Agosto 2021 - Año XXXI
Iluminación

iluminacion led: la protagonista de la revolución energética

En estos tiempos en los que la eficacia energética es una de las máximas preocupaciones, es necesario cambiar el chip y empezar a pensar no sólo en vatios, sino también en lúmenes, ya que la intensidad de la luz la marcan estos últimos. Debemos buscar la máxima eficiencia lumínica y las lámparas LED son las que nos dan más lúmenes por vatio consumido, es decir, son las que menos consumen y las que mayor ahorro nos ofrecen frente a otras luminarias.

Un LED (Lighting Emitting Diode) es un diodo semiconductor capaz de emitir luz. Desde hace muchos años se ha venido usando en diversos dispositivos, sobre todo en botones para indicar estados como por ejemplo los de grabación de un DVD o, para según el color, demostrar si el aparato está encendido (verde) o apagado (rojo).

El primer LED se desarrolló en 1927 por Oleg Vladimírovich Lósev pero no fue hasta la década de 1960 cuando comenzó a usarse en la industria. A partir de allí los avances se han sucedido y desde los primeros LEDs, que sólo se podían construir en color rojo, verde o amarillo y con una intensidad de luz baja, hemos pasado a nuevos que pueden ofrecer una luz blanca y suficiente para iluminar una habitación.

Beneficios del uso de iluminación por LEDs

Las ventajas de la iluminación LED son múltiples y muy importantes. Siempre se habla del ahorro energético, así como de la economía en la factura de la luz, pero son muchos más los beneficios que este tipo de lumínica puede aportar al hogar, industria y comercio. Los avances tecnológicos permitieron la evolución de los diodos emisores de luz y se fueron perfeccionando para obtener un mayor rendimiento lumínico.

Dígitos que acompañan las siglas s"IP" en las lámparas LED.

Resguardo contra objetos y polvo Resguardo contra el agua.
0 Sin protección 0 Sin protección.
1 Cuerpos sólidos mayores o iguales a 50 mm de diámetro. 1 Caída vertical de gotas de agua.
2 Cuerpos sólidos mayores o iguales a 12 mm de diámetro. 2 Caída de gotas de agua con una inclinación máx. de 15º.
3 Cuerpos sólidos mayores o iguales a 2,5 mm de diámetro. 3 Caída de lluvia fina con una inclinación máx. de 60º.
4 Cuerpos sólidos mayores o iguales a 1 mm de diámetro. 4 Salpicones de agua en todos los sentidos.
5 Penetración de polvo (no por completo). 5 Chorros de agua.
6 Totalmente aislado del polvo. 6 Chorros de agua fuerte.
    7 Inmersión eventual a baja presión.
    8 Inmersión prolongada según las condiciones del fabricante.

La versatilidad LED

En la actualidad, muchas empresas fabricantes han diseñado luminarias LED para crear todo tipo de ambientes. Puede aplicarse en iluminación de calles, plazas, jardines, oficinas, fábricas, hogares o vehículos.

Con la instalación de lámparas LED en el hogar, se logra un significativo ahorro en la factura de la luz, ya que consumen mucho menos energía que el sistema de iluminación tradicional. Incluso menos que las llamadas bajo consumo, que utilizan el mismo principio que los tubos fluorescentes. Por ejemplo, asumiendo que una casa promedio utiliza 2,7 horas por día la iluminación, el consumo de 10 lámparas incandescentes es de 60 W por día, o sea unos 600 kWh al año, mientras que utilizando tecnología LED el consumo disminuye a tan sólo 100 kWh al año para la misma cantidad de luz. Esto se traduce en un ahorro superior al 80% de energía y más de un 30% en la factura.

En Argentina está prohibida desde 2010 la venta de lámparas incandescentes debido al gran gasto energético que significaban y el costo económico para los usuarios en términos de consumo. La Ley 26.473 aprobada en 2018 extiende esa prohibición al siguiente segmento de iluminación de menor calidad, que son las lámparas halógenas. Sólo quedan en el mercado las lámparas fluorescentes compactas y la diversidad disponible de tecnología LED. Esto es un menor impacto en el sistema energético porque lo hace más eficiente y es una ayuda económica para el usuario ya que esta opción tiene menor tiempo de amortización y disminuye el gasto en energía eléctrica.

Iluminación ecológica y decorativa

Los productos basados en la tecnología LED permiten a decoradores y arquitectos conseguir efectos especiales con luz blanca y de colores, que eran impensables hasta hace algunos años por el costo que implicaban. Tienen un alto grado de versatilidad a la hora de crear diferentes escenarios tanto en interior como en exteriores, donde se pueden implementar luminarias sumergibles o incluso tiras de LED bordeando la pileta para dar un toque diferente, que en la noche pueda servir tanto de iluminación base como efecto lumínico decorativo.

También pueden utilizarse luminarias estancas que den profundidad al espacio exterior en zonas donde hay fuentes de patio ornamental o incluso falsas cascadas logrando efectos espectaculares.

El uso de la tecnología LED ha tenido un resultado beneficioso para el medio ambiente. La llaman iluminación ecológica porque no utiliza mercurio o gases que producen efecto invernadero e incrementan el calentamiento global. Esto hace que su elección a la hora de sustituirlas por las halógenas tradicionales sea la decisión más inteligente, por su eficiencia energética y eficacia lumínica.

Queda por decir que estas lámparas son amigables con el medio ambiente, ya que al consumir menos energía, reducen las emisiones de CO2 (dióxido de carbono). Además, no emiten rayos UV (ultravioletas) ni IR (infrarrojos), dado que el haz de luz no irradia calor.

Las bombillas fluorescentes de bajo consumo de energía, son una versión compacta de los habituales largos tubos fluorescentes. Consumen cerca de 5 veces menos electricidad que las bombillas incandescentes, no se calientan tanto, de modo que reducen las emisiones de las centrales eléctricas, pero contienen un poco de mercurio, un metal peligroso y contaminante. Cuando una lámpara de bajo consumo se rompe, se libera una pequeña cantidad de vapor de mercurio que puede ser aspirada por alguien que esté próximo a esa área. Por este motivo, se busca limitar su comercialización, debido a que los usuarios suelen desecharlas en cualquier sitio. Depositarlas en un punto verde permite recuperar el mercurio que contienen y evitar que se disperse en el ambiente.

Eficiencia, eficacia y seguridad

Los LEDs son elementos seguros porque trabajan con corriente continua de baja tensión. Esto reduce considerablemente los accidentes domésticos por electrocución y evitan desagradables descargas de lámparas y apliques.

Hay una amplia variedad de luminarias LED en diversas formas y diseños. Se fabrican como puntos de luz direccional, en forma de cinta, plafones, tubos y un vasto abanico de lámparas, para reemplazar las antiguas bombillas incandescentes, de bajo consumo o tubos fluorescentes.

Generan poca emisión de calor, debido a su diseño con disipador de temperatura, evitando así la sobrecarga. También produce luz nítida y brillante con un encendido inmediato evitando parpadeos y tienen una mayor duración que las bombillas tradicionales, con una vida útil que puede llegar a estar entre las 20.000 y 50.000 horas (6 años aprox.), mientras que la de una lámpara halógena ronda en torno a las 2.000 horas.

Facilidad de instalación

Al no tener filamento como las bombillas incandescentes o halógenas, soportan golpes y vibraciones sin romperse. Además de una mayor resistencia gracias a su protección IP (las siglas IP en las lámparas van acompañadas de dos dígitos, el primer número nos indica el resguardo contra los objetos y entrada de polvo, el segundo la defensa contra el agua).

Estas luminarias otorgan la posibilidad de control remoto de intensidad. Algunas luces tienen integrado un regulador para cambiar la graduación y tono de luz dependiendo de la calidez deseada. También pueden tener un controlador manual a distancia.

Iluminación para comercios y grandes espacios

Respecto a la iluminación comercial, preferentemente se usan paneles de embutir en cielorraso suspendido, que remplazan a las viejas lámparas fluorescentes compactas, logrando un ahorro de 50% en consumo. Son de fácil aplicación y solo lleva un driver que se puede sustituir en caso de que se quemen.

En cuanto la iluminación industrial y deportiva, o de grandes áreas, se utilizan proyectores colgantes de LED. En este aspecto, en la especificación, hay que aplicar la cuenta de la eficiencia, no sólo contemplar los vatios sino los lúmenes que emite. Para que un artefacto sea “eficiente” debe cumplir la regla de más de 100 lúmenes por watt, es decir que un proyector de 200 W, debe especificar más de 20000 lúmenes. Esto no sólo es un cálculo técnico sino que hay que tenerlo en cuanta al momento de comparar un precio. Esta información es vital ya que se puede observar la procedencia o la calidad del artefacto.

La luz LED y sus efectos en la salud

La iluminación por artefactos LED ayudan a mejorar la calidad de vida. La luz que emiten puede ser usada para tratamientos terapéuticos muy variados, además de optimizar el rendimiento en el trabajo y en los estudios.

Pero no todo es positivo. También una luminaria con un diseño deficiente puede ser un factor de riesgo para enfermedades como el cáncer o la epilepsia, y su manipulación puede crear daños a largo plazo en la visión.

La luz puede afectar de varias formas en nuestra salud.

Según su intensidad los efectos pueden ser:

Calentamiento de nuestro ojo: Un uso normal de un LED no produce este tipo de efecto. Está claro que hablamos de LEDs de iluminación y no láser, que sí pueden ser peligrosos.

Deslumbramiento: La concentración de luz que presenta un LED puede fácilmente superar 1.000 veces la de fuentes de luz tradicionales. Estos niveles de intensidad pueden provocar molestos deslumbramientos que no son dañinos para la salud, salvo en situaciones potencialmente peligrosas cómo la conducción de vehículos. Debemos evitar que la luz directa de los LEDs alcance nuestros ojos. Por tanto, la recomendación es no utilizar lámparas muy potentes que tengan LEDs a la vista.

Efectos estroboscópicos o parpadeo de la luz: Este efecto está presente en casi todas las fuentes de luz artificiales, aunque nuestro ojo no pueda observarlo. Existen estudios que indican posibles efectos del parpadeo de la luz en los humanos dependiendo de la frecuencia tales como: riesgo de ataques epilépticos, malestar, dolores de cabeza, alteraciones de la visión, etc. Se ha demostrado que los percibimos con frecuencias hasta 200 Hz. Sus efectos dependen de la sensibilidad de la persona y de otros parámetros como periodicidad, intensidad y color de la luz y modulación.

El espectro: La luz del sol va variando su espectro (su composición en colores) a lo largo del día. Éste presenta mayores componentes azules durante el día y más rojas durante la noche. Dicha variación de la luz natural tiene efectos sobre los ritmos circadianos de nuestro cuerpo, es decir, en nuestra actividad a lo largo del día. El LED es la fuente de luz que nos permite crear cualquier espectro de luz. Por tanto, nos permiten establecer sistemas de iluminación que mejoren nuestra salud: mejora el humor y el rendimiento en el lugar de trabajo, una menor rotación de personal e incrementa la atención y los tiempos de reacción.

Varios son los beneficios de la tecnología LED en el hogar: ahorro de energía, mayor duración, diseño y excelente calidad de luz son algunos de los motivos para promover el cambio hacia la técnica LED en los hogares argentinos.

Gracias a esta nueva propuesta de iluminación, los domicilios pueden contar con fuentes de luz más eficaces que se traduce en menor consumo de energía eléctrica para iluminar los distintos ambientes.

Eficientes y atractivas, las lámparas LED son el reemplazo ideal para las incandescentes y halógenas. Cada ambiente tiene su personalidad; por esto están disponibles en tonos de luz cálida y luz fría, para adecuar la iluminación a las necesidades del hogar.

Diseño y calidad se conjugan para que cambiar a LED no implique dejar de lado la estética y el estilo personal. Gracias a que poseen el mismo formato y conexión que las lámparas tradicionales, su remplazo es muy simple, sin necesidad de cambiar la instalación eléctrica o las luminarias existentes.

Fuentes: www.philips.com.ar - www.ecoluzled.com - smart-lighting.es
Agradecemos a Fernando M. Bruni, socio gerente de Marini y Cía. S.R.L., Soledad Martino, socio gerente de Celsius Comercial, Andrés de MAS Electricidad y Romina de Edmar Electricidad S.R.L. por la información compartida.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores