Ingenio y diseño: luminarias con cables corrugados

Lúdica, simple y funcional. La colección de luminarias Gino Corrugatti nació de la experimentación con materiales reutilizables que sobraban de una obra. Como en un juego de chicos curiosos, los diseñadores Fabricio Agosta (diseñador industrial, UNLP), Lucía Negri (comunicadora social, UNLP) y Laura Iácona (diseñadora en Comunicación Visual, UNLP) arriesgaron opciones para componer una lámpara a partir de tubos corrugados. Surgieron así las pantallas como fuente de luz. Después de varios intentos, corroboraron su potencial: “Y entendimos que la idea incipiente podía transformarse en un buen producto”, señalan los autores. El camino recorrido los fue llevando por distintas situaciones en las que el desarrollo creció y se resignificó.

El emprendimiento presenta hoy una amplia variedad de objetos luminosos versátiles, que pueden adaptarse a distintos ambientes y necesidades. Como parte del proceso, Gino Corrugatti fue seleccionado para participar del programa IncuBA, en el Centro Metropolitano de Diseño (CMD), un laboratorio que funciona como semillero de productos innovadores. En los estudios de Barracas, los “incubados” reciben tutorías, capacitación y asesoramiento comercial durante un año, junto a catorce colegas que se preparan para salir al mercado con herramientas integrales. “Diseñamos un proceso productivo basado en la termofusión y utilizamos una gran variedad de matrices para la elaboración de las pantallas.

Las geometrías obtenidas funcionan como módulos que pueden ser empleados en diferentes tipologías de luminarias, y combinarse con otros materiales eléctricos y piezas de producción industrial tercerizadas”, explican Agosta y Negri sobre las soluciones de diseño aplicadas al producto.

El ensamblado final se realiza de manera personalizada en el espacio de trabajo del CMD, donde combinan elementos de producción industrial como el difusor, la hélice de acrílico de corte láser y el paquete eléctrico certificado con normas ISO.

La familia Corrugatti está compuesta por veladores, plafones de techo, arañas customizables y artefactos para colgar. Los colores disponibles varían entre blancos, amarillos, naranja, fucsia, azules o verdes. Además de poner el foco en el ensamblaje y producción, los diseñadores armaron piezas textuales para “vender” el producto en distintas plataformas de redes sociales. “Ilumina tus sentidos” es la frase con la que salieron a la cancha. “La luz Corrugatti, a través de la retroiluminación y el color del material, busca crear ambientes confortables que contribuyan a equilibrar nuestro estado emocional y nos permiten relajarnos. Como producto final se obtiene una escultura artesanal con todos los beneficios del diseño aplicado e identidad propia”, sugieren.

EPI Integrantes. Veladores, arañas componibles, plafones de techo y lámparas de escritorio componen la familia Corrugatti. Las luminarias de escritorio se pueden configurar en tres posiciones distintas, según la necesidad del usuario.

DESTACADO El emprendimiento surge de un equipo multidisciplinario integrado por el diseñador industrial Fabricio Agosta, la comunicadora social Lucía Negri y la diseñadora en Comunicación Visual Laura Antonela Iacona. Todos, graduados en la Universidad Nacional de La Plata. El proyecto integra el programa IncuBA, en el Centro Metropolitano de Diseño.

Fuente: https://www.clarin.com/arq/diseno

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *