente política de obras públicas, poco podremos avanzar para mejorar esta situación.

Transparentar la gestión pública y hacer más eficiente el gasto son decisiones que no deben postergarse, para comenzar a recorrer el ansiado camino del crecimiento. 

Ing. Ricardo Kloster
Director

PSIKE comunicación esencial
Obras & Protagonistas WEB
STAFF
Director:
ING. RICARDO KLOSTER
:::
Gerente comercial:
JUAN A. CERNA
:::
Corresponsales:

DR. RODION STAMATI
Buenos Aires

ARQ. IVONE KEES
Mar del Plata

ING. JOSE M. SYLVESTER
Viedma

ING. MARCELO MELIDEO
ING. EDUARDO FIGUEROA
Trelew

ING. LUIS MARTINEZ APARISI
Santa Rosa

ING. GUISELA MUÑOZ
Neuquén

ING. CLAUDIO PIERDOMINICI
J. de los Andes - S.M. de los Andes

ING. JOSE L. GOIN
Bariloche

ING. GABRIELA NÖLTER
Río Gallegos
:::
Diseño gráfico:
HERNAN LABATTAGLIA
:::
Diseño Web:
GABRIEL VARGAS
PSIKE.com.ar
:::
Asesor de redacción:
ING. MARIO R. MINERVINO
:::
Asesor legal:
DR. PABLO ALCONCHER
:::
Impresión:
MINIGRAF Av. Juan de la Piedra 352
Carmen de Patagones (Bs. As.)









EDICIÓN Nº 181 - SEPTIEMBRE 2009