Julio 2020 - Año XXX
Obras en Bahía Blanca

Torre Jacarandá llegó para aportar luz y comodidad

por Ing. Carla Ciccioli

Al igual que todos los proyectos de Fesuma, este nuevo propósito encarna lo especial del trabajo familiar y la profesionalidad de buscar la técnica y el diseño perfecto, para hacer de este emprendimiento una conjunción admirable: buena ubicación, particular comodidad y presentación llamativa.

Ficha Técnica
Obra:Torre Jacarandá
Ubicación:Patricios 109, entre Vieytes y Güemes, B. Blanca
Proyecto y Dirección:Ing. Silvana B. Ciucci, Ing. Carla Ciccioli
Empresa constructora:Fesuma S.A.
Desarrolladores:Fesuma S.A. + Silvana B. Ciucci
Cálculo estructural:Ing. Enrique Gil
Superficie terreno:575,25 m2
Superficie libre:344,38 m2
Superficie cubierta:2.340 m2
Superficie semicubierta:285 m2
Pisos - Cocheras:Planta baja + 10 pisos, 18 espacios para cocheras.

La empresa constructora Fesuma S.A. es dirigida por la Ing. Silvana B. Ciucci y el M.M.O. Ennio Ciucci, con una trayectoria empresarial dedicada a brindar un servicio integral de construcción, donde la principal actividad abarca desde la realización de proyectos y presupuestos a la necesidad del cliente, hasta la ejecución de la obra con sistema “llave en mano”. Desarrolla y administra sus edificios bajo la figura de “fideicomiso”, y realiza venta directa de sus departamentos. Desde sus inicios, prioriza el diseño de cada detalle y la calidad de los materiales que utiliza, así como también la mano de obra especializada, junto con la garantía de su responsabilidad demostrada a lo largo de varias décadas.

Aspectos generales

La Torre Jacarandá se desarrolla en el macrocentro de la ciudad de Bahía Blanca, en un barrio residencial donde se afianza la construcción de viviendas multifamiliares y locales comerciales, pero que aún sigue manteniendo su característica de tranquilidad distinguida.

El proyecto se desarrolla en un terreno de casi 22 m de ancho y 26 m de fondo. Dados los premios al F.O.T. (Factor de Ocupación del Terreno) propios de la zona y del Código de Edificación de la ciudad, se proyectan 10 niveles de departamentos y un amplio hall de acceso en Planta Baja con 18 espacios para cocheras.

Siendo la tercera vivienda multifamiliar de la manzana desarrollada por el mismo equipo de profesionales, se redefine su diseño para crear una nueva identidad y para satisfacer las variadas necesidades de los clientes. La principal premisa es la funcionalidad, el ingreso de luz natural y la calidad de los espacios.

La torre Jacarandá posee una planta casi rectangular con dos núcleos de circulación vertical con ascensor y escalera de servicio cada uno. Al ingresar al edificio, nos encontramos con un amplio hall de entrada y con uno de ellos a cada lado. Los núcleos no poseen comunicación entre sí, lo cual brinda mayor privacidad en los palieres de ingreso a las viviendas en los pisos superiores.

El edificio se compone por 35 departamentos de distintas superficies: funcionales de 35 m2, 1 dormitorio de 52 m2 y 2 dormitorios de 65 m2 y 80 m2. A excepción de los departamentos funcionales, el resto de las viviendas se desarrolla de forma pasante, con ambientes al frente y al contrafrente. Esta característica elimina la necesidad de incluir patios de luz y ventilación en el proyecto.

Las unidades se entregan equipadas con baño completo, cocina, caldera dual, radiadores y preinstalación de aires acondicionados. Poseen carpintería de aluminio con cortina de enrollar en dormitorios, pisos porcellanatos en locales diarios y pisos flotantes en dormitorios con frente de placard espejado.

Respecto al diseño de los departamentos, se decidió brindar mayor superficie a los balcones, para que se conviertan realmente en otro espacio más de uso y disfrute de la vivienda. Accedemos a ellos a través de amplios ventanales DVH (Doble Vidrio Hermético) sin cortina de enrollar, que se desarrollan de piso a techo.

Identidad. La fachada se caracteriza por unas losetas continuas de hormigón visto a lo ancho del edificio, las cuales forman parte de la baranda vidriada de los balcones del frente. Estas losetas de 30 cm de ancho funcionan como una “barra” de apoyo al uso del balcón.

En Planta Baja, se materializa el ingreso al edificio como un espacio amplio, de gran altura, con un semicubierto de transición entre la vereda pública y el hall privado, en donde se encuentra la rampa y escalera de acceso, la cual se prolonga en su último escalón para generar un lugar de asiento y espera. Sobre un costado, detrás del nicho de servicio, existe un bicicletero para comodidad de sus habitantes, servicio y/o visitas.

Vegetación. Se acompaña este espacio con formios morados sobre la línea municipal que delimitan de una manera sutil la propiedad privada. De la misma forma, sobre el ventanal, al contrafrente, se disponen macetas altas que disimulan la vista directa hacia la cochera pero que permiten el ingreso de luz al hall, y se plantan jazmines de leche a lo largo de la medianera del fondo para otorgarle frescura al lugar. Por último, haciendo referencia a su nombre, se plantan dos árboles jacarandá sobre la vereda pública.


Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores