Scroll

Google
MENÚ
PUBLICIDAD









BUSCADOR
www.oyp.com.ar
 
Web optimizada para 1024 x 768
IMPERIOSA NECESIDAD DE CONSTRUIR CONSENSOS
Lo que podría haberse resuelto rápidamente, con un estudio previo serio que analizara las repercusiones de la aplicación masiva y sin diferenciación de retenciones móviles, produjo una crisis en el país como pocas veces hemos vivido antes, debido a su extensión en el tiempo y a la repercusión que tiene en la sociedad.
Casi tres meses llevamos desde que las entidades que representan a los productores agropecuarios, empujadas por sus bases, comenzaron con una protesta que tuvo distintas modalidades: cortes de rutas, no comercialización de carnes y granos, movilizaciones y actos públicos. Sus dirigentes encontraron un apoyo impensado en la clase media del interior del país, que aprovechó este enfrentamiento para reclamar mayor transparencia en los actos de gobierno.
Por parte de los dirigentes políticos que nos conducen no hubo ningún gesto conciliador, conforme a una lógica de gobierno que se aplica desde la gestión anterior, y que tiene a seguidores o doblegados, sin espacio para aquellos que opinan o ven un rumbo diferente. Hemos asistido a un festival de frases que si bien pueden tener cierto grado de veracidad, por sus formas y el contexto en el que se expresaron son políticamente incorrectas. “Piquete de la abundancia”, “sólo aquellos que se han enriquecido con el campo pueden ‘parar’ 90 días”, “pondremos al campo de rodillas” no contribuyen a encontrar un espacio de diálogo para consensuar posiciones y buscar soluciones.
Resulta lamentable que se elija entre el campo y el gobierno. No es constructivo porque tal dicotomía no existe. En vez de leyendas que rezan “estoy con el campo” o “no a las retenciones” sería mucho más profundo reclamar por una reforma agraria, que cuide y potencie a los pequeños productores que dan vida a los poblados del interior del país, y una reforma impositiva integral, que grave según lo que produce cada sector, tenga canales claros y justos de recaudación y brinde a cualquier ciudadano la posibilidad de hacer un seguimiento del destino de los impuestos que paga, para que los mismos vuelvan a la gente en servicios y obras de infraestructura.
Nuestro país tiene, a pesar que muchos no quieran hablar de ello, problemas mucho más serios que los reclamos del campo, con un enfrentamiento que está llegando a un punto de no retorno. La inflación, que está a punto de desmadrarse, y la crisis energética son temas que deberían requerir medidas urgentes para intentar frenarla en el primer caso y buscar soluciones alternativas en el segundo.
La confrontación permanente solo provoca divisiones. Así lo entendió la Comisión Permanente del Episcopado Argentino que reclamó por una deposición de actitudes egoístas, pidiendo mayor magmanimidad a las partes enfrentadas. Respeto por las intituciones, promoción de un verdadero federalismo, defensa de la República y el estado de derecho son, a juicio de los pastores, las bases que deben garantizar quienes tienen en sus manos la resolución del prolongado conflicto. Deseamos que así sea, por el bien de todos.

Ing. Ricardo R. Kloster
DIRECTOR
EDITORIAL

Obras & Protagonistas WEB
.