Mayo 2020 - Año XXX
Al borde de la línea

De Stijl los holandeses que llenaron de colores (primarios) el arte

por Ing. Mario R. Minervino

Al momento de buscar opciones de aberturas para integrar a una construcción o remodelación podremos encontrar diferentes opciones en el mercado. Dentro de ellas el PVC y el aluminio han logrado destacarse por su durabilidad así como también por sus características de aislamiento. Pero antes de optar por alguna de ellas es necesario que hablemos de las ventajas y desventajas de cada una para evaluar la opción más adecuada a nuestra necesidad.

En 1917 surgió en Holanda un movimiento artístico de características innovadoras, cuya influencia en el arte sería decisiva. Sus creadores lo llamaron De Stijl (El Estilo) y fue la aparición en escena del arte abstracto, representado por una propuesta pictórica de trazados geométricos, con imposición de líneas negras y blancas y el uso de los colores primarios.

Sin el desarrollo de esta propuesta abstracta, muchos estudiosos coinciden en señalar que la arquitectura moderna hubiese demorado más en definir sus formas.

No se trató de que los arquitectos tomaron motivos de los cuadros abstractos o imitasen sus formas, pero esa pintura ayudo a infundirle un carácter geométrico y espacial donde se impuso la simpleza de recursos como medio de expresión y de modernidad.

De Stijl fue uno de los movimientos que contribuyó en la búsqueda de un arte moderno, propio de la era de la máquina, alejado de la copia de estilos del pasado, uniendo a diseñadores de muebles, arquitectos y pintores en la concreción de un arte total.

Los nombres de los pintores Mondrian y Theo van Doesburg resultan acaso los más emblemáticos del movimiento, iniciados ambos en cuadros de una abstracción suave y tranquila hasta llegar a la combinación de líneas verticales y horizontales, un lenguaje de formas puras, color y ritmo.

En las obras de Mondrian se menciona la influencia de la noción de las “matemáticas espirituales” de Mathiu Schoenmaeker (1875-1944), filósofo que pensaba al arte abstracto como “un instrumento de revelación, cercano a la verdad divina y al entendimiento del universo”.

En 1923, las primeras maquetas realizadas por algunos de los miembros de Stijl buscaban llevar ese arte abstracto de dos dimensiones a la arquitectura, a partir de planos que se extendían de manera dinámica. Para Mondrian en particular, la arquitectura debía ser heredera final del nuevo arte.

La casa en Huister Heide (1916) es un ejemplo de esa arquitectura neoplástica, con su cubierta plana, voladizos, líneas horizontales y volúmenes desplazados. Un verdadero adelanto de la arquitectura moderna, de clara influencia de la estética desarrollada en Norteamérica por Frank Lloyd Wright

La casa Schröder (1923-24), de Gerrit Rietveld, es uno de los pocos ejemplos construidos dentro de este planteo, con planos verticales y horizontales, plantas libres y mobiliario de estilo.

De Stijl marcó el camino para los grandes maestros de la arquitectura moderna. Nada de lo realizado por Le Corbusier, Walter Gropius o Mies van de Rohe prescindió de sus postulados. Abstracción, espacialidad, color, espiritualidad y maquinismo estaba tocando la puerta del nuevo mundo del arte. Los siguientes nombres y parte de sus obras explican ese movimiento.

El particular Theo van Doesburg

Formado como pintor y luego también volcado a la arquitectura, Van Doesburg fue uno de los fundadores de De Stijl. Vivió solo 47 años, pero su obra dejó huellas profundas y su temprana muerte, en 1931, puso punto final a ese movimiento.

En 1908 realizó su primera exposición, encuadrando su arte en el naturalismo, antes de volcarse a la abstracción y a la geometrización. Con Mondrian fundaron la revista De Stijl, el órgano de expresión de estos artistas.

En 1924 se rebeló contra la utilización exclusiva de líneas verticales y horizontales que a ultranza defendía Mondrian, realizando su primera Contracomposición, una pintura en la que introdujo diagonales y curvas. Desde ese momento se distanció de Mondrian y se convirtió en referente del grupo Abstracción-Creación.

En 1923 diseñó la Maison particuliére, un ejercicio de exploración de una vivienda del neoplasticismo. En ella hace uso de ángulos rectos y de los colores primarios. La vivienda sale de la configuración de un prisma, con figuras que se superponen, entrando y saliendo, sin una fachada plana o predominante. Una clara expresión de la nueva arquitectura.

El uso del hormigón y el vidrio le permiten construcciones que no confinan el espacio, dejando escapar terrazas, cubiertas y zonas comunes.

En 1926 remodeló el restaurante Aubette, en Estrasburgo, y en 1930 diseñó su casa-estudio de Val-Fleury, en Meudon. Fue quien más plasmó en la arquitectura este estilo.

Gerrit Rietveld, el hombre de Schröder

Hijo de un ebanista, el arquitecto y ebanista Rietveld es otro de las grandes artistas del movimiento. En 1918 diseñó la mítica Silla Roja y Azul, en principio en madera natural y luego llevada a los colores propios de De Stijl. La compuso en planos simples, utilizando líneas horizontales y verticales pintadas en negro. Dos rectángulos, uno rojo y otro azul, se apoyan de forma independiente sobre la estructura. Representa la esencia neoplástica, basada en conceptos geométricos que reducen a un limitado número de planos las formas más complejas.

Con la interiorista Truus Schröder gestó su obra más emblemática: la Casa Schröder, en Utrecht, con un juego de planos de colores primarios y un mobiliario acorde.

En 1934, influido por tendencias más racionalistas, proyecta un mobiliario más barato y sencillo, destacando las sillas Zig-zag y Crate, ejemplo de industrialización a bajo costo.

Entre 1953 y 1955 diseñó el pabellón holandés para la Bienal de Venecia y el pabellón Sonsbeek para la Exposición Internacional de Esculturas de Sonsbeek Park, en Arnhem. Falleció en 1964.

Piet Mondrian: el hombre primario

Mondrian es el gran símbolo de Stijl y sus cuadros son, hasta hoy, motivo de inspiración para cuestiones tan disímiles como el diseño de ropa, muebles, zapatillas, relojes, carteras.

Comenzó su carrera como pintor impresionista, pintando paisajes pastorales, con molinos de viento, campos y ríos. Con su paso a la abstracción geométrica estaba convencido de estar cerca de la estructura básica del universo, la “retícula cósmica”, la cual representa con el blanco y el negro y una trama geométrica de colores primarios, considerados por el artista como “los colores elementales del universo”. Sus cuadros, simples a la vista, son hoy de un extraordinario valor.

En 1930 la estilista Lola Prusac creó para la Casa Hermès, en París, una línea de bolsos inspirados en estas obras. Fue el principio para otros muchos diseñadores que tomaron su arte como modelo. En 1965 el modisto Yves Saint Laurent lo introdujo en una colección que marcó un antes y un después en el mundo de la moda.

Bart van der Leck, el tendero

Acaso de los menos conocidos fundadores de Stijl, Bart van der Leck fue pintor, diseñador y ceramista.

Después de conocer a Mondrian y van Doesburg, su estilo se volvió abstracto. Sin embargo, al poco tiempo se alejó de esa propuesta y volvió a realizar cuadros basados en imágenes reales.

En 1930 fue contratado para diseñar interiores, escaparates, imagen de marca y publicidad para grandes almacenes, desarrollando una propuesta de formas geométricamente rectilíneas, siempre con el uso de los colores primarios.

Para Metz & Co, por caso, diseñó cajas para empaque y embalaje, las cuales se usaron durante décadas y hoy son objeto de culto para sus poseedores.

Cornelis van Eesteren, urbanista

Cornelius fue parte de Stijl cuando ya era un arquitecto de vasta trayectoria. Estudió en la Academia de Artes Plásticas y Ciencias Técnicas de Rótterdam, donde se tituló en 1917. En 1921 ingresó en la Bauhaus de Weimar. Entre 1923 y 1924 residió en París, donde diseñó un par de viviendas junto a Theo van Doesburg.

De regreso a su país, adhirió al neoplasticismo, desarrollando un estilo con composiciones de carácter geométrico y soluciones innovadoras. Tras tener divergencias con el movimiento, siguió relacionado con Van Doesburg, con quien publica “Hacia una construcción colectiva”, donde declaran que “la pintura, sin la construcción arquitectónica, no tiene razón de ser”.

En 1929 entró como arquitecto y urbanista de la municipalidad de Ámsterdam. Realizó entonces el plan urbanístico de Ámsterdam, con una ampliación hacia la periferia, con barrios de 10 000 viviendas separados por zonas verdes y bloques abiertos. Los edificios, volúmenes puros, llevaban siempre los colores primarios.


Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores