Publicado el Deja un comentario

Amortiguadores en los techos para enfrentar sismos

El Centro Acuático donde se realizarán las competencias de natación, clavados y nado sincronizado, así como a la Arena Ariake, donde se jugarán los partidos de vóley y de básquet en silla de ruedas durante los Juegos de Tokio 2020 se preparan para resistir con mínimos efectos eventuales movimientos telúricos.

Usualmente, los rodamientos de aislamiento sísmico son soportes estructurales flexibles con tamaño variable entre los 600mm y los 1800 mm de diámetro, que aíslan la estructura del suelo para ayudar a reducir la propagación del shock sísmico y los posibles daños que podrían producirse si ocurriera un sismo, explica el informe de Bridgestone, la empresa proveedora de los soportes.

En el caso de estos dos nuevos centros deportivos, la particularidad es que el sistema de aislamiento sísmico está ubicado en el techo. “La instalación de los rodamientos bajo el techo, en lugar de bajo los cimientos del edificio, ayuda a reducir la carga que tienen los elementos de sostén estructural del mismo”, destaca la empresa, que es único socio patrocinador Olímpico y Paralímpico con sede global en Tokio. Este tipo de instalaciones se suele utilizar en construcciones con forma de domo o de galpón de grandes luces, como los estadios deportivos.

En el Centro Acuático, con capacidad para 15 mil espectadores, se colocaron ocho rodamientos de caucho natural. Mientras que en la Arena Ariake , se utilizaron tres tipos de rodamientos. A las 12 unidades de caucho natural se suman 4 rodamientos con núcleo de plomo. Estos últimos, están conformados por láminas de caucho natural intercaladas con placas de acero, las cuales son vulcanizadas entre sí. El núcleo de plomo aumenta su capacidad de amortiguamiento alrededor de un 20%. También posee 28 unidades de rodamiento deslizante, que permiten el desplazamiento relativo entre su parte superior e inferior, mediante un plano de acero inoxidable o PTFE (Politetrafluoroetileno o Teflon).

Estos dispositivos son fabricados a medida para cada proyecto, de acuerdo a la rigidez horizontal, rigidez vertical, desplazamiento, capacidad de carga y capacidad de amortiguamiento requerida.

El Nuevo Estadio Nacional proyectado por Kengo Kuma también es a prueba de terremotos. El edificio fue diseñado para evacuar su capacidad de 60 mil personas en un tiempo máximo de 15 minutos.

En la propuesta de Kuma se destaca el uso de la madera de cedro y una fachada formada por terrazas escalonadas con vegetación, cuyo fin es expresar la tradición y belleza de los aleros la arquitectura japonesa de una manera contemporánea.

El techo tiene una estructura que combina vigas de acero y madera laminada que saca provecho de la rigidez axial del material para minimizar la deformación del techo por viento o terremotos. 

Fuente: https://www.clarin.com/arq


Publicado el Deja un comentario

Cómo es el primer hotel que funciona debajo del Océano Índico

Está en las islas Maldivas, al sur de la India. La suite cuesta 50 mil dólares por noche, fue construida en Singapur y montada en partes en le fondo del mar.

El año pasado, la cadena Conrad abrió el primer hotel submarino en la isla Rangali de las República de Maldivas. Este Conrad Maldives ya tiene en funcionamiento sus suites «underwater» a más de 5 metros de profundidad, cubierta por el agua del Océano Índico.

La República de Maldivas es un archipiélagoubicado al sur de la India, en pleno océano que disfruta de uno de los paisajes más paradisíacos del planeta.

La villa subacuática lleva el nombre de «Muraka«, que en el idioma maldivo se traduce como «coral», apelando a la forma  en que el edificio «descansa» en le fondo del mar. La construcción submarina tiene generosos techos vidriados que permiten observar la vida marina que la rodea.

Pero aún siendo un destino aventurero acorde con el espíritu de los que están dispuestos a dormir en un hotel hundido en el mar, las instalaciones no descartan nada del lujo que los Conrad tienen en la superficie.

La villa, con partes hundidas y otras en la superficie, está equipada con un bar privado, cuartos de mayordomo, gimnasio y piscina infinita sobre el mar, además de una cubierta de relajación para broncearse y relajarse. Bajo el agua, la enorme cama, la ducha y la bañera tienen vistas panorámicas del océano. 

Cada pieza de la estructura modular de Muraka se construyó en Singapur y luego se envió a las Maldivas, antes de sumergirlas y anclarlas al fondo. Construir este hotel fue una verdadera hazaña de ingeniería. Ahmed Saleem, el arquitecto de la residencia submarina se mostró ampliamente satisfecho con su obra, «La finalización de Muraka es un logro personal de por vida», dijo.

Alquilar la suite cuesta a unos US$ 50 mil por noche, aunque solo está disponible para un mínimo de cuatro noches. Léase: US$ 200,000. Claro que esto, además de la vista del fondo del mar, incluye un chef personal y un barco privado y una actualización automática a la categoría Hilton Diamond. Además de la suite Muraka, el Conrad Maldives tiene el primer restaurante de cinco estrellas sumergido en el mar.

Para los turistas que no se sienten tan valientes como para pasar cuatro noches debajo de mar, el Conrad también tiene con una serie de villas de lujo sobre el agua.

Fuente: www.clarin.com/arq

Publicado el Deja un comentario

Casas-tubo, la nueva alternativa de vivienda

El suelo más caro del mundo está en Hong Kong, donde se ha llegado a pagar un millón de dólares por metro cuadrado. El estudio James Law Cybertecture quiere aliviar la escasez de viviendas con estas «casas-tubo» de 10 metros cuadrados

El acceso a la vivienda es notoriamente caro en Hong Kong,  ser propietario de una vivienda es una quimera para muchos residentes. Por esta idea novedosa para ayudar a aliviar el problema: construir microapartamentos con estilo dentro de tubos gigantes de hormigón.

El proyecto consiste en dos tuberías de hormigón de gran diámetro -que se emplean para conducir el agua de la ciudad- conectadas entre sí y acondicionadas para ofrecer al inquilino un espacio neto de 10 metros cuadrados.

Cada una de estas llamadas «casas-tubo», con unas dimensiones de cinco metros de largo, dos de ancho y dos de alto, cuenta con un cuarto de baño con ducha, una cocina, un salón con sofá-cama, un área de almacenamiento y dos puertas de cristal en cada extremo de las tuberías por donde se accede y se recibe luz natural y pueden apilarse una sobre otra hasta alcanzar una altura equivalente a un edifico de cuatro plantas.

Fuente:
https://www.clarin.com

Publicado el Deja un comentario

Crean un material con la fuerza del titanio y la densidad del agua

Investigadores de las universidades de Pensilvania, Illinois y Cambridge construyeron una lámina de níquel con poros a nanoescala que la hacen tan fuerte como el titanio, pero de cuatro a cinco veces más liviana.

La investigación en nuevos materiales que aúnen resistencia y ligereza ha deparado una ‘madera metálica’, con la fuerza del titanio y con la densidad del agua.

Científicos de las universidades de Pensilvania, Illinois y Cambridge han construido una lámina de níquel con poros a nanoescala que la hacen tan fuerte como el titanio, pero de cuatro a cinco veces más liviana.

El espacio vacío de los poros, y el proceso de autoensamblaje en el que están hechos, hacen que el metal sea similar a un material natural, como la madera.

Y así como la porosidad de los granos de madera cumple la función biológica de transportar energía, el espacio vacío en la «madera metálica» de los investigadores podría combinarse con otros materiales.

Incluso los mejores metales naturales tienen defectos en su disposición atómica que limitan su fuerza. Un bloque de titanio donde cada átomo estuviera perfectamente alineado con sus vecinos sería diez veces más fuerte de lo que se puede producir actualmente. Los investigadores han tratado de explotar este fenómeno mediante un enfoque arquitectónico, diseñando estructuras con el control geométrico necesario para desbloquear las propiedades mecánicas que surgen en la nanoescala, donde los defectos reducen su impacto.

James Pikul, profesor de Ingeniería Mecánica en la Universidad de Illinois, y sus colegas deben su éxito a seguir el ejemplo del mundo natural. «La razón por la que lo llamamos madera metálica no es solo su densidad, que tiene que ver con la madera, sino su naturaleza celular», dice Pikul. «Los materiales celulares son porosos; si observan el grano de madera, ¿eso es lo que están viendo? – partes que son gruesas y densas y están hechas para sostener la estructura, y partes que son porosas y están hechas para soportar funciones biológicas, como el transporte a y desde las células».

«Nuestra estructura es similar», dice. «Tenemos áreas que son gruesas y densas con puntales de metal fuertes y áreas que son porosas con huecos de aire».

Debido a que aproximadamente el 70 por ciento del material resultante es espacio vacío, la densidad de esta madera metálica a base de níquel es extremadamente baja en relación con su resistencia. Con una densidad a la par con el agua, un ladrillo de este material flotaría.

Replicar este proceso de producción en tamaños comercialmente relevantes es el próximo desafío del equipo. A diferencia del titanio, ninguno de los materiales involucrados es particularmente raro o costoso por sí solo, pero la infraestructura necesaria para trabajar con ellos en la nanoescala es actualmente limitada. Una vez que se desarrolle, las economías de escala deberían hacer que la producción de cantidades significativas de «madera metálica» sea más rápida y menos costosa.

Fuente: Europa Press