Abril 2021 - Año XXXI
Noticias y Novedades

Mil robles para Notre Dame

Mientras avanzan las tareas de reconstrucción de la catedral de Notre Dame de París, afectada por un incendio en abril de 2019, van surgiendo algunas curiosidades en la ejecución de algunas tareas específicas. Es el caso ahora de la elección que se han hecho de ocho robles con los que construirán la aguja del templo, los primeros de un total de mil que se buscarán para otras partes del edificio.

Estos primeros son árboles con más de 20 metros de tronco útil y un metro de diámetro, y fueron seleccionados para servir de cimientos de una estructura de unas 300 toneladas.

Los ocho robles fueron talados en el bosque de Bercé, en el centro-oeste de Francia, ya han vivido dos siglos pero aún les quedan algunos años para que su madera pueda sostener la futura aguja, así como al transepto y sus tramos adyacentes, garantizarán los cimientos de una estructura de unas 300 toneladas.

“Un dron hizo los perfiles en 3D para comprobar los que convenían”, explica Aymeric Albert, jefe de la Oficina Nacional de Bosques.

Los árboles seleccionados tienen que ser ligeramente curvos, para que las futuras vigas sigan la línea de las bóvedas, uniéndose a los pilares del crucero del transepto.

En total, se utilizarán un millar de robles en todo el país para la reconstrucción. La mitad procede de bosques nacionales y la otra de 150 bosques de propietarios privados.

En una fase posterior, se tendrán que rehacer las estructuras medievales de la nave y el coro. Miles de árboles serán de nuevo seleccionados, más jóvenes, esta vez. La “cosecha”, como se llama al proceso de abatirlos en lenguaje forestal, estaba prevista para 2021 y eso permitirá que estas arboledas se regeneren de forma natural.

Durante seis meses, los troncos se quedarán en el lugar “porque el árbol puede reaccionar. Cuando se curva, sabemos que no cambiará más”. De abril a junio, los troncos serán colocados a los lados de los caminos y serán trasladados a una veintena de aserraderos. Se almacenarán entre 12 y 18 meses hasta que alcancen una humedad de al menos un 30%.

A principios de 2023 se transportarán a los talleres de carpintería, donde se seguirán los planos del arquitecto Eugène Viollet-Le-Duc, que restauró la catedral en el siglo XIX.

La selección de estos árboles es “el inicio del renacimiento real de la catedral”, dice el arquitecto jefe de obra, aunque la restauración propiamente dicha no empezará hasta septiembre y se piensa se termine en 2024.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores