Marzo 2020 - Año XXX
Construcción sustentable

Casas construidas con fardos de paja

Las casas construidas completamente con fardos de paja son el producto de una técnica sustentable que ofrece variedad de beneficios, ya que son rápidas de construir, amigables con el medio ambiente y, lo que más agradecen quienes las habitan, es que aíslan mucho mejor que una casa construida con hormigón o ladrillos. En países como España, Chile, Estados Unidos e Italia, esta manera de edificar está cobrando mucha fuerza. En Argentina, quienes estén interesados en construir una casa de estas características pueden solicitar asesoramiento a la Red Argentina de Construcción con Fardos de Paja.

La primera casa documentada hecha con fardos de paja fue construida en las llanuras de Nebraska en 1896-97 (allí no había ni madera ni piedra con que construir). Empezaron como casas “temporales” mientras los colonos esperaban la llegada de materiales para hacer “casas de verdad”. Pronto se dieron cuenta de que era un material muy aislante, fácil de trabajar, y barato. Así que, entre 1915 y 1940, fueron construidas alrededor de 70 casas de este estilo.

El sistema Nebraska es autoportante y no requiere de estructura adicional, aunque el fardo debe reunir ciertas características como una compresión mínima de 100 kg/m3, y un enfardado de calidad (hilos parejos).

Las propiedades básicas de esta técnica son:

  • El muro de fardos genera una gran aislación termoacústica; según estudios científicos llevados adelante en una universidad alemana, para reproducir la aislación térmica que brinda un muro de fardos de paja se necesitaría un muro de hormigón de aproximadamente 10 metros de espesor.
  • La utilización de madera para la construcción es muy baja, ya que los muros son portantes. No se necesitan columnas que soporten el techo y la posterior calefacción es mínima, por las características de termicidad de los materiales.
  • Los muros tienen una permeabilidad que genera un adecuado flujo de la humedad ambiente, lo que se traduce en ambiente saludable.
  • El tiempo de construcción es rápido.
  • Se utilizan materiales de la zona y se ahorra en transporte.
  • El costo de los materiales determina un valor del metro cuadrado cubierto de aproximadamente un 50% menos, comparado con la construcción tradicional.
  • Estas técnicas permiten la autoconstrucción y el trabajo colectivo. Las personas comparten sus experiencias, transmiten conocimiento, colaboran en las construcciones individuales y generan espacios de trabajo y amistad.

¿Qué beneficios tiene construir con fardos de paja?

La construcción con fardos de paja es sustentable. Los mismos son un material de construcción amigable con el medio ambiente: renovable, disponible regional o localmente y neutro con respecto al CO2sub>. Ningún aislamiento comparable requiere menos energía para su fabricación y está disponible en grandes cantidades en una forma directamente utilizable. Los muros de fardos de paja son completamente reciclables y su construcción es sencilla, ya que no requiere mano de obra especializada, con lo que una buena formación y apoyo experimentado pueden ser pilar de construcción. Con esta técnica se pueden corregir la mayoría de los errores, por lo cual no es necesaria una precisión absoluta para crear construcciones de alta calidad.

Es apto para trabajos comunitarios y la auto construcción, aunque conviene mencionar que si bien esta modalidad ofrece muchos beneficios, hay tareas que merecen asesoramiento y monitoreo profesional, como las fundaciones y cimientos, y estructuras en caso de requerirse e instalaciones.

La construcción con fardos de paja genera ambientes interiores de alta calidad, debido a que este material es un excelente aislante térmico y acústico. En combinación con el revoque de barro se obtienen muros que logran equilibrar la temperatura y la humedad del ambiente interior.

Con un diseño arquitectónico bioclimático adecuado se puede reducir la necesidad de calefacción a un mínimo, y con ello las desventajas asociadas a la calefacción (gasto energético, mayor infraestructura, emisión CO2sub>, etc.).

Este tipo de sistema constructivo es completamente seguro: en forma de fardos prensados, la paja no presenta peligros de incendio ni de absorción de humedad; la terminación con revoques logra una completa protección contra la intemperie, incendio, humedad y roedores; tanto la construcción portante de fardos de paja como la construcción con estructura de madera son resistentes a sismos y, para concluir, la paja no es atractiva para termitas u otros parásitos.

En el mundo existen muchos ejemplos de construcciones en base de fardos de paja, algunos de más de 100 años de antigüedad. Sin embargo, este tipo de construcción es una tecnología de punta: en las últimas décadas se experimenta un auge a nivel mundial, y en nuestra región, especialmente en Chile. Con las experiencias ganadas en las últimas décadas en los países líderes en eficiencia energética, la construcción con fardos de paja hoy en día es desarrollada y segura. Con un diseño adecuado, un edificio de fardos de paja puede cumplir con los más altos estándares internacionales de construcciones sustentables.

¿Qué tipo de fardos se utilizan para construir?

Para la construcción se utilizan principalmente fardos pequeños de paja de trigo. Por las características de las máquinas enfardadoras, el ancho es 45 cm y el alto 35 cm, mientras que el largo es ajustable. Para la construcción se utilizan largos de 100 cm aproximadamente (el largo debería estar contemplado en la planificación de la obra).

Los fardos deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • La densidad óptima está entre 100 kg/m3 y 120 kg/m3.
  • Deben ser uniformes en dimensiones y densidad.
  • Deben estar secos (no más de un 15% de humedad).
  • Libres de maleza y de basura.
  • Pueden estar enfardados con hilo plástico o con alambre.
  • El lugar de almacenaje debe estar protegido y seco.
  • En el transporte se deben tratar los fardos con cuidado.
  • Aparte del trigo se puede usar la paja seca de otros tipos de cereales, por ejemplo centeno, siempre cuando sea de briznas largas y consistencia leñosa.

Es importante destacar que la alfalfa y el heno (pasto seco) no son aptos para construir, entre varios motivos, debido a que estos materiales representan un alimento y por lo tanto pueden atraer roedores y otras plagas. Además por su composición tiene una vida útil corta, en relación a los otros cereales (relación carbono nitrógeno y otras variables biológicas que llevan a la descomposición del material) dando como resultado un tiempo de duración no compatible con una vivienda.

La Arquitecta Analía Díaz, miembro de la Red Argentina de Construcción con Fardos de Paja, nos ha brindado muy amablemente el material para el armado de esta nota.

Sobre este sistema constructivo opina: “Un proyecto sustentable no es sólo rodearse de materiales naturales y ser abastecido por equipos eficientes. Es un compromiso diario que incluye todas nuestras acciones. Si logramos vivir en equilibrio con nuestro entorno, de forma que podamos devolver de manera amable y responsable lo que utilizamos, además de sentirnos cobijados de manera cálida y sin grandes gastos ni consumos, estaremos alcanzando una calidad de vida que cada vez más personas querrán experimentar. Todos tenemos la responsabilidad de construir nuestro mundo, el mundo en el que queremos vivir”.


Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores