:::   P A R Q U E S   Y   J A R D I N E S   :::

PSIKE comunicación esencial
Obras & Protagonistas WEB
Un sistema recomendable para regar un patio o jardín es una instalación de riego automático. Aunque su costo es mayor que uno con apertura manual de llaves, las razones que llevan a su elección son:
- Se puede programar para que riegue exactamente los días de la semana y el tiempo que se desee.
- Ahorra tiempo y trabajo. No hay que molestarse en abrir ni cerrar llaves, ni cambiar aspersores de lugar.
- El agua se distribuye uniformemente, gracias a los aspersores y difusores bien regulados y fijos.
- Se puede regar por la noche o al amanecer. A esas horas hay menos viento y es mejor para el jardín, porque no hace tanto calor y se pierde menos agua por evaporación.
El riego automático es apto para todo tipo de emisores: aspersores, difusores, goteo, cintas de exudación, microaspersores y riego subterráneo.

Instrucciones para colocar un riego automático

1. Dibujar el plano del jardín
- Primero hay que hacer un croquis a mano alzada de la parcela y medirla.
- Con esos datos se dibuja un plano en papel milimetrado. El diseño del riego de una vivienda familiar se puede hacer sobre un plano a escala 1:100.
- Se tiene que indicar en el plano por dónde van otras posibles tuberías preexistentes para no romperlas cuando se hagan las zanjas para meter las de riego. También deben señalarse si hay cables en el patio o jardín.
- Es muy importante que en el plano se represente las plantas existentes. Por ejemplo, situar los árboles lo mejor posible debido a que los troncos o donde se ubica una masa de arbustos pueden interrumpir el chorro de los aspersores. Lo que puede ocurrir, cuando se coloque el riego, es que el aspersor o difusor no riegue donde se planificó, porque encuentra un obstáculo, debiendo variarse el diseño sobre la marcha al estorbar el árbol, una pequeña construcción o un arbusto.

2. Presión y caudal
- El agua, en caso de normal abastecimiento por red, suele tomarse de ésta, sacando una derivación para el riego. En casos particulares, cuando el suministro de agua presenta insuficiencias como en Bahía Blanca y muchas otras ciudades del país, debe recurrirse a perforaciones.
- Se tienen que determinar dos datos: la presión y el caudal del agua con la que se dispone.
- La presión del agua que llega a las viviendas en general es suficiente para levantar aspersores y no habrá problema en este aspecto para jardines pequeños y medianos. 
- Los diferentes modelos de aspersores y difusores tienen, entre sus características técnicas, el intervalo de presiones a las que funcionan. Los difusores requieren menos presión para funcionar que los aspersores.
- Si faltara presión no se puede regar, a menos que se la eleve mediante una bomba.
- La presión se puede medir con un manómetro.
- Para riego por goteo, el problema es el exceso de presión y habrá que reducirla a la entrada del sector de goteros con reductores de presión o con una llave.
- El dato de la presión es importante aunque no imprescindible en la mayoría de los casos. Pero el caudal es fundamental calcularlo para poder hacer luego la división de sectores de riego. El caudal se calcula midiendo el tiempo que tarda en llenarse en la toma de agua un recipiente con volumen determinado. Se lo calcula, generalmente, en litros por minuto o metros cúbicos por hora.
 
3. Ubicación de aspersores y difusores
- Sobre el plano del jardín, hay que dibujar dónde irá cada aspersor y cada difusor.
- En césped, las áreas amplias se riegan con aspersores y las zonas estrechas, con difusores, debido a su menor radio de alcance (llegan hasta 5 m como máximo). Las demás plantas, si no les cae agua del riego al césped, normalmente se riegan con goteo.
- Hay aspersores y difusores de distintas marcas y modelos; unos tiran el agua más lejos (por ejemplo, los aspersores que se usan en un campo de fútbol tiene más alcance) y otros están diseñados para jardines familiares. El fabricante proporciona unas tablas con los alcances según la presión del agua: a más presión, más alcance. Con las boquillas también se regula la distancia de riego.
- Los aspersores se separan unos 8 m, es decir, que si el chorro llega a 8 m, un aspersor de otro irá a 8 m. Esta es una medida general, pero para la mayoría de situaciones en un jardín pequeño o mediano, será buena.
· Separación entre aspersores        8 m
· Separación entre líneas        11 m 
- Los difusores se separan unos 4 m entre uno y otro. Valen las mismas consideraciones que para aspersores. 
· Separación entre emisores        4 m
· Separación entre líneas        6 m 
- Tomando esas distancias, el solape será suficiente. Pero en lugares muy ventosos, que perjudica la uniformidad (en unos sitios cae más agua que en otros) se deben disponer los aspersores en triángulo en lugar de en cuadrado o rectángulo, y regar por la noche cuando la incidencia del viento es menor.
- Con un compás de 8 cm (alcance aspersores) y 4 cm (alcance difusores) se dibujan círculos, semicírculos o sectores de círculo y que representan 8 y 4 m respectivamente en escala 1:100.
- Es recomendable que no se separen más de lo dispuesto anteriormente para ahorrar un par de aspersores o algunos difusores. Hay que respetar las distancias recomendadas. Un error muy común es querer economizar en este aspecto y luego aparecen zonas insuficientemente regadas y secas en el césped, con solución complicada porque los sectores de riego ya están hechos y meter algún aspersor o difusor de más en un sector que tiene el caudal ya calculado es complicado, debiendo tener que redistribuir o crear un nuevo sector de riego.
- Hay que disponerlos de tal manera que ningún aspersor o difusor moje las paredes de la casa porque aparecerían humedades en la pared.

4. Sectores de riego
- Una vez marcados en el plano dónde irá cada aspersor y/o difusor (si lleva), hay que hacer grupos de aspersores y grupos de difusores para formar los sectores de riego.
- Un aspersor o un difusor tiene un determinado caudal de funcionamiento (tira una cierta cantidad de agua por minuto). Por lo general, los caudales en las viviendas no alcanzan para que todos los dispositivos funcionen al mismo tiempo, entonces se tendrá que dividir en grupos de aspersores y difusores haciendo lo que se llama sectores de riego. El conocer el caudal servirá para ver cuántos aspersores y difusores poner por sector.
- Cada sector llevará un cierto número de aspersores o de difusores. Si se dispone de mucho caudal tendrá que hacer menos sectores.
- Si se tiene un caudal de, por ejemplo, 3 m3/h y se sabe por sus características técnicas que cada aspersor tira 1 m3/h para una determinada presión, cada sector de aspersores llevaría 3 unidades. Si, además, se sabe que cada difusor tira 0,3 m3/h para una presión determinada, los 3 m3/h dan para unos 9 difusores funcionando a la vez. Por tanto, cada sector de difusores lo formarían 9 unidades y cada sector de aspersores lo formarían 3.
También hay que saber
A. El caudal del agua con el que se dispone (la prueba de llenar un recipiente).
B. El caudal que consumen los aspersores y difusores. Viene en las instrucciones de cada modelo.
- En un mismo sector no debe haber aspersores y difusores juntos, porque ambos emisores echan diferente cantidad de agua por metro cuadrado y deben estar en sectores independientes.
- Después de hacer los sectores, se dibuja el trazado de las tuberías. Se recomienda pasar lo menos posible por el centro del jardín, ya que así en caso de reparación se estropeará menos el césped. 

5. Electroválvulas y arquetas
- Se sitúan las arquetas con las electroválvulas cerca de la toma de agua preferiblemente.
- Las electroválvulas se pueden poner solitarias en una arqueta pequeña o, mejor, en grupos de electroválvulas en paralelo, para aprovechar la capacidad de las arquetas grandes. Por ejemplo, en el riego de un jardín mediano se pone una única arqueta con 3 ó 4 electroválvulas.
- Antes de la entrada a la arqueta con las electroválvulas, es aconsejable instalar una llave de paso, de tal forma que no sirva sólo para una posible regulación del caudal, sino también para cerrar el paso de agua cuando exista una avería.

6. Programador
- Hay programadores de 1, 2, 4, 6, 10, 12 ó más estaciones. Cada estación es para cada sector en el que dividamos la parcela a regar.
- Según los sectores que se obtengan hay que comprar un programador que tenga, al menos, ese número de estaciones. Por ejemplo:
1 sector de aspersores, compuesto de 3 aspersores. 
3 sectores de difusores, con 9 difusores cada uno de ellos.
1 sector de goteo, compuesto por 120 m de tubería de goteo para el seto y varios parterres de flores. 
- La mayoría de los programadores residenciales deben ser instalados bajo techo o en una caseta hermética a la lluvia. Necesitará contar con una toma de luz cercana de 220 V para conectar el transformador de bajo voltaje.

7. Tuberías
- Las tuberías para riegos pequeños y medianos tipo chalet son de polietilieno (PE), de 32 y 25 mm de diámetro. En instalaciones más grandes hay que optimizar el diámetro de las tuberías y del grupo de bombeo si lo hay.
- Por último, se hace la relación del material que se necesitará: número de aspersores, de difusores, metros de tubería de 32 mm, metros de tubería de 25 mm, piezas especiales (tes, codos, enlaces, etc), programador, metros de cable, etc.
- También se necesitará una llave grifa o una llave inglesa grande para apretar las piezas. 

Datos a tener en cuenta

- Hay que regular bien los aspersores y difusores para que cubran toda la superficie.
- Si algún aspersor o difusor no tira agua es que está obstruido. Se tiene que quitar la tobera, y dejar correr el agua por si hubiese más suciedad en la tubería.
- Si los aspersores o difusores alcanzan menos de lo normal, hay que comprobar si hay suciedad en el filtro o en el contador del agua. Se tiene que cerrar la llave de paso y extraer la malla del filtro para su limpieza. Si la suciedad fuera del filtro del contador, hay que avisar al servicio técnico. 
- Los aspersores emergentes o difusores no bajan después de funcionar. Será suciedad en el émbolo. Para ello se extrae el émbolo y se lo lava. En aspersores puede ser también que la goma del émbolo esté vieja. 
- Si el alcance del difusor es excesivo. En este caso el tornillo difusor estará mal regulado.
- No hay que olvidarse de señalizar dónde están en el césped los aspersores y difusores emergentes, para no romperlos con la cortadora de césped.
- Si el programador va a pilas, hay que estar pendiente para cambiarlas periódicamente.


EDITORIAL  |  NOTICIAS Y NOVEDADES  |  COSTOS  |  OBRAS EN BAHÍA BLANCA  |  PARQUES Y JARDINES
EDICIÓN Nº 192 - OCT / NOV 2010
A medida que nos acercamos a la época estival, comenzamos a pensar en qué tipo de riego es el más eficiente para mantener los espacios verdes.
En este artículo nos referiremos a los riegos automáticos, que suelen ser los más ventajosos para ahorrar tiempo y trabajo, posibilitando que el césped y las plantas reciban la cantidad de agua necesaria para asegurar su supervivencia.
RIEGO
AUTOMÁTICO
Reductor de presión: para riego por goteo, muchas veces es necesario reducir la fuerza del agua. Puede hacerse con una llave o con un dispositivo llamado reductor de presión. Hay modelos complejos para instalaciones grandes y otros más sencillos.
Electroválvulas: se abren y cierran cuando el programador le da la orden.
Cables: conectan las electroválvulas al programador. Deben ser con doble o triple protección contra humedad. Por su bajo voltaje de funcionamiento (24v), no son peligrosos y no es necesario meterlos en un tubo, sino que se pueden enterrar junto a las tuberías de riego.

Arquetas: en ellas van las electroválvulas. Generalmente son de plástico y las hay individuales o con capacidad para varias electroválvulas.
Tuberías de polietileno (PE) o PVC: lo mejor para sistemas de riego es emplear tuberías de polietileno (PE). El PVC es mucho más incómodo de trabajar. En el caso del PVC las uniones se hacen con un pegamento especial. Las tuberías y accesorios de PE se enroscan rápidamente. En todos los casos existen piezas especiales como codos, Tes, enlaces, reducciones, etc.
Emisores de riego: mencionamos en este rubro, entro otros, a los aspersores, difusores, tuberías de goteo, cintas de exudación, riego subterráneo y microaspersores.
Componentes de un riego automático

Programador: su función consiste en dar las órdenes de apertura y cierre a las electroválvulas. Se le indica los días de la semana que hay que regar y cuánto tiempo cada riego.