Noviembre - Diciembre 2019 - Año XXVII
Efemérides: Día de la Construcción

La presencia laboral femenina en la construcción ya es una realidad

Cada 17 de noviembre se conmemora el Día de la Construcción. Este rubro, históricamente dominado por varones, ha logrado romper paradigmas con el incremento de la participación femenina y el cambio de enfoque de género, lo que ha posibilitado que día a día más mujeres trabajen en el mercado constructivo. En este artículo entrevistamos a ellas, las protagonistas de una historia de cambios.

El Día de la Construcción se celebra, desde 1955, cada 17 de noviembre. La fecha tiene un significado universalista pues ese día, en 1869, se habilitó al tráfico mundial el Canal de Suez, obra en la que participaron desde el estudio del proyecto hasta su ejecución personas de diversos países. Esta obra sigue siendo un símbolo de las posibilidades de la industria de la construcción, y de la capacidad y el esfuerzo de los trabajadores puestas al servicio de la humanidad.

Los tiempos están cambiando y en los últimos años, las mujeres dieron un gran paso logrando que sus trabajos sean cada vez más visibles y reconocidos. Por este motivo entrevistamos a varias mujeres que han logrado involucrarse en este mundo de la construcción, dejando su huella y marcando tendencia en el rubro.

Ing. Civil Silvana Ciucci

“Viniendo de una familia dedicada a las obras civiles e industriales, mi pasión por la construcción fue desde chica. Inspirada en las generaciones que me antecedieron, elegí estudiar Ingeniería Civil en la Universidad Nacional de Sur, de Bahía Blana. La inserción en el campo de la construcción no fue fácil. Al recibirme junto a mis compañeros, enviamos nuestros currículos a distintas multinacionales. Mientras que ellos eran entrevistados y muchas veces contratados, yo no recibía respuesta alguna. Ésto me llevó a desarrollar mi profesión de forma independiente a través del proyecto, cálculo y dirección de obras, y siempre trabajé de lo que estudié. El tiempo me llevó a convertirme en empresaria de la construcción. Años atrás parecía que la obra era un campo de ejercicio masculino. Hoy, hemos progresado en este pensamiento y los tiempos han cambiado: la mirada femenina se ha impuesto y en la actualidad es muy requerida y valorada”.

Al momento de exponer su idea acerca del desarrollo de la actividad constructiva durante este año, la ingeniera aportó lo siguiente: “El 2019 fue un año difícil para toda la Argentina, y en especial para nuestro rubro. De todas maneras, en lo particular seguimos trabajando con ritmo en varios emprendimientos en la ciudad y en la zona. A lo largo de estos años, la experiencia me ha demostrado que estas situaciones son cíclicas, y por ello nos proyectamos de manera optimista junto a mi equipo hacia un futuro con el trabajo como motor de superación”.

Arq. Analía Ocampos

“Es claro que el mundo de la construcción siempre estuvo dominado por hombres, en todos los rubros, desde el intelectual, lo económico, lo legal, lo comercial hasta el ejecutor como lo son los técnicos. La sociedad fue diseñada para que determinados roles le fueran inherentes a los hombres y otros a desarrollar por las mujeres. Hoy considero que estos conceptos están en crisis. Cuando comencé a desarrollar mi trabajo y llegó el momento de ir a obra, tuve que interactuar con albañiles, plomeros, gasistas, contratistas, proveedores, etc., y allí me dí cuenta que éramos muy pocas mujeres en esos lugares; entonces mi primer cuestionamiento fue si la arquitectura era un mundo de hombres. Sin embargo, como todo proceso de evolución, en inicio me tocó desarrollar un trabajo periódico por la aceptación y tratar de convencer a otros que mi trabajo era viable y tenía sustento, ir probando mejores formas de comunicar el trabajo, mis necesidades. Desde la experiencia creo que la mejor manera de ver como se diluyen las barreras de género es entender la fortaleza que tiene el trabajo en equipo; ésto se logra aprendiendo a confiar en los otros, en la importancia de las experiencias ajenas, en la incorporación de habilidades y en la suma de capacidades, todo ésto sin discriminar su procedencia sino ponderando las aptitudes individuales. Hoy me encuentro trabajando en equipos de gente donde, si bien sigue habiendo un porcentaje importante de población masculina, lo importante es como cada uno desarrolla lo que mejor sabe hacer en beneficio de un objetivo en común”.

“Quiero compartir un par de frases a la que adhiero de una grande de la arquitectura como lo fue y seguirá siendo Zaha Hadid: ‘El éxito en el desarrollo de nuestro trabajo no está determinado por el sexo o por la etnia, sino por el alcance de tus sueños y por el duro trabajo para lograrlo y Ser mujer, autosuficiente y dibujar extraño no me ha facilitado las cosas. Pero me ha permitido ser”.

Ante la consulta de cómo analiza el desarrollo del sector durante este 2019, Analía nos comenta: “Este año se vio un crecimiento de trabajo constante desde principio de año hasta fines de julio. A partir de agosto observamos un ritmo más lento, cauteloso. Algunos emprendimientos frenaron su inicio hasta verificar cuales van a ser las pautas de la economía que viene”.

“En el terreno de las expectativas ponemos todo el entusiasmo para que vuelva un crecimiento sostenido, que se den las condiciones para que la inversión en metros cuadrados sea una opción viable, que reaparezca el crédito genuino para la construcción y/o adquisición de inmuebles, que la economía se focalice en la producción, para movilizar la industria de la construcción. Si ésto se viabiliza, los proyectos a futuro son varios, relacionados con la vivienda en altura, edificios administrativos y otras propuestas que podrían concretarse con una situación económica más estable”, cierra la arquitecta.

Ing. Civil Thelma Andrade

“Me fui metiendo en el mundo de la construcción sin darme cuenta. No tenía antecedentes en la familia que sean ingenieros, y menos en esta carrera. Ninguna herencia familiar me marcó el camino. Comencé trabajando en la empresa Figueras y Blanes, antes de iniciar mis estudios universitarios, haciendo una suplencia. Allí trabajaba en el departamento técnico, realizando proyectos de iluminación pública. Fue mi primer inicio en la construcción, sin tener mucho de lo mío. Sólo tenía ganas de aprender, y los ingenieros me lo permitieron. Creo que mi actitud de querer saber, estar en un punto medio entre obreros con experiencia, de quienes podía aprender del oficio sin tener el título de ingeniera, y a la vez estar entre ingenieros siendo tratada como tal -ingeniera-, hicieron unas bases muy sólidas en el mundo de la construcción”.

El 2019, Andrade lo resume de esta forma: “Opino que el desarrollo en el sector durante esta gestión que finaliza en diciembre fue histórico en obras de gran envergadura, que un lapso de 4 años es muy poco tiempo para que se proyecte en toda la sociedad. Sin embargo, se pudo ver los cambios en la prestación de los servicios primarios, infraestructuras que facilitan el cotidiano de los habitantes y que crean conciencia con el cuidado del medio ambiente”.

Pensando en su futuro, Thelma lo describe claramente: “Mi profesión me permite desarrollar la construcción de manera independiente. Me permite disfrutar de mis hijos, de ser madre, de ser ingeniera y ser mujer; tengo libertad de horarios y puedo elegir. Cuando las ganas, los proyectos y las expectativas me desafían, lo hago extensivo a personas que tienen mí misma cultura de trabajo, y ese trabajo en equipo, en obra, me proyecta al futuro”.

Soledad Martino, socio gerente de Celsius Comercial

Mujer del mundo comercial, Soledad nos expone su experiencia: “En un principio me costó, en realidad no a mí, sino a ellos, que tardaron en entender que una mujer podía hablar su mismo idioma en el rubro. Traté de ganarle a los prejuicios capacitándome, yendo a cursos y, obviamente, escuchando atentamente las enseñanzas de mi papá y mi tío, y de Don Amilcar en el depósito por aquellos tiempos. Hoy en día hay muchas mujeres en este rubro, sobre todo en el área de ventas.También en los proveedores y hasta últimamente viajantes”.

A la hora de pensar en las características de su trabajo, Soledad nos cuenta que “en el área de iluminación es más común ver mujeres atendiendo, porque lo relacionan más a lo decorativo, sin saber que también se requiere de capacidad técnica para atender un negocio de iluminación. Muchas veces fuimos nosotras quienes les explicamos a ellos las temperaturas de color, etc. Hace años que me siento muy cómoda, respetada y reconocida en el sector industrial del rubro eléctrico, realmente no hacen diferencias, al contrario”.

Proyectando su futuro para el rubro, Soledad Martino nos explica: “Si bien fue un año difícil, tengo fe que de a poco iremos acomodándonos, ya estamos acostumbrados a vivir estos altibajos”.

Andrea Facetti, gerente de Cerramientos Acristalados

“Si bien es cierto que para la gran mayoría la construcción es un terreno masculino, pude integrarme con relativa facilidad y he aprendido mucho. He logrado deserrollar mi trabajo sin inconvenientes, pues creo y he comprobado que el ser eficiente y profesional no es inherente al género. Es un juicio de valor, que se fundamenta con resultados, compromiso con el cliente y los demás profesionales con los que me toca y ha tocado trabajar”.

“Este año ha sido complicado, pues el sector no ha escapado a lo sucedido económicamente y políticamente. La falta de credibilidad en uno u otro modelo y la especulación financiera ha reducido a un segmento muy pequeño las operaciones”.

Andrea Facetti no dejó de exponer su visión a futuro para el rubro y su empresa: “Hablar de expectativas en estos tiempos tan cambiantes y vertiginosos no me parece adecuado, pues ellas hablarían solo de mí. Los proyectos están conectados con el crecimiento de la empresa, el desarrollo de nuevos productos, la venta digital y la incorporación de nuevos sistemas de pago. La profesionalización de la empresa y el desafío de ser oferta para el mercado que se viene es una gran ilusión para el equipo de trabajo de Cerramientos Acristalados”.

“Las empresas y los profesionales deben ser oferta para el mundo que se viene. Entendiendo las necesidades y comprendiendo el concepto de construcción sustentable, todos debemos estar alineados con el cuidado del ecosistema, que conlleva el cuidado y desarrollo de nuevas fuentes de energía y la performance de los productos que minimicen gastos de energía y maximicen confort, diseño y funcionalidad”.

En los últimos años la emergencia del movimiento feminista y la consiguiente batería de reivindicaciones de género pusieron en evidencia las desigualdades que existen en la sociedad en su conjunto. Alentadas por los tiempos de cambio, muchas mujeres se animan a romper tabúes y ocupar lugares que en el imaginario cultural sólo estaban destinados a los hombres. La construcción fue uno de ellos y la experiencia de estas mujeres deja en claro que el género no es un inconveniente para triunfar entre ladrillos y planos.


Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores