Porcelanato líquido: pintura o revestimiento

¿Sabés cuál es la diferencia entre la pintura epoxi y el revestimiento de porcelanato líquido?

El porcelanato líquido es una de las novedades que están revolucionando el mercado de los revestimientos para pisos. A su vez, existe otra solución que brinda un acabado similar, pero que no comparte sus mismas características: la pintura epoxi. Si bien ambos materiales utilizan el porcelanato líquido entre sus componentes, es importante no confundirlos porque los usos para los que son beneficiosos varían en cada caso.

Primero lo primero. ¿De qué se trata cada uno? La pintura epoxi es una tinta de alta calidad y mayor espesor en comparación con otras pinturas. Además, se puede utilizar también en paredes y otras superficies, no solo en pisos. Su aplicación es simple, su tiempo de secado es muy rápido y proporciona una alta resistencia al tráfico, a los cambios de temperatura y al agua. Finalmente, su limpieza y mantenimiento son muy sencillos.

El revestimiento de porcelanato líquido cuenta con una base de plástico termoestable que, cuando se mezcla con otras sustancias químicas, se endurece. Esto permite que quede perfectamente nivelado, liso y sin ningún tipo de rugosidad. El tiempo de secado es mayor que el que requiere la pintura, pero su resultado es mejor: un piso completamente liso, brillante, sin juntas, impermeable, altamente resistente y de fácil limpieza y mantenimiento. Se puede poner encima de otros pisos ya existentes, pero solo puede utilizarse en el suelo.

Entonces, la diferencia principal entre la pintura epoxi y el revestimiento de porcelanato líquido reside en la composición y el grosor del material: la pintura cuenta con menos espesor que el revestimiento, por lo que la cobertura que ofrece permite un acabado liso, pero no es capaz de nivelar el piso y cubrir sus imperfecciones. A favor de la pintura podemos decir que el valor –tanto del producto como de la mano de obra para su aplicación– es mucho menor al del revestimiento.

En definitiva, ambos productos ofrecen muchas ventajas, siempre que se los utilice para fines que se adapten a sus características. La pintura epoxi es ideal para pisos de cerámica y azulejos, y para pisos de madera. El revestimiento de porcelanato líquido, por su parte, se puede aplicar en casi cualquier piso existente, pero hay que tener en cuenta el tiempo de secado que precisa para que sus resultados sean óptimos. Una vez que decidas qué es lo que necesitás para tu piso, la elección será más que sencilla.

Fuente: https://construcciondetendencias.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *