Mayo / Junio 2022 - Año XXXI
Noticias y Novedades

El Word Trace Center mata millones de pájaros cada año

“Se necesita legislación para evitar la matanza masiva de aves que no evolucionaron para lidiar con el vidrio, una normativa de construcción que exija que los edificios sean amigables con las aves”, dijo Kaitlyn Parkins , una ecologista que está haciendo campaña para reducir las muertes de aves en la ciudad de Nueva York.

“Los pájaros no entienden el concepto de vidrio”, señaló el arquitecto Dan Piselli, director de sostenibilidad de ­FXCollaborative, que ha trabajado para reducir los choques de las aves con los frentes vidriados.

Esas colisiones causan millones de muertes de aves al año. Hasta mil millones solo en los Estados Unidos, mientras que el British Trust for Ornithology ha estimado que las ventanas causan 100 millones de colisiones de aves en el Reino Unido cada año, un tercio de las cuales son fatales.

En 2019, la ciudad de Nueva York actualizó los códigos de construcción para hacer que las nuevas estructuras de vidrio sean más seguras para las aves. El proyecto requiere que las superficies de más de 23 metros de altura tengan patrones para que sean visibles para las aves.

“Está haciendo que los fabricantes de vidrio tomen este problema en serio y desarrollen más soluciones”, dijo Piselli, cuyo estudio ayudó a reducir los choques con aves en un 90% en el Centro Jacob K Javits de Nueva York.

FXCollaborative reemplazó el revestimiento de espejos con vidrio fritado, lo que ayudó a transformar el centro de convenciones “de uno de los edificios más mortíferos para las aves en el más hospitalario”, según el New York Times.

“Un edificio completamente transparente es más peligroso para las aves, según los expertos, que un edificio con espejos en el que el pájaro puede verse”. Sin embargo, Piselli dijo que las superficies espejadas pueden ser tan peligrosas como las transparentes.

“Todos hemos visto edificios que simplemente reflejan el paisaje y las aves simplemente piensan que pueden pasar directamente por allí”.

Melissa Breyer, voluntaria de la organización de vida silvestre NYC Audobon recogió en un día los cadáveres de más de 200 aves que habían volado hacia los edificios del World Trade Center. Muchos más eran “inaccesibles o estaban demasiado destrozados para recogerlos”.

La mayoría de los choques con aves ocurren en niveles bajos. El culpable es una superficie reflectante. Breyer agregó que la contaminación lumínica de los edificios que están iluminados por la noche crea una confusión adicional para las aves.

También se resaltó que las colisiones tienden a ocurrir en niveles más bajos de los edificios, en y debajo de la línea de árboles, donde están más activos.

La altura del edificio no necesariamente importa, concluyeron los estudiosos del tema.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores