Scroll

Google
MENÚ
PUBLICIDAD









BUSCADOR
www.oyp.com.ar
Web optimizada para 1024 x 768
PROYECTOS
Llegan los primeros fríos y el consumo de energía aumenta por la demanda de calefacción y de otros elementos vinculados a esta época del año. Por ese motivo resulta importante conocer cuáles son los consumos, para no gastar de más y terminar con una factura de gas o luz muy abultada. Calefactores, cocinas y calefones, entre otros electrodomésticos, favorecen el incremento de la factura de energía, ya sea electricidad o gas. Aquí detallamos lo que debe saber acerca del gasto.
 
Hay quienes tienen un aire acondicionado frío/calor y estufas, por lo que dudan qué les conviene utilizar, de acuerdo con el consumo de cada aparato.

Electrodomésticos que requieren gas
- Estufas: cualquier estufa o artefacto a gas aprobado tiene una chapa en su costado que indica su potencia o cuánto consume en kilocalorías por hora (kcal/h).
- Un calefón de 14 litros por minuto consume 20.000 kcal/h, en tanto, un termotanque con capacidad de 110 litros consume 6.500 kcal/h.
Existe una diferencia de funcionamiento entre el calefón y el termotanque, por eso insumen distinta potencia. Mientras el primero calienta instantáneamente, el termotanque lo hace por acumulación.
No se debe utilizar el horno ni las hornallas para calefaccionar. En primer lugar porque ésto constituye un peligro y, además, si lo que se busca es ahorrar, no se lo consigue, porque consume más que una estufa. Un solo quemador de hornalla mediano consume 1.400 kcal/h.
Calefaccionar con electricidad
El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) se encarga de difundir cuál es el consumo para distintos artefactos.
Así tenemos que un aire acondicionado frío/calor de 2.200 frigorías consume 1,013 kw/h, y una estufa de cuarzo de dos velas consume 1,2 kw/h.

Algunos consejos
- Se recomienda mantener los quemadores limpios y en buen estado los artefactos. Así se mejorará el rendimiento, se aumentará la seguridad y se reducirán costos.
- No calefaccionar ambientes que no se utilizan. No utilizar el horno para calefaccionar.
- Permitir siempre el ingreso de aire al ambiente desde el exterior, suficiente como para renovarlo.
- Verificar que la llama de los artefactos sea de color azul; no colocar estufas o calefones en dormitorios si no son de tiro balanceado.
- Si se usan calefactores o electrodomésticos que se nutren de electricidad, no se deben abrir las ventanas con el aparato en funcionamiento.
- Mantener el artefacto en un nivel y condiciones óptimas.

Cómo obtener menores costos
- Apagar el piloto de los artefactos que no se utilizan.
- Calefaccionar en exceso no es saludable.
- No dejar que la llama de su cocina sobrepase el fondo de los recipientes.
- Tapar las cacerolas, la cocción así será más rápida.
- Dejar entrar los rayos de sol en la casa.
- Si la calefacción es individual, establecer una temperatura de confort mediante el termostato y el reloj programador de encendido/apagado.
- Si la calefacción es colectiva, no abrir las ventanas si siente demasiado calor. Cerrar la llave de los radiadores.
- No tapar los radiadores con muebles, cortinas u otros.
- No usar los radiadores para secar ropa.
- Ajustar bien las puertas y ventanas usando material aislante.
- Ajustar el termostato del calefactor.
- Si deja que el agua se caliente demasiado, tendrá que mezclarla con fría en el baño, la ducha, etc. con el consiguiente derroche de energía.
- La mayoría de los lavavajillas pueden conectarse a la tubería de agua caliente producida por el calefón o termotanque, evitando así calentar el agua con electricidad y ahorrando tiempo y dinero. También los lavarropas pueden conectarse al agua caliente y al agua fría, con resultados semejantes de ahorro.



Obras & Protagonistas WEB
.
>>> Volver <<<