El sitio de la construcción del sur argentino

Marzo 2013 - Año XXIII
Construcción

Mezclas mejor diseñadas

U

sados como material de agarre y como revestimiento de paredes, los morteros se componen en su mayoría por cemento (que mantiene unidas las partículas), arena (que proporciona estabilidad a la mezcla) y agua. Existen distintas variedades como los morteros que se utilizan para pegar ladrillos, bloques de hormigón, baldosas, mármol y granito. También están los estucos, que se diferencian por las superficies en las cuales se pueden aplicar (albañilerías, hormigón). Por su parte, los morteros de piso se utilizan para hacer sobrelosas con distintas resistencias a la comprensión, según el tráfico a los cuales estará expuesto el piso y para nivelar aquellos rígidos o semiflexibles.

Así, con un mercado que ofrece una amplia variedad de productos, algunos desarrolladores están apostando por una mayor especificidad de sus morteros, por lo cual algunas empresas concentran sus esfuerzos en generar una amplia gama de productos (incluyendo líneas de hormigones y adhesivos cerámicos) creados para responder a las distintas necesidades que se puedan presentar en obra.

Los estucos también avanzan hacia una mayor especificidad, para entregar un valor agregado a su utilización, como propiedades térmicas o terminaciones ornamentales, mientras que en el caso de los morteros de pegar, por ejemplo, se comienza a dar mayor uso a los predosificados, productos mezclados que según su utilización, vienen dosificados para cumplir con ciertos requerimientos técnicos y a los que sólo se les debe agregar el agua especificada y quedan listos para ser usados. También se está apostando por una mayor calidad y sustentabilidad. Para mejorar las características de los morteros se usan en sus formulaciones resinas acrílicas, que no reaccionen con el cemento liberando amoníaco, asegurando la salud de las personas que trabajan con este tipo de elementos. Además, se utilizan antiespumantes para eliminar las imperfecciones por exceso de aire o materiales con mayor gradiente térmica.

Autonivelantes y reparadores

Dentro de esta categoría de productos se encuentra un tipo de mortero que facilita la “trabajabilidad” para nivelar superficies habitacionales en pisos flotantes. Nivelar un piso es un trabajo donde se necesita fuerza pero en este caso el mortero se aplica fácilmente, permitiendo colocar el piso vinílico o flotante de manera más sencilla, terminándose así más rápido la tarea.

Este producto se produce con una mezcla cementicia de alta resistencia, predosificada, compuesta por áridos seleccionados, granulometría controlada y aditivos químicos que entregan fluidez, adherencia y mínima retracción para ser usado como autonivelante. También cuenta con características autodeslizantes sobre losas y nivelaciones en general, pues fue diseñado para trabajar sobre diferencias de planimetría o irregularidades de superficie.

El producto se aplica solo (en una capa de espesores de 5 a 30 mm), se esparce y después es recomendable pasar un rodillo con púas para eliminar el aire ocluido en la mezcla. Otra de las características destacadas por sus fabricantes se relaciona con el ahorro de tiempo en obra. Para realizar una nivelación hay que aplicar un producto, luego punterear (picado manual con punto y combo) y esperar cerca de 28 días en secado debido a la baja resistencia de los morteros comúnmente usados para esas labores. Con estos productos se puede preparar la superficie de una habitación de un día para otro. Soporta cerámicos a las 24 horas y tiene una puesta en servicio para circulación peatonal a las seis horas (50 a 70 kg/cm²). Para aplicaciones de vinílico hay que esperar entre 7 y 14 días para tener una pieza instalada.

En el caso de morteros reparadores, se ha desarrollado un producto predosificado, diseñado con expansión controlada, lo que permite un mayor anclaje. Se los utiliza, principalmente, para reparación de cadenas, pilares, vigas estructurales y pasos en muros de ductos de ventilación o cañerías. Dentro de las recomendaciones que se hacen para el uso de este producto, es que las superficies reparadas deben protegerse de los vientos excesivos y del sol directo, además de mantenerlas húmedas durante siete días.

Impermeabilizantes y estucos térmicos

Otra variedad de morteros son aquellos con propiedades impermeabilizantes, desarrollados en base a yeso y cemento. En este caso se trata de productos ultraflexibles que, además de cemento, cuentan con aditivos especiales y áridos seleccionados, diseñados para la impermeabilización de estructuras de hormigón armado, albañilería y tabiques flexibles. Este mortero también sirve para sellar cañerías y es usado en aplicaciones de impermeabilización en túneles, subterráneos, sobre cimientos, piscinas, balcones, terrazas. Es un mortero predosificado, compuesto por mezclas controladas de cemento, arena y aditivos a los que sólo hay que agregarles agua en las dosis indicadas en cada ficha técnica. Posteriormente a su uso, se recomienda mantenerlo húmedo por el mayor tiempo posible y no es aconsejable para tránsito directo.

En la misma línea existe un mortero impermeabilizador diseñado para lograr esa acción en superficies de hormigón y albañilerías, tanto horizontal como verticalmente, sellando poros e imperfecciones que puedan tener las superficies a tratar. Su uso es recomendable para la impermeabilización de jardineras, losas de cubierta, baños, cocinas y muros en general. Este tipo de mortero no es de terminación, por lo que aconseja no dejarlo como capa final y el tránsito debe ser esporádico, mientras se aplica el adecuado producto de terminación.

También, y con características similares, se encuentra una barrera que además de impermeabilizar protege el hormigón por penetración capilar y cristalización. La composición de este producto cuenta con cemento Portland gris o blanco, arena de cuarzo especialmente tratada y un compuesto de productos químicos activos. Sólo requiere agua para la mezcla y posterior aplicación.

Otros productos de la misma línea cuentan con similares funciones, pero se diferencian en el tipo de cemento que utilizan (gris o blanco), densidad aparente y tiempo de fraguado. En el caso de los denominados estucos térmicos, son formulados para obtener aislación en muros exteriores e interiores debido a la capa que se aplica sobre sustratos rígidos, tanto en albañilería como en hormigón. Es un producto que logra reducir la formación de humedad interna por condensación y entrega una terminación equivalente a la de un estuco normal, con las mismas características de resistencia y aplicación.

En el caso de este tipo de mortero, se indican algunas consideraciones luego de su aplicación que consisten en proteger los paños de las corrientes de aire y de la exposición directa al sol. Indistintamente si la aplicación se realiza en interior o exterior, es necesario utilizar revestimiento de terminación que puede ser desde pintura acrílica hasta mortero fino usado para esa labor. En cuanto a su curado, debe realizarse ininterrumpidamente durante siete días, humedeciéndolo tres veces diarias desde que finaliza la colocación.

Colores y estilo

Buscando entregar una característica distintiva, encontramos una variedad de mortero que apunta a la decoración exterior y a darle un estilo propio a la obra finalizada. Dada la conformación de granulometría de este producto, compuesto por áridos silicios y calcáreos, pigmentos minerales, aditivos hidrófugos y cemento, entrega impermeabilidad al paso del agua y permeabilidad al paso del vapor.

Otra característica es el ahorro de tiempo que se puede lograr con su uso. Cuando se prepara una superficie en la obra para estucar, se debe preparar el soporte, luego punterear, después colocar el estuco y, en el caso de que vaya a quedar en condiciones de intemperie o humedad, se debe agregar un impermeabilizante. Esto sucede porque el mortero ya trae el color incorporado y es un producto aplicable de forma manual y bombeable.

Además de las propiedades térmicas y permeables, cuenta con variadas terminaciones. Su aplicación se realiza como “mono-capa”, es decir que reviste externamente como impermeabilización, nivelación, textura y color en una sola capa. Respecto a la nivelación, su uso permite absorber las diferencias perimétricas que tienen algunos edificios o construcciones. Cuando quedan mal puestos los moldajes, o cuando queda algún desnivel, el producto puede ir aplicado en un espesor mayor para absorber esa diferencia.

Mortero para el relleno de espacios

Entre las novedades que ofrece el mercado, hay morteros predosificados utilizados para la protección y reparación de obras mineras e hidráulicas sometidas a abrasión, como pavimentos o túneles. Dentro de esta categoría existen productos que ofrecen altas resistencias al impacto y la abrasión, facilitando la puesta en servicio. También están los morteros para grouting de alta resistencia, productos epóxicos de tres componentes, que se utilizan para grouting de precisión de equipos, maquinarias y estructuras con fuerte vibración e impacto.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores