Agosto 2020 - Año XXX
Actualidad

El trabajo en la obra y sus protocolos

La pandemia a causa del Covid 19 llevo a una reformulación laboral en todas las áreas de trabajo, sobre todo para aquellas que se desarrollan en ambientes compartidos y cerrados. La construcción no fue la excepción, y para volver a la actividad tuvieron que adaptar sus hábitos trabajo a nuevos protocolos de protección y prevención.

El plan de recomendaciones sanitarias fue elaborado por la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) y la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO). Fue aprobado por el Ministerio de Trabajo provincial bajo la Resolución 165 del Boletín Oficial.

Un estricto control, toma de temperatura a los trabajadores, diferentes horarios de ingreso y evitar el intercambio de herramientas son algunas de las recomendaciones contenidas en el protocolo aprobado por la provincia de Buenos Aires para la reactivación de las obras de la construcción.

Bajo el decreto 911/96 quedó aprobado el reglamento para la Industria de la Construcción. A continuación detallamos los artículos más importantes del mismo:

Artículo 7.- El empleador es el principal y directo responsable, sin perjuicio de los distintos niveles jerárquicos y de autoridad de cada empresa y de los restantes obligados definidos en la normativa de aplicación, del cumplimiento de los requisitos y deberes consignados en el presente decreto. Estarán a su cargo las acciones y la provisión de los recursos materiales y humanos para el cumplimiento de los siguientes objetivos: reducción de la siniestralidad laboral a través de la prevención de los riesgos derivados del trabajo y de la capacitación específica.

Artículo 10.- Los empleadores deberán capacitar a sus trabajadores en materia de Higiene y Seguridad y en la prevención de enfermedades y accidentes del trabajo, de acuerdo a las características y riesgos propios, generales y específicos de las tareas que cada uno de ellos desempeña. La capacitación del personal se efectuará por medio de clases, cursos y otras acciones eficaces, y se completarán con material didáctico gráfico y escrito, medios audiovisuales, avisos y letreros informativos.

Artículo 98.- Los equipos y elementos de protección personal serán entregados a los trabajadores y utilizados obligatoriamente por éstos, mientras se agoten todas las instancias científicas y técnicas tendientes a la aislación o eliminación de los riesgos que originaron su utilización. Los trabajadores deberán haber sido previamente capacitados y entrenados en el uso y conservación de dichos equipos y elementos.

Artículo 101.- La necesidad de la utilización de equipos y elementos de protección personal, condiciones de su uso y vida útil, se determinará con la participación del responsable de Higiene y Seguridad en lo que se refiere a su área de competencia.

Artículo 102.- Los equipos y elementos de protección personal serán de uso individual y no intercambiable cuando razones de higiene y practicidad así lo aconsejen. Los equipos y elementos de protección personal deberán ser destruidos al término de su vida útil.

Artículo 106.- Sin perjuicio de lo establecido en los artículos anteriores, las características de la ropa a proveer a los trabajadores se determinarán previamente a la iniciación de las tareas.

Artículo 115.- Cuando exista riesgo de exposición a sustancias irritantes, tóxicas o infectantes, estará prohibido introducir, preparar o ingerir alimentos, bebidas y fumar.

Uso de elemntos de protección personal (EPP)

Condiciones Generales de Uso

  • Son individuales y no deben compartirse.
  • Cualquier EPP que no esté en condiciones adecuadas de uso no podrá utilizarse.
  • Antes de colocarse un EPP es importante lavarse las manos con agua y jabón, o con alcohol en gel o alcohol al 70%. Es fundamental garantizar la higiene y desinfección de las manos.
  • Los EPP deben colocarse antes de iniciar cualquier actividad laboral que pueda causar exposición y ser retirados únicamente después de estar fuera de la zona de exposición.
  • El adecuado uso de los EPP es fundamental para evitar vías de ingreso del agente biológico al cuerpo del trabajador.
  • Las características de los EPP deben ser acordes a los riesgos que se generan en la actividad laboral.

Condiciones Generales de reutilización y/o descontaminación de un EPP

  • Si se utilizan EPP descartables, no pueden reutilizarse en otra jornada de trabajo.
  • Los EPP descartables deben colocarse en contenedores adecuados y correctamente identificados.
  • Aquellos que pueden reutilizarse se deben desinfectar después del uso diario y guardarse en el pañol, siguiendo las recomendaciones del fabricante.
  • El empleador debe proveer de todos los insumos y elementos de limpieza.

Elementos/Equipos de Protección respiratoria

  • La elección del tipo de protección respiratoria debe seleccionarse, previo al inicio de las tareas, según el análisis del ambiente de trabajo (determinando el tipo de gases, vapores, gotas, secreciones, etc.). Este análisis es realizado por el responsable de salud y seguridad en el trabajo de la empresa.
  • El tipo de barbijo (común, N95 y otros) y/o equipos de protección respiratoria serán definido por el responsable de salud y seguridad de la empresa y según el agente de riesgo presente en el ambiente de trabajo.
  • Los trabajadores que utilicen protector respiratorio, en sus diferentes tipos, no deberán llevar barba, dado que la misma impide el apoyo adecuado, reduciéndose la protección.

Protección de manos - Guantes

  • Siempre deberán usarse y su material será de acuerdo a los agentes de riesgo presente en las tareas.
  • Si los guantes están dañados, cualquiera sea la tarea a realizar, no pueden reutilizarse.
  • Se recomiendan que sean descartables y no reutilizarse.
  • En las tareas de limpieza y en la desinfección de superficies comunes, de los locales sanitarios, comedores, cocinas y otros, se deben utilizar guantes resistentes a la rotura.
  • El material y el tipo de guante serán definidos por el responsable de salud y seguridad de la empresa.

Ropa de protección

  • Deberá ser resistente a la penetración de microorganismos.
  • La ropa de protección utilizada en presencia de riesgos químicos y biológicos se debe desechar y la empresa debe confeccionar el protocolo para el descarte de esa ropa.
  • La ropa que sea reutilizable (mamelucos, guardapolvos y otros) no se puede utilizar fuera del ambito laboral y su limpieza en obra o fuera de ella será evitando la difusión o propagación de los contaminantes biológicos y siguiendo el procedimiento determinado por la empresa.

Protección ocular y facial

  • Se utilizará cuando haya riesgo de ingreso al cuerpo por medio de los ojos, nariz y boca de un agente biológico (por ejemplo: COVID 19), a partir de salpicaduras de materiales, gases, vapores, gotas, secreciones y otros, que pudieran dañar el rostro del trabajador y/o irritar los ojos o bien ingresar al organismo a través de los ojos, nariz y boca.
  • La empresa por medio del responsable de salud y seguridad en el trabajo define el tipo de protección ocular y facial a utilizar, según las tareas y el ambiente de trabajo.

Lugares de trabajo - Uso de máquinas, herramientas y equipos

  • Se debe ventilar constantemente los ambientes mediante la apertura de puertas y ventanas para generar una circulación cruzada del aire, sobre todo en período invernal.
  • Mantener siempre el orden y la limpieza.
  • La empresa debe organizar cuadrillas de trabajo para la limpieza permanente de las superficies comunes (oficina técnica, baño, vestuarios, cocina, comedor y otros). Se recomienda realizar la misma con productos como alcohol al 70%, lavandina, etc.
  • Estas cuadrillas realizarán las tareas de limpieza del sector antes y después de realizar el trabajo y deberán contar con todos los elementos de seguridad necesarios para controlar y minimizar la exposición.
  • Se deberán desinfectar herramientas y equipos de trabajo.
  • Antes de un relevo en la operación de la máquina (ejemplo minicargadora tipo “bobcat”) limpiar y desinfectar adecuadamente el puesto de trabajo (controles, elementos de maniobra, puertas, joystick y otros).
  • En el caso de uso compartido de vehículos y/o máquinas (por ejemplo: retroexcavadoras), desinfectar de manera regular (volante, tablero, puertas y picaportes, espejos, etc.).
  • La opción recomendable para evitar contagios es la aplicación de un programa de mantenimiento, donde se incluyan las tareas de limpieza antes y después de las tareas.

Además de estas medidas, se especifica que se hará un “estricto control” de las personas que ingresen a la obra, se les preguntará a los trabajadores sobre la existencia de alguno de los síntomas, se les tomará la temperatura y quienes presenten una temperatura de 37.5° o más no podrán ingresar al a obra.

El documento también incluye el modo en que se deberán realizar las salidas para la compra de insumos o alimentos y se aclara que sólo podrá salir un único trabajador por cada 10 trabajadores.

A su vez, se sugiere lavado de manos, desinfección de teléfonos celulares, evitar saludos y besos, y reuniones grupales, no compartir vasos, botellas, utensilios o cubiertos ni mate, y que aquellas tareas que requieran de acciones colaborativas entre trabajadores se realicen evitando cualquier tipo de contacto entre las personas.


Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores