Noviembre/Diciembre 2020 - Año XXX
Noticias y Novedades

Gehry y un cognac de oro

El arquitecto Frank Gehry, ganador del premio Pritzker y un referente del deconstructivismo, ha creado una botella de edición limitada (150 unidades) para celebrar el 150 aniversario del coñac XO, de Hennessy, con un diseño que, espera, “no se parezca a nada que se haya visto antes”.

La obra encierra la forma distintiva de la botella Hennessy XO y fue forjada en bronce bañado en oro de 24 quilates, buscando evocar “la sensación de beber coñac y el proceso mediante el cual se elabora”.

“Quería personificar la calidad de Hennessy XO con una botella hecha a mano, que se sienta bien de sostener, que capte la luz y exprese la mano de los artesanos que ayudaron a hacer el coñac”, dijo el autor del

Guggenheim de Bilbao.

“Las esculturas griegas como el Auriga en Delfos o el luchador de premios, son capaces de transmitir sentimientos a través de miles de años con materiales inertes. Eso estaba en mi mente cuando hacía esta botella: hacer algo que transmita sentimiento”.

Para la forma arrugada generada, Gehry miró el río Charente, que corre junto a la destilería Hennessy en la ciudad de Cognac, en el oeste de Francia. Buscó que la forma recordara la luz que se refleja en el río, la artesanía que se utiliza para crear el coñac y la historia de la bebida.

“La botella de Hennessy es icónica, por lo que queríamos que el nuevo diseño respetara su identidad. Parte de Hennessy es la participación de la familia y de los artesanos que han comprometido sus vidas para hacer de este el mejor producto del mercado. Con este diseño, quería que la gente también sintiera la mano humana de los artesanos que hicieron la botella”, señaló.

Gehry, conocido por edificios como el Walt Disney Concert Hall en Los Ángeles y la Fondation Louis Vuitton en París, dijo que disfrutó trabajando en esta escala pequeña de la botella.

“Hay una intimidad que no siempre se puede explorar en edificios más grandes. Estos proyectos tienen cronogramas más cortos, es bueno diseñar algo que se realice rápidamente”, agregó.

Solo existirán 150 de estas botellas en el mundo, y se distribuirá cada una en una caja de cartón que recuerda muebles que diseñó el propio Gehry allá por la década de 1970. ¿El precio de cada botella?: 14.500 Euros.

Un hospital con vistas a la Pirámides

El estudio del arquitecto Norman Foster ha comenzado la construcción del nuevo Centro Cardiológico Magdi Yacoub, en El Cairo, Egipto.

El hospital, con impactantes vistas a las pirámides de Giza, limita con la ciudad de ciencia y tecnología de Zewail, como parte de una zona integrada de investigación médica y de salud.

El nosocomio –organizado con varios patios– tendrá 300 camas, instalaciones de diagnóstico y tratamiento, un departamento de accidentes y emergencias, una clínica ambulatoria y departamentos de rehabilitación. Ofrece servicios médicos gratuitos y de última generación al pueblo egipcio, en particular a los desfavorecidos.

Exuberante y verde, aparece como un oasis de senderos y parques que busca promover el bienestar con una estrategia de diseño pasivo, un ejemplo de sostenibilidad.

Contará con espacios de apoyo para las familias de los pacientes que se recuperan, así como aulas y espacios educativos para los estudiantes de medicina.

El diseño, señaló Foster, fue influenciado por “la psicología de los colores y la historia egipcia”. El segundo piso incluirá una terraza verde, un comedor, una guardería y espacios de reunión. El techo está definido por un conjunto de estructuras escultóricas, en forma de concha.

El edificio se centra en la luz natural, la vegetación y las vistas, creando un entorno que favorece el bienestar. Se ha introducido una rica flora nativa, creando un anillo verde con senderos peatonales y espacios contemplativos.

Nigel Dancey, de la oficina de Foster, explicó que se trataba de un proyecto que se enfoca en brindar la mejor atención y ofrecer el entorno natural para recuperarse. “Reúne las últimas investigaciones sobre biofilia e impacto positivo de la naturaleza en entornos clínicos y de trabajo colaborativos para alentar la mejor atención”.

Nuevas luminarias para Los Ángeles

El estudio de diseño Project Room resultó ganador del concurso para crear una nueva luminaria estándar para la ciudad norteamericana de Los Ángeles. Iniciado por la oficina del alcalde, el concurso pidió un sistema que incorpore nueva tecnología, incluyera un espacio para textos y proporcionara sombra para aliviar la crisis climática.

Creada para LA Lights the Way, la luminaria reinventa las farolas.

“Project Room ilumina un futuro que hace más que iluminar los espacios públicos: brinda un diseño más inteligente, ayuda a combatir el cambio climático y promueve la equidad”, dijo el alcalde.

El diseño replantea el poste de luz tradicional como un paquete de tubos donde a cada servicio (luz de calzada, para peatones y telecomunicaciones) se le asigna un tubo de acero o aluminio.

El equipo se inspiró para su propuesta en una flor, imaginando cada tubo como un tallo dedicado a un solo propósito y permite que se agreguen características adicionales, como equipos 5G, accesorios de sombra e incluso un banco.

Los trabajos fueron evaluados por seis expertos en diseño, iluminación e infraestructura pública y reemplazarán gradualmente las 180.000 farolas dispersas por la ciudad.

Una ampliación para Brasilia

Carlo Ratti Associati (CRA) ha dado a conocer su proyecto de expansión urbana para la ciudad de Brasilia, el cual reinterpreta (nada menos) el masterplan concebido en la década de 1950 por Lucio Costa.

La propuesta busca generar un “nuevo distrito de innovación y tecnología inmerso en la naturaleza”, dando un valor contemporáneo a la organización en supermanzanas que tienen los barrios residenciales en la capital de Brasil.

Priorizando el espacio público, CRA planea estrategias de biorremediación climática y suma espacios de trabajo y reunión al aire libre con su masterplan llamado “BIOTIC” que sumará un distrito de tecnología e innovación que albergará viviendas, oficinas, plazas y parques.

Ubicado en el punto de intersección entre el Plan Piloto de Lucio Costa y el Parque Nacional de Brasilia, el proyecto se inspira en el diseño urbano histórico de la ciudad, creando “un entorno urbano híbrido, social y ambientalmente sostenible, más adecuado a la escala humana”.

Ratti recuerda que cuando llegó a Brasilia escuchó el viejo chiste: “¿Sabes cuál es el problema de esta ciudad? La zona del café está lejos de la zona del azúcar”. La segregación funcional de Brasilia se ha manifestado históricamente como un problema. Eso es algo que buscaron reflexionar en este plan de ampliación”, explicó Ratti.

Las manzanas propuestas para BIOTIC se subdividirán en bloques más pequeños, accesibles peatonalmente, con fachadas abiertas a la calle. La incorporación de actividades de uso mixto en las plantas bajas genera calles y espacios cívicos conectados y protegidos del tráfico de vehículos.

Aprovechando el clima templado, el proyecto propone oficinas al aire libre, con espacios que utilizan tecnologías digitales para aprovechar la luz solar, el viento y la temperatura para trabajar en contacto con las áreas verdes de plazas y parques.

Revivir una casa brutalista

El estudio Arquitécnika tomó la tarea de recuperar una casa brutalista en Brasilia, capital del Brasil, de casi 2 mil m2 de superficie, una maravilla de este estilo que tuvo su apogeo en los ‘70 del siglo pasado y comenzó a revalorizarse en los últimos tiempos. Liderado por el arquitecto Lutero Leme, el proyecto tenía como objetivo revitalizar la residencia construida por el arquitecto João Filgueiras (Lelé), con la intención de mantener el hormigón visto y su volumen, sumando soluciones tecnológicas actuales.

Con apenas cuatro pilares de soporte, la planta tiene dos pisos y una estructura de hormigón con losas atadas con varillas, lo que hace que se mueva hasta 2 cm por día.

Ese movimiento fue considerado, ya que los materiales debían absorber cualquier expansión sin sufrir fisuras. Para ello, se diseñaron paneles de yeso y marcos con un sistema flotante.

La falta de privacidad en las habitaciones era otra observación. Para corregirlo se realizaron nuevas instalaciones y aislaciones acústicas. Se utilizaron elementos decorativos esculpidos para separar estancias y mejorar la ventilación natural.

La iluminación, que tenía un aspecto lúgubre, ganó nuevas soluciones. Las habitaciones tienen grandes paneles de vidrio con vista al exterior. La sala, con mamparas de vidrio, promueve una hermosa vista del jardín, la ciudad y el lago Paranoá. Un aspecto destacado es el panel Athos Bulcão, de 170,80 m2, la pieza más grande del mundo en una residencia privada.

El arquitecto diseñó un área de recreación, un salón con cocina, spa, bodega, baños y una piscina infinita. Para componer el espacio se ejecutaron paneles giratorios escultóricos con funciones brise-soleil. El paisajismo contempló un sendero de 380 metros, impregnado de césped, parterres, frutales, pérgola y mirador.

Todo el saliente de la cubierta se utilizó para instalar paneles solares para calentar agua de uso doméstico, piscina y spa. También se construyeron dos tanques subterráneos para almacenar agua de lluvia y las aguas grises tratadas para riego de jardines, y un sistema de compostaje.

La combinación de hormigón y vidrio de la vivienda genera un contrapunto maravilloso entre lo pesado y lo liviano, en una convivencia magnífica de materiales y texturas.

Una fachada de balcones y formas

Diseñado por el estudio de arquitectos Plan Loci, en Nueva Delhi, India, aparece este bloque residencial que nace, según los autores, “de consideraciones racionales”.

La fachada rompe su monotonía mediante geometrías estrictas. El sinuoso metal gris ubicado en el exterior “celebra lo industrial”, sin afectar un interior resuelto con un entramado de madera que busca que sus ocupantes sientan “la intimidad del hogar”.

Tres capas de planos alternos en los balcones sombrean e iluminan los interiores, orientado el edificio al oeste. Las ventanas y aberturas son de longitud completa, permitiendo un acceso ininterrumpido al frente.

“La arquitectura intenta atraer el interés de la calle mientras que el juego de luces y sombras humaniza su escala cuando se ve desde arriba”, explican los autores del diseño.

Los exteriores utilizan listones horizontales de aluminio gris fijados a un marco de acero. Esa fachada metálica perforada protege la capa de madera interior.

El desafío en cuanto al proyecto fue el estrecho tamaño del terreno, donde el requisito era crear un espacioso departamento de 3 dormitorios. Se pedía además flexibilidad, ya que cada comprador podía diferir en sus requisitos. Esto se manejó mediante sistemas de partición para la cocina y el tercer dormitorio.

La fachada recibe mucha luz durante el día mientras que persianas horizontales de aluminio brindan privacidad a los balcones y actúan como barandas.

Un museo en espiral, por Tadao Ando

El Museo de Arte He en Guangdong (HEM), diseñado por Tadao Ando (79), abrió al público el primero de octubre, luego de varias fechas pospuestas por la pandemia. Centrado en el arte chino moderno y contemporáneo, HEM es el primer museo dedicado a la cultura regional de Lingnan, en el sur de China.

“Inspirado en la cosmología y filosofía tradicional china y en el paisaje de Lingnan”, Ando concibió este proyecto como un lugar único y en perfecta armonía con su contexto.

El edificio se relaciona además con las casas tradicionales de la zona, abiertas al exterior, pegadas al agua y con jardines en sus patios. Adopta como referencia la manera de ver el mundo cantonesa, en la que el cielo es redondo y sagrado y la tierra plana y cuadriculada. Por eso muchas construcciones religiosas de la región son circulares.

La luz fluye de un gran ojo central abierto hacia las plantas expositivas, inundándolas de claridad y, dicen, esperanza. Las escaleras están pensadas como una hélice doble que lleva a los visitantes desde la entrada hasta el cuarto piso. Cuando dos personas caminan simultáneamente subiendo y bajando se crea una geometría dinámica de ritmo y movimiento.

El primer evento será la exposición “From the Mundane World”, con obras que proponen una reflexión sobre la transformación del entorno natural en otro urbano centrado en la productividad y el consumo masivo.

Una esfera para Apple en Marina Bay Sands

Hace tiempo que la firma Apple, dedicada a fabricar equipos electrónicos y de software, ha decidió expresarse a través de obras de arquitectura novedosas y distintivas.

Es el caso de su último trabajo en Marina Bay Sands, con una tienda distintiva en la bahía de Singapur. La estructura, de 30 metros de diámetro, es una cúpula acristalada, con una base de vidrio negro que complementa los pabellones vecinos en escala y materialidad. La obra se emparenta con la cúpula del Panteón de Roma, con lo cual ese diseño del año 100 ha inspirado a otro del siglo XXI.

El proyecto es el resultado de la estrecha colaboración entre los equipos de diseño de Apple y el estudio británico que lidera Norman Foster.

Apple Marina Bay Sands tiene que ver con la interacción entre transparencia y sombra. La estructura busca disolver el límite entre el interior y el exterior, creando una plataforma mínima que flota en el agua con vistas al horizonte de Singapur.

Estructuralmente, la cúpula actúa como una carcasa híbrida de acero y vidrio, en la que una malla con perfiles de acero soporta el peso del vidrio y de los elementos de sombra.

Los paneles de vidrio curvo restringen la cantidad de elementos de acero y colaboran estructuralmente con las cargas laterales. Dispositivos de protección solar integrados mantienen la temperatura interior. Cada uno de los 114 paneles de vidrio se seleccionó para cumplir con los índices de sostenibilidad de Singapur.

En la parte superior, un vidrio semiopaco permite la entrada de un rayo de luz que recuerda al mítico óculo del Panteón.

El aspecto de ciudad jardín de Singapur fluye desde el paseo marítimo hasta los espacios interiores, con árboles colocados a lo largo del perímetro dentro de maceteros con cubierta de cuero, adecuados para sentarse.

Se puede acceder a la tienda a través de una entrada de piedra curvada, flanqueada por el escaparate de Apple en un espacio de 45 metros de largo y 7,6 metros de ancho. Durante el día, la cúpula refleja los colores del agua y el cielo circundante, por la noche la iluminación interior proporciona un brillo cálido.

Un Cubo sin esquinas

El estudio holandés OMA construye una sede del campus de metal y vidrio para Tencent, en Beijing, dentro de un edificio de vidrio gigante perforado por inserciones geométricas y con interiores que imitan a una ciudad pequeña.

Ubicada en el borde del Parque de Software Zhonguancun, el edificio de siete pisos fue diseñado para albergar a los empleados de esta empresa de tecnología.

La sede es descrita por OMA como una ciudad, dividida en nueve zonas independientes en sus siete pisos de 180 metros de largo y ancho.

Para reducir su impacto visual, su forma se suaviza mediante la eliminación de sus esquinas, que marcan los puntos de entrada, y grandes inserciones geométricas revestidas con metal.

“En lugar de buscar alturas elevadas para la expansión de la fuerza de trabajo digital, se diseñó un volumen de forma cuadrada de solo siete pisos. La sede es una ciudad en un edificio singular”, se explicó.

La conexión con el aire libre es clave en el diseño. Esto se logra con tres patios triangulares en su centro, para traer luz natural y ventilación. En el exterior se estableció una red de caminos que se intercalan con espacios verdes y áreas para actividades al aire libre.

Cada una de las nueve zonas está diseñada para funcionar de forma independiente con su propio núcleo de servicio, conectadas a través de una “red de calles”. A su vez se subdividen en áreas más pequeñas, conectadas visualmente.

OMA fue fundado en 1975 por el arquitecto Rem Koolhaas. Tiene oficinas en Rotterdam, Hong Kong, Beijing, Nueva York, Dubai, Doha y Sydney.

Un edificio envuelto para regalo

En Gwanggyo, al sur de Seúl, OMA, la oficina fundada por Rem Koolhaas, ha estrenado un edificio para los grandes almacenes The Galleria. No es cualquier edificio: se trata de un cubo de 10 plantas, envuelto en triángulos pétreos y rodeado de un lazo facetado de vidrio por el cual se circula.

El inmueble, mencionan los autores, busca añadir “peso visual” a la falta de historia de esta ciudad-dormitorio ubicada a 25 kilómetros de Seúl, sumar “capas de expresión” y arraigar el edificio más que la mayoría de los rascacielos que componen la ciudad.

El panelado pétreo marrón, ocre y beige del inmueble invita a pensar en la geología y la inestabilidad de ciertos minerales: las construcciones cristalinas que, de tan brillantes, deslumbran. También se relaciona con las construcciones recreativas del parque junto al lago Suwon, compartiendo una misma paleta de colores y con la propuesta de dividir en triángulos el acabado.

Una banda externa, asimétrica, de vidrio facetado funciona como una grieta que parece estallar desde el inmueble. La banda facilita el acceso y genera el recorrido externo de los clientes.

Las críticas a favor y en contra de la obra se suman. Una lectura cuestiona la propuesta y plantea: “El valor de arriesgar, sorprender e incluso asustar, hay que reconocérselo a OMA. La pregunta es: ¿En qué y cómo mejora la ciudad? ¿Es una obra de arte imperfecta? Y, tal vez la pregunta más difícil: ¿Llegará a gustar?”.

Hiroshima y una casa a puro vidrio

Con una superficie de 385 m2 el estudio Hiroshi Nakamura & NAP diseñó esta casa de vidrio óptico en la ciudad japonesa de Hiroshima.

La vivienda se ubica entre edificios altos, con vistas a una calle con mucho tráfico vehicular. Para obtener privacidad y tranquilidad se colocó al frente un jardín y una fachada de vidrio óptico.

Así se conoce a los materiales vítreos que reúnen las propiedades necesarias para ser utilizados en la fabricación de dispositivos ópticos.

El jardín es visible desde todas las habitaciones y el paisaje resulta tranquilo y silencioso. La luz solar del este, que se refracta a través del vidrio, crea distintos patrones lumínicos a lo largo del día.

Para el armado de esa fachada de 6.000 bloques -piezas de de 50 mm x 235 mm x 50 mm-, se empleó vidrio fundido de transparencia extremadamente alta a partir de borosilicato, la materia prima del vidrio óptico.

El proceso de fundición fue sumamente difícil, ya que requería un enfriamiento lento para eliminar la tensión residual interior y una alta precisión de dimensiones. El vidrio retuvo las asperezas del nivel micro de la superficie, efecto que produce distintas ilusiones ópticas en el interior.

La fachada, de 8,6 m x 8,6 m, no podía sostenerse de forma independiente, por lo tanto se perforaron los bloques y se colgó mediante 75 pernos de acero inoxidable suspendidos de una viga superior.

Para que la estructura no sea vulnerable a la tensión lateral, se encadenó con barras planas de acero inoxidable (de 40 mm x 4 mm) cada 10 centímetros, asentadas entre los bloques de vidrio para hacerla invisible y lograr una junta de sellado uniforme de 6 mm.

La fachada pesa alrededor de 13 toneladas. Para la viga soporte se empleó una estructura de acero pretensada con una curvatura hacia arriba, a la que luego se echó hormigón en derredor.

Un edificio que no hace agua

El estudio catalán Twobo + Luis Twose se encargó de renovar un recinto fabril de Aguas de Vilajuiga, una centenaria fábrica dedicada a la extracción de aguas minerales de un acuífero a 70 metros de profundidad, al pie del parque natural del Cabo de Creus, en Gerona, España.

El proyecto contempló la reforma completa de las instalaciones (la fábrica, los pozos y los almacenes) y la incorporación de nuevos usos como aulas de formación, espacios expositivos y oficinas.

La intervención ordena y cuida los detalles de un recinto que contiene una masía de 1800, unas pequeñas cuadras y un edificio modernista.

En el jardín se situaba una balsa circular con una profundidad de 6 metros, un antiguo depósito enterrado de ladrillo recuperado para funcionar como auditorio. Para eso se excavó alrededor de esa pieza singular hasta dejar visto el muro curvo, generando lucernarios, rampas y, en la superficie, un estanque circular.

La presencia de la piedra, del ladrillo, las bóvedas y toda la historia del lugar lo hacen único. Una muestra contundente de cómo estos edificios “viejos” y fuera de época tienen todavía mucho por ofrecer.

Casa de vidrio, cubierta a dos aguas

Casa D. Así se llama esta vivienda de 300 m2 diseñada por Aretz Dürr Architektur en Oberberg, Alemania. El objetivo fue construir una vivienda familiar de bajo costo y sostenible, que incorpore el paisaje y cree espacios exteriores cubiertos para los días lluviosos.

En su tipología, el edificio sigue la casa alargada de una habitación. Los espacios principales ocupan todo el ancho, alineados a lo largo. Los extremos están dedicados a zona de vivienda, en el sur, y garaje y almacenes en el norte. Una base sólida de hormigón eleva el espacio habitable por encima de la pendiente natural.

El saliente del techo a dos aguas está diseñado para soportar el sol. En verano, protege el interior y terrazas contra el sobrecalentamiento. En invierno, la fachada de doble acristalamiento permite que las ganancias solares activen el pavimento de cemento como almacenamiento nocturno. Con su masa reducida, el revestimiento ventilado del techo soporta el aislamiento térmico en verano y, junto con algunas aberturas, proporciona un eficaz enfriamiento nocturno.

La alternancia de luz y sombra anima el techo, hecho de planchas de acero corrugado, creando una superficie suave como un enlace visual entre la pradera y el cielo.

La sala de estar en el centro de la vivienda se extiende bajo el techo, desde la que se accede a los dormitorios, el baño de los niños y el dormitorio principal de la planta superior. Una pasarela de acero con rejilla translúcida conecta las dos unidades independientes.

Las vigas principales están atornilladas a las columnas y soportan los techos de vigas de madera. Las columnas soportan la subestructura de la cubierta de alerce y las vigas de madera del tejado en voladizo.

Una fábrica que se muestra sin pudor

Maravilloso. Sorprendente. Son expresiones utilizadas que explican esta propuesta de intervención para una primera etapa de un proyecto multifacético de uso mixto. Se trata del Centro de Exposiciones de Baoshan, ejecutado por Kokaistudios, que se introduce en un edificio industrial de Baosteel, en Shanghai, y prepara el escenario para intervenciones futuras.

Al incorporar un nuevo volumen -una estructura de policarbonato independiente, colocado dentro de la original- el estudio sienta un precedente para este proyecto de renovación industrial, dando así el primer paso para transformar un sitio de 450 mil m2 que alguna vez fue destinado a la producción de acero. El elemento principal del proyecto será la nueva central de conversión de residuos en energía de Baosteel en medio de un paisaje que comprende humedales, un parque, un museo y oficinas.

Antes de esa construcción, Kokaistudios convirtió uno de los edificios de la fábrica en este centro de exposiciones, una puerta de entrada simbólica a este esquema histórico.

Diseñado para exhibir modelos, dibujos y planos de la futura central, tendrá un papel educativo importante al albergar estudiantes que aprendan estrategias de energía verde.

Con la mayoría de los edificios de la fábrica demolidos, el Centro ocupa una de las pocas estructuras originales que quedan, brindando una oportunidad para preservar ese patrimonio industrial.

La firma se decidió por una estructura independiente dentro del perímetro de la estructura original. Esta decisión resuelve varios problemas técnicos (impermeabilización, por ejemplo), el material translúcido complementa el volumen y el peso de las tuberías conservadas y de las máquinas oxidadas alojadas dentro de la carcasa.

La estética resultante crea una clara relación entre lo histórico y lo contemporáneo, la opacidad y la transparencia. En el interior, los materiales se mantienen igualmente ligeros y de acuerdo con un enfoque ecológico. Junto a la fachada y el techo de policarbonato, los pisos tienen un acabado de baldosas de hormigón.

Una excepción es la sala de exposiciones, donde los elementos naturales, incluidos los tabiques de chapa de madera, se conectan con el parque más allá; y los muebles coloridos e independientes le dan al espacio una flexibilidad total.

Como hito preliminar de un proyecto multifacético, resultaba importante generar flexibilidad y una construcción rápida, optimizando tiempo y costos.

La renovación arquitectónica realizada por Kokaistudios establece un precedente para un proyecto más amplio, a través de su diálogo entre el pasado industrial y el futuro ecológico, y preserva el legado de la estructura original que, a partir de su sola presencia le da al edificio una terminación que impacta y emociona.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores