Abril 2021 - Año XXXI
Prevención en las obras

Seguros en la construcción: alternativas para tener una buena cobertura por incidentes

El sector de la construcción, si bien se vio afectado por el avance de la pandemia y las restricciones del aislamiento, actualmente se encuentra trabajando a pleno y creciendo día a día. Cada vez son más los edificios en los grandes centros urbanos o las casas en los barrios periféricos. Lo cierto es que cuando asoma una obra en edificación, aparecen diferentes tipos de peligros, por lo cual es importantísimo contar con los seguros pertinentes para que nada quede librado al azar.

A la hora de comenzar una construcción, es indispensable analizar los riesgos que ésta conlleva para los vecinos que viven en los alrededores, para los transeúntes que circulan por el frente de la obra y para los mismos operarios que realizan las tareas. Para cubrirse ante esta clase de posibles inconvenientes, se necesita contar con un seguro para la construcción lo más completo posible.

En el caso de los trabajadores en obra, la empresa tiene la obligación de contratar un seguro de vida para cada uno de los operarios, así como tener al día la ART (Aseguradora de Riesgos del Trabajo). Ahora bien, ¿qué sucede con los posibles daños ocasionados a terceros? A continuación te contamos cuáles son los productos disponibles en el mercado asegurador.

La construcción se considera una actividad con un nivel de riesgo que va desde medio a alto, por este motivo los peligros en dicha industria son muchos y muy variados.

Todos los trabajadores de la actividad se encuentran expuestos a ellos, desde los operarios manuales pasando por los técnicos especializados, hasta los profesionales que realizan la dirección o inspección de obra. Por lo tanto, los involucrados deben adoptar las medidas de seguridad y prevención y es recomendable que cuenten con los seguros correspondientes.

¿Cómo prevenir los riesgos en la Industria de la Construcción?

Las medidas de seguridad y la capacitación en prevención constituyen un capítulo esencial de la actividad, así como la provisión de elementos de protección adecuados, tales como cascos, guantes, ropa de trabajo, calzado antideslizante, gafas protectoras, sordinas auditivas, máscaras y otros. Se requiere que éstos tengan certificación de calidad y que sean reemplazados cuando sus propiedades puedan haberse alterado por el uso o el paso del tiempo.

Se sugiere contratar para la actividad los seguros Todo Riesgo de Construcción, máquinas y equipos, Accidentes Personales y Responsabilidad Civil. Dependiendo la jurisdicción varía la exigencia en relación a los seguros en la obra, pero el que solicitan en todo comienzo de trabajo es uno de Responsabilidad Civil Construcciones, que abarca los trabajos de demolición, excavación y edificación. Si bien en Bahía Blanca no se exige actualmente, resulta de suma importancia contratarlo para evitar posibles inconvenientes.

El profesional dedicado a este campo laboral se expone fácilmente a sufrir accidentes y siniestros de toda clase u ocasionar los mismos a un tercero. Esto es así debido a que desempeñan sus funciones en obras públicas o privadas con ciertas exigencias y desgaste físico, utilizando materiales que también pueden ser peligrosos.

Es por ello que la gran mayoría de las constructoras requieren tener algo que sirva como resguardo ante estas situaciones y perjuicios que podrían originar reclamos de los mismos clientes y contratistas. En estos casos, el seguro de responsabilidad civil es el encargado de garantizar la seguridad que necesitan para realizar su trabajo con tranquilidad y eficiencia.

El Seguro Responsabilidad Civil Construcción es una póliza que se encarga de hacer frente a los daños ocasionados a una tercera persona o al mismo trabajador durante el ejercicio de la actividad laboral. Está dirigido especialmente a constructoras, empresas contratistas, arquitectos, ingenieros y profesionales de la industria. En el trabajo puede originarse todo tipo de accidentes que pueden ser perjudiciales no solo para la persona que está en el uso de su función, sino para la empresa misma en el caso de afectar a un tercero o perder y/o dañar los bienes y materiales tan costosos. Por este motivo, gran parte de las industrias e incluso trabajadores autónomos optan por un seguro Todo Riesgo Construcción que les brinde un respaldo por negligencias y denuncias que terminan afectando su bolsillo.

El Seguro Todo Riesgo Construcción

No sólo hacemos referencia a una cobertura que abarca la Responsabilidad Civil primaria; además ofrece protección en el caso de daños a la obra por negligencias del constructor o desastres naturales. La gran ventaja de este tipo de seguro para la construcción tiene que ver con la amplitud de la cobertura: en una misma póliza se cubren los riesgos potenciales y las partes diferenciadas con interés asegurable, respaldando no sólo al propietario, sino también al constructor principal, a los subcontratistas y al comitente.

Principales coberturas del seguro:

Daños a terceros en su persona y en sus bienes muebles e inmuebles, y vía pública ocasionados por:

  1. Derrumbe parcial y/o total de edificios linderos, con retiro de escombros y limpieza del terreno lindante.
  2. Afectación o debilitamiento estructural de edificios contiguos.
  3. Trabajos de pilotaje (en caso de corresponder).
  4. Trabajos de tablestacado hincado perimetral (pilotes hincados que forman una estructura de contención flexible de tipo pantalla).
  5. Trabajos de anclajes por pilotes de tracción (en caso de corresponder).
  6. Filtraciones, rajaduras en medianeras o muros divisorios, desprendimientos de revoques y/o revestimientos del exterior y/o interior, taponamiento o rotura de desagües y/o cañerías de inmuebles linderos.
  7. Caída de materiales y/o objetos en fincas linderas y/o vía pública.
  8. Descalzado de cimientos de muros medianeros o divisorios, deslizamientos de tierra.
  9. Incendio y/o explosión.
  10. Daños causados por la descarga y carga de materiales y/o escombros.
  11. Daños causados a veredas de linderos y pavimentos.
  12. Daños causados a instalaciones subterráneas de Servicios Públicos.
  13. Toda otra tarea que produzca un daño a los “Terceros Linderos y/o Vía Pública”.
  14. Responsabilidad cruzada.

Estas pólizas poseen, en algunos casos, franquicias a cargo del asegurado y en otros son “sin dispensa”. Hay, además, seguros relacionados con la misma como cobertura de robo de herramientas, baños químicos, seguro técnico para maquinarias, entre otros.

Las empresas aseguradoras tienen ciertas exigencias para los constructores a la hora de firmar un contrato de seguro. En ART se le solicita el Plan de Seguridad para la obra (realizado por un ingeniero, licenciado o técnico en seguridad, que capacita a los empleados, indicando cómo realizar cada tarea para prevenir accidentes) y en el caso de las responsabilidades civiles la compañía envía un Ingeniero a entrevistar al encargado de la misma para interiorizarse del trabajo, planos, entre otros aspectos, con el fin de aprobar la contratación.

Al momento de optar por un seguro de obra, es fundamental conocer cuáles son aquellos que resultan indispensables para la tarea constructiva:

  • La ART y Seguro de Vida para el personal en relación de dependencia
  • Seguro de Accidentes Personales que incluya muerte/invalidez, asistencia médico-farmaceútica y el in itinere.
  • Seguro de Responsabilidad Civil Construcción, en la cual la suma asegurada debe ser tal que cubra siniestros importantes; ésto no es menor, ya que muchas veces se cubre por debajo de lo que podría ser la demanda total.

Cuando analicemos la contratación una determinada compañía de seguros, es significativo interiorizarse de cómo responde ante reclamos de terceros y la velocidad de prestación en el mismo. No sólo se deberá hacer foco en las propuestas de cobertura sino en su inmediatez frente al infortunio. La solvencia de la misma también es valioso analizar, ya que son siniestros que pueden generar una judicialización y llevar largo tiempo de resolución.

Para las obras de menor envergadura, que habitualmente tienen al comitente como empleador (remodelaciones, ampliaciones y reformas), los seguros solicitados son los mismos. Si bien las aseguradoras no exigen Plan de Seguridad, se puede solicitar una inspección de la obra con el profesional de la compañía para interiorizarse del trabajo a realizar.

Contratar un buen seguro nos dará la tranquilidad necesaria para que ante cualquier accidente que suceda en nuestra obra en construcción, y se activen todos los puentes posibles para la solución del mismo. Para tal fin es conveniente conocer las diferentes coberturas existentes y sus aplicaciones, por lo que aconsejamos acudir a profesionales en el tema que nos asesoren correctamente.

Fuente: www.elegirseguro.com - Información brindada por la Organización de Seguros Storti-Faggiano.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores