Abril 2022 - Año XXXI
Noticias y Novedades

Un edificio que es camello, oso y hojas

El Centro de Investigación Biomédica (CIB) es una obra proyectada por Vaillo + Irigaray Architects, ganadora del concurso para el Servicio Navarro de Salud, en Pamplona, España.

Basándose en el concepto de la biomímesis, entendida como la adaptación de sistemas biológicos a procedimientos y artefactos humanos, los arquitectos proponen esa idea en el proceso, tanto funcional como creativo.

Toman como referencia tres modelos biológicos: el camello, el oso y la hoja. Su elección proviene del deseo de conseguir la mayor eficiencia climática posible en el edificio.

Así recuren a deformaciones que acumulan energía o se alteran según sus necesidades, una piel cuyo uso mantiene la temperatura ideal, hojas cuya ligereza permiten plegarse y desplegarse según lo requieran las condiciones solares.

La estructura del edificio se basa en este tercer biótopo, el de las hojas. Se trata de placas de aluminio perforado autoportantes y flexibles, de espesor ligero y con unas dimensiones de gran tamaño.

La planta baja es para usos colectivos, salón de actos, biblioteca y administración. Los niveles 1 y 2 serán para laboratorios, plataformas y áreas de servicio; el semisótano como almacén y la cubierta aloja las instalaciones.

El edificio dispone de máxima flexibilidad: plurifuncionalidad e iso-espacios, y un eje de servicios como espina dorsal. La imagen es inherente a su cometido: se manifiesta mediante una envolvente que recubre y “calca” sus estructuras internas.

El camello aparece como paradigma de sección funcional frente a condiciones climáticas extremas, con protuberancias como almacenamiento de reservas. De igual modo que la anatomía del camello se expande donde su función lo requiere, con bultos y oquedades, apareciendo mochilas de diversos tamaños en cubierta (para acoger las instalaciones), y cavidades en planta baja y sótano (accesos a almacén, carga y descarga de camiones).

Así, el edificio se deforma para configurar una silueta capaz de funcionar eficazmente, incluso capaz de mutar a futuro sin perder su esencia. La piel debe mantener estable la temperatura interna de un oso y lo consigue mediante una gruesa dermis negra, forrada con pelos huecos transparentes que mantienen el aire caliente interior.

Para el diseño de la placas de aluminio perforado se recurre al biotipo de las hojas de los árboles: placas de enormes dimensiones y de escaso espesor autoportantes, ligeras y flexibles. Para ello, la idea del origami permite generar planos, pliegues y nervios, rigidizando el conjunto y adoptando la geometría necesaria para proteger del sol.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores