Marzo 2020 - Año XXX
Patios y jardines

Espacios verdes de bajo mantenimiento

El mantenimiento de los espacios verdes de nuestros hogares suele requerir una dedicación de tiempo del que no siempre disponemos. Es así como, muchas veces, posponemos estas tareas para los fines de semana, incluso cada quince días. Una alternativa a tener en cuenta consiste en planificar patios y jardines que requieran poco mantenimiento, con especies que no deban de ser tratadas a diario o regularmente, que se adapten al riego desigual y que nos permitan más tiempo para el disfrute y el descanso.

Los jardines de bajo mantenimiento se relacionan naturalmente con patios silvestres, de pradera o minimalistas. Presentan diseños atractivos a base de esquemas de plantación simples y utilizan pocos recursos y mucha creatividad.

Xeriscape, estilo de jardinería para ahorrar agua

En la actualidad, cada vez más personas están tomando conciencia sobre la gran necesidad de economizar recursos, sobre todo el agua. En base a eso surge el xeriscape, una técnica de jardinería que ayuda a conservar este vital elemento y no derrochar tanto dinero. Básicamente lo que hace es limitar la cantidad de césped de un jardín y crear un ambiente que fomente su crecimiento, aún cuando no es regado con frecuencia. Se trata de una técnica ideal para zonas de pocas lluvias o que se encuentran en emergencia hídrica.

El término xeriscape proviene de xerojardinería; “xeros” es una palabra griega que quiere decir “seco” y “scape” significa una imagen o una vista, por lo cual la palabra completa hace referencia a un paisaje seco.

Al contrario de lo que muchos creen, un jardín “xeriscape” no es árido y agreste, sino que puede llegar a ser muy exuberante y colorido. La clave está en el diseño único y la utilización sabia de agua, ya que el diseño del jardín abraza el concepto de un oasis.

De igual importancia es el diseño del sistema de riego, colocando regadores para los árboles y arbustos con válvulas separadas en la zona de pasto, y los controladores de riego con una programación independiente de las áreas de césped y las que poseen otro tipo de vegetación.

Consejos para este tipo de jardines

  • Las superficies pavimentadas y otras cubiertas impiden el surgimiento de malezas.
  • Rodear las plantas con pisos de material o cultivarlas en canteros elevados permite realizar casi todas las tareas de jardinería más fácilmente.
  • Recurrir a menor diversidad de especies, ésto implica menor cantidad de horas de poda.
  • Los recursos: textura, color e iluminación deberán ser muy utilizados para crear efectos.
  • El desmalezado es manual en los canteros. Si se incluyen superficies con piedras (en lugar de césped), se deberán incluir membranas especiales para impedir la salida de malezas.
  • Por otra parte, el paisaje es diseñado de modo que permita mejorar la capacidad del suelo para retener el agua y nutrientes, y se colocan plantas capaces de soportar escasez de agua, las que no necesariamente son cactos o espinillos.

    Características

    • Estos jardines suelen estar separados o divididos en sectores, y cada uno de ellos se destaca con opciones contrastantes (desniveles o canteros elevados).
    • El diseño de los jardines de bajo mantenimiento usualmente contempla detalles de color y una buena iluminación nocturna.
    • La disposición de las plantas es, preferentemente, espaciada. Éstas son seleccionadas cuidadosamente.
    • Utilizan plantas con pocos requerimientos de agua.
    • Incorporan arbustos y árboles perennes. El control de hojas en piso es menor, al igual que la cantidad de podas.
    • En este tipo de espacios verdes, el uso de plantas herbáceas estacionales se reduce, privilegiando la incorporación de gramíneas.
    • Se valen de plantas más voluminosas para que con menores cantidades de ejemplares se logren efectos
      más llamativos.
    • El riego es por instalación de un sistema automatizado (implica también menor consumo).
    • Incorporan esculturas, mobiliario llamativo, fuentes de agua, rocas o guijarros grandes, que actúan como excelentes puntos focales.

    Ideas para cubrir el terreno

    Existen otras alternativas al césped cuando hablamos de cubrir nuestro terreno. Mencionaremos algunas opciones que requieren menos trabajo y cuidados:

    1. Pavimento: El terreno del jardín puede pavimentarse con materiales muy diversos como la madera, la pizarra, el granito, etc. Se sugiere evitar el uso de cemento ya que no es demasiado estético.

    2. Grava o piedra partida: Este material es muy utilizado porque ser muy decorativo y, además, se tiene la opción de elegirlo de distintos colores: blanca, amarilla, gris, etc.

    3. Cortezas de pino: Se recomiendan porque cubren pequeñas y medianas superficies. Además conservan muy bien la humedad del suelo, proporcionando el hábitat ideal para el crecimiento de las plantas.

    La elección de las plantas

    Las plantas que se utilizan con más frecuencia en el desarrollo de la Xerojardinería incluyen agaves, cactus, lavanda, juniperus, sedum y thymus, dada su mayor adaptación a las condiciones climáticas de la zona. Por lo general, se recomienda utilizar principalmente especies autóctonas, por su considerable resistencia a las sequías, además de hallarse mejor condicionadas a los suelos, clima, plagas y enfermedades del lugar.

    Para lograr una mayor practicidad a la hora del riego de las plantas, es importante generar una buena hidrozonización, entendida como la acción de agrupar aquellas especies con requisitos de riego similares.

    En cuanto a los suelos, es conveniente elegir especies de plantas que se adapten lo mejor posible a las condiciones del sustrato en lugar de modificar las mismas. Por ejemplo, si un suelo es salino, se recomienda seleccionar aquellos vegetales que sean tolerantes a dicha condición; o si aquél es pobre en nutrientes naturales, se debe buscar plantas que requieran muy poco de los mismos para desarrollarse.

    El método de riego más común para esta clase de jardines es el goteo, que permite una entrega controlada de agua durante determinado período de tiempo, existiendo una gran variedad de sistemas que se adaptan a las necesidades y economías de cada usuario.

    Otro recurso para reducir el consumo de agua es la utilización de productos denominados polímeros hidro-retentores o retenedores de humedad, que por lo general consisten en hidrogeles biodegradables introducidos al suelo y que se encargan de absorber y retener el agua y nutrientes, liberándolos lentamente según las necesidades de las plantas. Estos polímeros no solo presentan la ventaja de reducir los ciclos de riego, sino que también disminuyen la pérdida de nutrientes de la tierra y protegen el medio ambiente de la sequía, la erosión y la contaminación del agua.


    Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores