:::   D E C O R A C I Ó N   :::

PSIKE comunicación esencial
Obras & Protagonistas WEB
La elección de los colores en oportunidad de pintar un ambiente no debería responder exclusivamente a una cuestión de gustos. Cada color, cada tono, cada intensidad tendrán influencia directa en el ánimo de los habitantes de la casa, generarán sensaciones, influirán en la sensación de confort de sus habitantes y definirán, de alguna manera, el carácter de ese espacio. Por eso es importante conocer de qué manera esos colores actúan sobre nuestro cuerpo y espíritu.
Los colores son rayos luminosos reflejados o difundidos por los cuerpos que inciden en la retina y que, mediante impulsos eléctricos, se transmiten del nervio óptico al cerebro. Por pertenecer al espectro lumínico y medirse de acuerdo a la longitud de onda, conforman una energía vibratoria que nos afecta y puede ser utilizada en nuestro beneficio. 

Brillantes atractivos
Algunos colores y ciertas combinaciones de éstos dinamizan y crean tensión. Otras aplacan y son naturalmente relajantes. Ésto es así según sean cálidos o fríos, armonicen o contrasten y se reflejen en objetos o no. La luz, el color, las formas y el diseño hablan a la gente. Sus mensajes causan impacto en clientes y empresas. Todos respondemos a los colores de nuestro alrededor y por ello debemos tomar en consideración las actividades que se realicen para así potenciar la capacidad de concentración, el estado de ánimo y así favorecer la productividad. 
Los colores pueden ser análogos o complementarios. Los primeros se ubican muy cerca unos de otros, en el círculo de color. Combinados, crean sensación de armonía. Los complementarios, por el contrario, se encuentran en el extremo opuesto en el círculo de color. Se trata, por ejemplo, del rojo y el verde, los cuales, combinados, crean un efecto de llamativo contraste.
Los denominados colores fríos —azules, verdes y grises—, nos recuerdan el mar, los minerales y el cielo. Tienden a ser apacibles y adecuados para espacios donde se realizan actividades con alto nivel de detalle, donde pueden ayudar a la concentración.
Los colores cálidos —amarillos, rojos y naranjas—, en cambio, son adecuados para estimular el pensamiento, las emociones y la acción. Resultan perfectos para áreas donde se realizan intercambios de ideas o para espacios comunes, ya que evitan el aburrimiento y estimulan la conversación.

Un camino marcado
Los colores definen un espacio. Sin una sola palabra puede decirle a la gente dónde se encuentra y hacia dónde debe ir. Los fuertes o contrastantes pueden atraer la atención hacia áreas determinadas, destacar detalles arquitectónicos o guiar a las personas a través de edificios y plantas. 
Los que llaman la atención también reducen la cantidad de accidentes. No es casual que el amarillo, considerado el color más visible para el ojo humano, sea una excelente opción para determinadas aplicaciones, por caso las señales de tránsito.
En la actualidad, existe una gran variedad de colores en edificios, y ésto tiene una explicación: la gente reacciona ante la diversidad y la abundancia de tonalidades; por eso el consumidor de hoy, sofisticado, recibe el impacto de la televisión y la publicidad. El color agrega dramatismo, despierta la imaginación y refleja un estilo. 
Los colores apropiados pueden convencer y persuadir, funcionando como una tarjeta de invitación que aliente a los clientes a ingresar al local y a comprar. En cambio, elegidos equivocados pueden disuadir, creando una impresión negativa que los aleje. En las propiedades en alquiler, por ejemplo, los colores alegres significan buenas perspectivas. Los matices frescos y nuevos motivan, lo que hace que se mantenga el precio del alquiler y la cantidad de inmuebles ocupados. Cuando están cuidadosamente combinados crean un aspecto llamativo que habla del estilo de vida y del barrio.
 El color capta la atención e influye no sólo en el estado de ánimo sino también en el bienestar y la productividad de las personas. Puede propiciar el intercambio de ideas, alentar la conversación y sumarle energía y focalización a las tareas. En colegios, universidades e institutos de enseñanza, ha demostrado ser parte esencial del buen aprendizaje. Los interiores bien pensados tienen un gran impacto sobre el rendimiento, creando un ambiente sin distracciones y fomentando el estudio. 
Cuando se lo combina con un diseño imaginativo, puede comunicar identidad, fortaleciendo una marca, logrando que los productos sean más vendibles y, como consecuencia, las empresas más creíbles. 

Ideas sedantes
El confort es una palabra importante en nuestro vocabulario y una adecuada elección del color permite lograrlo al crear climas, conformar entornos amigables, aumentar la sensación de bienestar y tranquilidad y ubicarnos en una realidad más acogedora.
Desde los matices ambientalistas y su vigencia atemporal hasta los tonos conservacionistas, los colores pueden jugar, además, un papel importante en la atención de la salud. La información de luz y color se transmite desde el nervio óptico hasta las glándulas responsables de controlar los ritmos vitales que regulan la producción de melatonina y serotonina, hormonas que intervienen en el mecanismo del sueño y la vigilia. 
En relación a las respuestas fisiopsicológicas, diversos estudios han demostrado, por caso, que el uso del color anaranjado opera como un refuerzo energético cuando el ritmo de vida es estresante, y que el blanco y el rosa disminuyen el estrés, haciendo que se liberen las tensiones y aparezca la calma.

Un color para cada estancia
El color elegido para las paredes es una decisión importante ya que, en función de ello, se deberá organizar el resto de la decoración. Para ello debemos tener presente los efectos básicos de cada color en el resultado de la habitación.
Por un lado, los colores claros y llenos de luz (blanco y todos los que se acerquen a él), son ideales para crear la sensación de mayor amplitud.
Los oscuros y apagados (negro y sus semejantes), disminuirán notablemente los espacios.
Los cálidos, como el rojo, el naranja, amarillo y los próximos a la gama de colores tierra, reducen los espacios, invitan a mayor intimidad, brindan vitalidad y energía y recrean naturalidad en los ambientes.
Los colores fríos —la gama de los azules, verdes y los tonos vino— aumentan la sensación de amplitud, invitan al descanso y brindan la sensación de tranquilidad y calma.
A la fuerza le corresponde el calor, a la debilidad el frío. Cálidos son el rojo, el amarillo y el naranja. Fríos el cyan, azul, y el violeta.
La contraposición de estos grupos se le llama contraste cálido-frío. El verde y el magenta son colores mediadores que dependen de la tonalidad o el contenido de amarillo o azul que contengan respectivamente. El verde “se dirige” hacia el frío, el magenta “se dirige” hacia el calor.
El rojo es un extremo, como máxima expresión de lo cálido. El otro extremo es el azul, que expresa frío polar. El hielo es blanco azulado, el fuego es rojo anaranjado. Frío parece el cielo azul, la amplitud, la lejanía, lo devastado, rígido; cálido lo próximo, lo que crece orgánicamente, lo repleto de savia, lo vivo.
Los colores según su posición frío-calor actúan sobre el sentimiento. Los fríos expresan distanciamiento, transfiguración. Los cálidos sugieren aproximación, recogimiento, intimidad y estrechez personal.

Decorando con colores vino 
 A la hora de elegir un cambio para las paredes de la casa, acaso sea tiempo de elegir un color atrevido y sofisticado. Una opción es escoger una paleta inspirada en tonos vino, que son tanto cálidos como fríos.
Veamos algunos modelos:


EDITORIAL  |  NOTICIAS Y NOVEDADES  |  COSTOS  |  OBRAS EN BAHÍA BLANCA  |  DECORACIÓN
EDICIÓN Nº 191 - SEP. 2010
La luz y el color nos atraen, inspiran o nos exaltan. Es por ello que una cuidada elección de colores y tonos es fundamental a la hora de pintar un espacio.
En esta nota mostramos algunas ideas para tener en cuenta.
Para entender cómo se relacionan los colores y de qué manera los percibimos, se utilizan diferentes modelos. Para la fabricación de pinturas, pigmentos y colorantes químicos se recurre al sustractivo de Newton. El mismo se basa en el círculo cromático, desarrollado por el físico Isaac Newton en el siglo XVII, quien observó los efectos de un rayo de luz atravesando un prisma. Otros esquemas se utilizan para entender el color en otras áreas, por ejemplo el aditivo RGB (acrónimo de Red, Green y Blue) para monitores de PC y otras pantallas, o el sustractivo CMYK (acrónimo de Cyan, Magenta, Yellow y Black-Key) para la impresión en colores.
Una elección de cuidado
COLORES QUE AFECTAN NUESTRAS VIDAS
La Teoría del Color
Comidas rápidas,
hospitales y policía
Curiosidades
coloridas
El uso de determinados colores para presidir una campaña publicitaria o decorar restaurantes, hospitales, estaciones de servicio o estadios deportivos, no es algo que se deba hacer al azar. Se ha comprobado que los restaurantes de comida rápida usan el color rojo porque abre el apetito y hace que comamos más rápido.
Esto se relaciona con el rojo como color de la sangre y, en nuestros orígenes, la sangre era sinónimo también de comida. Los hospitales usan mayoritariamente el verde pálido, sinónimo de optimismo y relax. El azul es preferido para los uniformes de la policía, al insinuar lealtad y confianza.
Dos tonos púrpura dan a esta sala una sensación vibrante y los muebles tapizados en tonos neutros dan equilibrio a esta animada pared.
Relajante y sofisticado
Un suave tono ciruela es menos discordante que algunos otros matices de púrpura, y adecuado para un elegante dormitorio. Se sugiere limitar ese color solo para las paredes e intentar poner toda la ropa de cama en blanco, para darle equilibrio.

Fuerte pero cálido
La pintura roja da vida a una cocina y es una elección sofisticada cuando se combina con aparatos neutrales y brillantes de acero inoxidable. En este caso se resalta una pared con una intensa tonalidad de rojo. Una solución más osada es aplicar ese color a las cuatro paredes.

Un baño tranquilo
Un malva grisáceo es un estupendo tono para un cuarto de baño. Detalles en tonos vino, como el del techo y pies de la bañera, dan una agradable sensación. Las molduras de color blanco, las cortinas transparentes y el espejo de plata alegran el espacio.

Una fuerte elección
Un cabecero en blanco crudo resalta entre la pintura en tono fucsia de esta habitación. La colorida ropa de cama con motivos florales introduce también más matices del color: naranja brillante, rosa y un azul purpúreo. Los cuadros sin enmarcar, encima de la cama, dan un toque de femeneidad y contemporáneo.

A la par con la madera cálida
Este color inspirado en tonos vino es cálido e intenso. El singular sistema de almacenamiento de madera luce muy bien con el púrpura y da un ambiente “vintage”. El suelo gris es un buen complemento para este tono fuerte.