Ingenio y diseño: luminarias con cables corrugados

Lúdica, simple y funcional. La colección de luminarias Gino Corrugatti nació de la experimentación con materiales reutilizables que sobraban de una obra. Como en un juego de chicos curiosos, los diseñadores Fabricio Agosta (diseñador industrial, UNLP), Lucía Negri (comunicadora social, UNLP) y Laura Iácona (diseñadora en Comunicación Visual, UNLP) arriesgaron opciones para componer una lámpara a partir de tubos corrugados. Surgieron así las pantallas como fuente de luz. Después de varios intentos, corroboraron su potencial: “Y entendimos que la idea incipiente podía transformarse en un buen producto”, señalan los autores. El camino recorrido los fue llevando por distintas situaciones en las que el desarrollo creció y se resignificó.

El emprendimiento presenta hoy una amplia variedad de objetos luminosos versátiles, que pueden adaptarse a distintos ambientes y necesidades. Como parte del proceso, Gino Corrugatti fue seleccionado para participar del programa IncuBA, en el Centro Metropolitano de Diseño (CMD), un laboratorio que funciona como semillero de productos innovadores. En los estudios de Barracas, los “incubados” reciben tutorías, capacitación y asesoramiento comercial durante un año, junto a catorce colegas que se preparan para salir al mercado con herramientas integrales. “Diseñamos un proceso productivo basado en la termofusión y utilizamos una gran variedad de matrices para la elaboración de las pantallas.

Las geometrías obtenidas funcionan como módulos que pueden ser empleados en diferentes tipologías de luminarias, y combinarse con otros materiales eléctricos y piezas de producción industrial tercerizadas”, explican Agosta y Negri sobre las soluciones de diseño aplicadas al producto.

El ensamblado final se realiza de manera personalizada en el espacio de trabajo del CMD, donde combinan elementos de producción industrial como el difusor, la hélice de acrílico de corte láser y el paquete eléctrico certificado con normas ISO.

La familia Corrugatti está compuesta por veladores, plafones de techo, arañas customizables y artefactos para colgar. Los colores disponibles varían entre blancos, amarillos, naranja, fucsia, azules o verdes. Además de poner el foco en el ensamblaje y producción, los diseñadores armaron piezas textuales para “vender” el producto en distintas plataformas de redes sociales. “Ilumina tus sentidos” es la frase con la que salieron a la cancha. “La luz Corrugatti, a través de la retroiluminación y el color del material, busca crear ambientes confortables que contribuyan a equilibrar nuestro estado emocional y nos permiten relajarnos. Como producto final se obtiene una escultura artesanal con todos los beneficios del diseño aplicado e identidad propia”, sugieren.

EPI Integrantes. Veladores, arañas componibles, plafones de techo y lámparas de escritorio componen la familia Corrugatti. Las luminarias de escritorio se pueden configurar en tres posiciones distintas, según la necesidad del usuario.

DESTACADO El emprendimiento surge de un equipo multidisciplinario integrado por el diseñador industrial Fabricio Agosta, la comunicadora social Lucía Negri y la diseñadora en Comunicación Visual Laura Antonela Iacona. Todos, graduados en la Universidad Nacional de La Plata. El proyecto integra el programa IncuBA, en el Centro Metropolitano de Diseño.

Fuente: https://www.clarin.com/arq/diseno

 

Día del Ingeniero

El 16 de Junio de 1865 se inicia en la Universidad de Buenos Aires, la enseñanza de la Ingeniería en Argentina, cuyo primer programa contenía: matemática, física, astronomía, mecánica racional y aplicada, máquinas, construcciones, arquitectura e historia natural general y especial.

Por esta razón se celebra en nuestro país el 16 de junio el Día del Ingeniero.

Casas voladoras impresas en 3D, el futuro de las viviendas urbanas

Desde las universidades hasta las start-up, la cuestión de cómo se reconfigurarán nuestros hogares de cara a los cambios climáticos y tecnológicos se impone como tema urgente.  Continuar leyendo “Casas voladoras impresas en 3D, el futuro de las viviendas urbanas”

Un ejemplo: Es estudiante, construyó su casita y se libró de toda deuda

casita Construyó su propia casa y se libró de deudas hasta que él lo decida. Un ejemplo de creatividad a seguir. Solución a los sin techo. Parece imposible, pero nunca lo es. En otra muestra de ejemplo, sea en Argentina o en Estados Unidos, con creatividad se pueden encontrar soluciones a lo que parece casi imposible.
Joel Weber, un estudiante de diseño de la Universidad de Texas, Estados Unidos, construyó una pequeña casa con 20 mil dólares, valor que en su país de origen equivale a un muy bajo ahorro por estas latitudes. Gracias al bajo costo de la hipoteca y a los escasos gastos de servicios públicos de su hogar, podrá vivir libre de deudas luego de graduarse, ya que ahorrará más de US$19.000 de los gastos que conlleva la vida universitaria.
Weber usó los conocimientos que adquirió en la universidad para diseñar los planos de su morada de 13 m2 que le tomó un año construir. Aunque el espacio es reducido, el estudiante se las arregló para que quepa todo lo necesario. La casa tiene una cama para él y otra para invitados, un área de lectura, un banco que puede convertirse en catre, una otomana, una mesita de café, un escritorio y una pequeña despensa. La cocina está equipada con un mini refrigerador, una pileta de acero inoxidable, caldera, horno y hornallas que funcionan con gas propano. Además, como está montada sobre un trailer, la vivienda tiene la ventaja de ser trasladable.
Si bien le falta instalar el inodoro, por ahora utiliza una casa de huéspedes que se encuentra dentro de la propiedad donde estacionó su casa, en Dallas. En un futuro desea agregar paneles solares y un recolector de agua de lluvia, ya que el compromiso con el medio ambiente es importante para él.
casita_2Con 25 años, Weber encontró una alternativa a vivir en las residencias estudiantiles. Considerando que en estas últimas la renta superan los US$800 mensuales, su pequeña casita le permitirá ahorrar cerca de US$19.200, según los cálculos del Daily Mail.
“Siempre me fascinó la idea de vivir en un espacio pequeño. Amaba las casas en los árboles cuando era pequeño. Creo que ese amor nunca expiró”, le dijo Weber a Today. Antes de empezar su carrera universitaria, vivió en América Central y fue esa experiencia la fuente de inspiración para esta idea. Allí vio que las personas vivían en hogares pequeños y sencillos, donde el énfasis estaba puesto en la comunidad. Decidió que quería algo así para él. Cuando un amigo de su familia le ofreció un espacio en su propiedad, pudo hacer su sueño realidad.

Fuente: http://informeconstruccion.com/