El primer bosque vertical de Asia estará cubierto por más de 3000 plantas

Desde hace ya algunos años, muchos arquitectos se esfuerzan en sus proyectos para hacerlos lo más sostenibles posibles. Con esto buscan cuidar el medio ambiente y contaminar lo menos posible. En este sentido, el reciclaje de materiales como bloques de hormigón o contenedores de mercancía, son acciones más habituales de las que podíamos pensar a la hora de diseñar una nueva vivienda. Sin abandonar este campo del cuidado del medio ambiente, hoy queremos hablar de un proyecto que permitirá construir el primer bosque vertical en Asia, una idea que no es nueva pero que sigue sorprendiendo por su belleza.

Antes de meternos de lleno con este proyecto, al hablar de bosque vertical, nos estamos refiriendo a edificios de gran altura donde han utilizado elementos naturales para formar parte de ellos. Puede chocar a primera vista, pero son muchos los beneficios que pueden llegar a ofrecer.

La ciudad de Nanjing ha sido la elegida para llevar a cabo el primer bosque vertical en Asia, un proyecto encargado al arquitecto italiano Stefano Boeri y que ya ha realizado otros proyectos parecidos en otras partes del mundo. Constará de dos edificios que estarán finalizados para el año 2018 y que estarán envueltos por más de 3000 plantas. Para ser exactos, se estima que se utilizarán 1100 árboles y 2500 arbustos. Todo esto dará una imagen muy natural e impresionante.

Como se puede ver en la imagen, el proyecto constará de dos torres. La más alta de ellas, alcanzará una altura de 200 metros, mientras que la otra “solo” llegará hasta los 110 metros. Quitando esto, el resto de las características de los edificios serán muy similares.

Ya hemos hablado de la cantidad de árboles y arbustos que se utilizarán, pero todos ellos tendrán algo en común, se tratarán de plantas locales. En concreto, se ha apostado por 23 tipos diferentes, para asegurar de que todas crecen sin problemas.

Una de las cosas más llamativas de estos proyectos, es el cambio de color que sufrirán los edificios con el paso de las estaciones. De esta forma, mientras que en primavera y verano destacará por tonalidades verdes, al llegar el otoño, estos se irán pasando hacia tonalidades marrones.

Fuente: https://arquitecturaideal.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *