Julio 2021 - Año XXXI
Noticias y Novedades

Una iglesia azul cielo

El estudio de arquitectura Inuce ha creado una iglesia envuelta en 100.000 paneles de vidrieras que tiene como objetivo combinar “la tradición cristiana y la autenticidad local”.

Construida en la ciudad costera de Luoyuan, en China, la iglesia fue creada para servir a la comunidad cristiana y ser un refugio del rápido crecimiento de la región.

“Décadas de desarrollo industrial y crecimiento urbano acelerado han marcado las laderas de las montañas de Luoyuan con canteras, manchado tierras de cultivo con fábricas y empujado a vastos distritos residenciales en su interior”, explicó el director de Inuce , Dirk Moench.

La iglesia contiene un auditorio principal junto con un salón de jóvenes, cafetería, salón de té, aulas y oficinas. El desafío fue integrar los requisitos complejos y mundanos de un edificio de uso mixto con la presencia de un lugar de culto mientras se conserva el sentido de la tradición cristiana y la autenticidad local.

Cada una de las funciones se organiza alrededor de un patio con una pequeña capilla en el centro, en una forma que recuerda a la vivienda regional en forma de anillo llamada Tulou. A diferencia del Tulou tradicional, el anillo está roto por una entrada marcada por una gran cruz.

La iglesia forma un gesto de abrazo, que presenta al mundo un pasaje controlado pero acogedor a su reino interior, marcado por el símbolo de la fe cristiana: la cruz.

Pensado como un “contrapunto meditativo” al patio, el auditorio principal tiene capacidad para 1.200 personas. Está iluminado por una enorme ventana azul de piezas individuales de vidrieras creadas en referencia a iglesias cristianas históricas.

Está rodeado por una fachada de 1.412 metros cuadrados de vidrieras tradicionales, adoptando así una antigua tradición que, especialmente las generaciones más jóvenes, están ansiosas por redescubrir y reinterpretar.

Los múltiples cristales azules de la vidriera forman una obra de arte diseñada por Moench, llamada De Profundis, basada en el Salmo 130 de la Biblia que dice: “Desde las profundidades, he clamado a ti, oh Señor”.

“La oscuridad absoluta es derrotada y dispersada por un aura de luz divina que viene de la superficie, justo encima del santuario”, explicó Moench.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores