Una forma diferente de construir: ladrillos ecológicos de suelo cemento

La construcción con ladrillos ecológicos de suelo cemento es una modalidad que, aunque no es nueva, está ganando cada vez más adeptos gracias a su bajo precio, facilidad de colocación y versatilidad.

El suelo cemento es un material que surge de la mezcla homogénea de suelo, cemento y agua en proporciones determinadas. Esta mistura luego es compactada, dando como resultado un producto altamente resistente.

Para producir ladrillos ecológicos se puede utilizar cualquier suelo, aunque se recomienda la utilización de suelos arenosos, compuestos por entre 60 y 80% de arena y 40 a 20% de arcilla.

En cuanto al cemento, se utiliza cualquiera de los 11 tipos de cemento portland que existen actualmente en el mercado: común, con aditivos, compuesto con escoria, porcelana, filer, de horno alto, pozolanico, de alta resistencia inicial, resistente al sulfato, de bajo calor de hidratación o blanco.

La mezcla de cemento y suelo debe humedecerse gradualmente, sin exceder en la cantidad, ya que el agua proporciona una mejor compactación de los materiales, a la vez que evita que se pegue a los moldes.

Ventajas de los ladrillos ecológicos de suelo cemento

  • Fabricación ecológica. Sin talado ni contaminación.
  • Bajo costo. Se usan recursos naturales, abaratando los costos de producción.
  • Resistencia. Soporta 5 veces más compresión que el ladrillo convencional.
  • Simetría. Dado que son fabricados en moldes.
  • Mayor aislación. Tanto térmica como acústica.
  • Mayor facilidad de instalación. Por su simetría, no necesitan revoque grueso, ni mortero para pegarlos. Además, permiten la fabricación en obra.

¿Cómo se realizan los ladrillos ecológicos?

 

Primero se debe preparar el suelo, que debe estar libre de minerales y residuos orgánicos, como piedras, ramas, maderas, y plásticos. Para eliminar estos materiales se pasa la tierra a través de un tamiz.

Luego se mezcla el suelo con el cemento en proporción de 10 a 15% y se humedece con agua. La mistura puede hacerse utilizando maquinaria especial o bien de forma manual, colocando los materiales en el piso.

Por último, se vuelca la mezcla en una máquina para la fabricación de ladrillos, a fin de compactarlos y darles la forma adecuada.

Fuente: https://construcciondetendencias.com

Porcelanato líquido: pintura o revestimiento

¿Sabés cuál es la diferencia entre la pintura epoxi y el revestimiento de porcelanato líquido?

El porcelanato líquido es una de las novedades que están revolucionando el mercado de los revestimientos para pisos. A su vez, existe otra solución que brinda un acabado similar, pero que no comparte sus mismas características: la pintura epoxi. Si bien ambos materiales utilizan el porcelanato líquido entre sus componentes, es importante no confundirlos porque los usos para los que son beneficiosos varían en cada caso.

Primero lo primero. ¿De qué se trata cada uno? La pintura epoxi es una tinta de alta calidad y mayor espesor en comparación con otras pinturas. Además, se puede utilizar también en paredes y otras superficies, no solo en pisos. Su aplicación es simple, su tiempo de secado es muy rápido y proporciona una alta resistencia al tráfico, a los cambios de temperatura y al agua. Finalmente, su limpieza y mantenimiento son muy sencillos.

El revestimiento de porcelanato líquido cuenta con una base de plástico termoestable que, cuando se mezcla con otras sustancias químicas, se endurece. Esto permite que quede perfectamente nivelado, liso y sin ningún tipo de rugosidad. El tiempo de secado es mayor que el que requiere la pintura, pero su resultado es mejor: un piso completamente liso, brillante, sin juntas, impermeable, altamente resistente y de fácil limpieza y mantenimiento. Se puede poner encima de otros pisos ya existentes, pero solo puede utilizarse en el suelo.

Entonces, la diferencia principal entre la pintura epoxi y el revestimiento de porcelanato líquido reside en la composición y el grosor del material: la pintura cuenta con menos espesor que el revestimiento, por lo que la cobertura que ofrece permite un acabado liso, pero no es capaz de nivelar el piso y cubrir sus imperfecciones. A favor de la pintura podemos decir que el valor –tanto del producto como de la mano de obra para su aplicación– es mucho menor al del revestimiento.

En definitiva, ambos productos ofrecen muchas ventajas, siempre que se los utilice para fines que se adapten a sus características. La pintura epoxi es ideal para pisos de cerámica y azulejos, y para pisos de madera. El revestimiento de porcelanato líquido, por su parte, se puede aplicar en casi cualquier piso existente, pero hay que tener en cuenta el tiempo de secado que precisa para que sus resultados sean óptimos. Una vez que decidas qué es lo que necesitás para tu piso, la elección será más que sencilla.

Fuente: https://construcciondetendencias.com

 

Una lámpara diseñada con tapas de botellas recicladas

El uso de materiales reciclados es cada vez más usado en la creación de muebles y objetos como la lámpara Hook, diseñado por el estudio español OiKo Design Office siguiendo un estricto protocolo de ecodiseño.

Se trata de una lámpara versátil y manejable, con gancho, pensada para responder a necesidades y espacios cambiantes. Se puede colgar y trasladar sin problemas. Está realizada totalmente con material reciclado proveniente de tapas de botellas (polipropileno) y es 100 % reciclable. Inclusive se han optimizado todas las fases de su ciclo de vida para reducir el impacto ambiental entre un 30 y 70% comparada con un diseño tradicional.

Las carcasas están fabricadas con plástico reciclado y el cable, que tiene una longitud de 4,20 metros, es del mismo material para favorecer su reciclaje. “Hemos conseguido un producto totalmente libre de PVC, un material nocivo y presente en la mayoría de cables y enchufes”, dicen desde el estudio.

Hook funciona como lámpara de sobremesa, colgante o de lectura. No tiene limitación de diseño ni de uso. “Nos encanta que pueda trasladarse sin problema dentro de casa, e incluso, también pueda salir al exterior”.

Además, la lámpara viene con una serie de accesorios compatibles que permiten convertirla en revistero, mesita de noche o aplique en los colores en los que se comercializan (negro, gris y beige).

Hook es, además, tiene su parte solidaria que se fabrica en colaboración de personas discapacitadas de la Fundación Maresme. Sus ventas, también, contribuyen a dar soporte a la ONG Mary’s Meals. Una lámpara cuesta US$ 110 y equivale a la alimentación de un niño durante el año escolar.

Fuente: Clarín Arq

La construcción con madera ya es considerada tradicional

A mediados de enero, el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, y el secretario de Vivienda y Hábitat de la Nación, Domingo Amaya, firmaron una resolución para que el “Sistema de Construcción de Entramado de Madera” para uso de estructuras portantes de edificios sea calificado como un sistema constructivo tradicional. Al formar parte de ese grupo, las estructuras de madera se equiparan con las de hormigón, hierro o mampostería, y ya no será necesario cumplimentar un “Certificado de Aptitud Técnica” (CAT) para validar su empleo en una obra.

La resolución que declara al sistema de entramado de madera como tradicional es uno de los compromisos asumidos por ese Ministerio dentro del acuerdo para la promoción de la construcción con madera, suscripto en septiembre de 2017. Otra meta del acuerdo es lograr que un 10% de las viviendas financiadas por el Estado se construyan con este material. El objetivo final, promover la construcción con madera e impulsar a la industria forestal.

Concretamente, la norma establece que todos los entes estatales que promuevan y financien proyectos de soluciones habitacionales pueden, de ahora en más, realizar pliegos de especificaciones técnicas particulares, licitar, supervisar y presentar proyectos con estructuras entramadas de madera bajo la forma de “sistema constructivo tradicional”. De ese modo, ya no tendrán la obligación de solicitar un CAT, que era una condición necesaria para que un sistema, elemento o material “no tradicional” pueda acceder a planes de construcción con fondos públicos.

Desde 1990, la Dirección de Tecnología de la Subsecretaría de Vivienda de la Nación emite un CAT a todo sistema constructivo que sea considerado “no tradicional” por dicho organismo. Esto implica que los materiales, elementos y sistemas constructivos no incluidos en las normas, reglamentos o disposiciones que establecen las condiciones a las que deben ajustarse el uso deben probar su aptitud para dar un marco de seguridad. También incluye los casos en que la tecnología esté reglamentada pero que su empleo no se encuentre muy difundido.

En ese sentido, el mismo reglamento establece la posibilidad de que un sistema pueda cambiar su categorización, y por lo tanto quedar exento del CAT, en el caso que haya transcurrido un tiempo suficiente para suponer que reúne las cualidades de permanencia y funcionamiento para un uso normal o que por su empleo extendido hubiera sido objeto de reglamentos o normas de la Dirección Nacional de Tecnología.

Tal es el caso de la construcción con madera: “Resulta imperiosa una revisión de la reglamentación a fin de contemplar los avances constructivos y tecnológicos que actualmente contribuirán a disminuir el gasto de las familias y mejorar su calidad de vida”, fundamenta la resolución.

En ese sentido, la aprobación del Cirsoc 601 para estructuras de madera a fines de 2016 marcó un antecedente fundamental. El primer reglamento argentino para el cálculo de estructuras con maderas de producción nacional establece las pautas generales y los requisitos para el diseño y construcción de estructuras de madera en edificios.

Ese reglamento aporta el marco normativo y brinda seguridad para las personas y bienes. En su primera versión, toma el formato de cálculo de tensiones admisibles y en el futuro se podrá considerar la tensión de rotura. Para ello, la normativa internacional fue revisada y adaptada a la realidad y recursos de nuestro país, por ejemplo, para considerar las secciones para los elementos de madera disponibles en el mercado. Las especies consideradas son las de mayor disponibilidad: pino paraná, eucalyptus, pino ellioti y álamo.

Fuente: Clarín Arq

Diseñan una casa móvil de 30 metros cuadrados con invernadero

Diseños con líneas limpias y proporciones sencillas caracterizan a las casas con pequeñas superficies. Como parte de una tendencia en crecimiento, se pueden encontrar una gran cantidad de mini casas que, muchas veces sorprenden. Ahora la empresa norteamericana Olive Nest Tiny Homes construyó una casa móvil que, no solo permite viajar o moverse con todas las pertenencias, sino que a su vez tiene un invernadero.

Esta casa, bautizada con el nombre Elsa, tiene una superficie de 30 metros cuadrados y está ubicada en California del Sur, Estados Unidos.

Una de las particularidades de esta pequeña casa de campo es su invernadero. Con casi 8 metros cuadrados, es lo suficientemente grande como para sembrar las frutas y verduras y, además, flores y plantas exóticas.

A pesar de sus pequeñas dimensiones, la vivienda está diseñada de manera que recibe una gran cantidad de luz natural. Con madera de colores claros y paredes blancas, permite crear una ilusión espacial del doble de tamaño de lo que realmente tiene.

La cocina, en tanto, está equipada con heladera y cocina a gas, con estantes y la mesada. Para ayudar a la flexibilidad del lugar, se colocó un bar móvil con cuatro banquetas altas. También para descansar y disfrutar del paisaje, en la puerta de entrada, se colocó una hamaca de madera.

De esta forma, la pequeña propiedad tiene una huella ecológica muy fuerte e invita a vivir de forma más sustentable. Su precio es de US$ 81.000.

Fuente: https://www.clarin.com/arq