Noviembre/Diciembre 2021 - Año XXXI
Noticias y Novedades

El Estadio Olímpico, verde pero cuestionado

Paneles de cedro revisten los aleros del Estadio Nacional de Japón de 68 mil asientos, que el estudio japonés Kengo Kuma diseñó para los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

La estructura ubicada en el Parque Meiji-Jingu fue sede de la ceremonia de apertura y albergó los eventos de atletismo de pista y campo.

Completado en 2019, el estadio toma la forma de un gran óvalo. Su estructura principal es de hormigón armado y acero, resguardada por una estructura con cerchas laminadas de alerce y cedro. El techo está perforado con un enorme óculo sobre la pista.

Detrás de los asientos están las áreas de circulación, que envuelven los bordes de cada nivel y contienen 47.000 plantas para integrarse con el entorno verde.

Para reducir el impacto visual en el sitio, la altura de la obra se minimizó combinando un techo plano y una disposición compacta de asientos. Externamente, la estructura se distingue por una serie de aleros revestidos de cedro, recolectado de 46 de las prefecturas de Japón, y de pino Ryukyu, de Okinawa. Fueron diseñados como una interpretación contemporánea de los aleros colgantes de los edificios tradicionales japoneses de madera.

También evitan la luz solar y la lluvia y fomentan la circulación del aire y la entrada del viento. Esto ayuda a enfriar el edificio junto con ventiladores y enfriamiento por neblina.

La madera también se presenta dentro del Estadio, donde recubre los espacios interiores y ayuda a crear un ambiente cálido y táctil.

El estadio se completa con paneles solares en el techo que generan electricidad y puntos de recolección de agua de lluvia en cisternas subterráneas para regar la vegetación.

Cuando el Estadio se conoció fue objeto de críticas porque la madera dura tropical se utilizó como molde para el hormigón. Esta es una de las razones por las que los Juegos han sido acusados de lavado verde.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores