Septiembre 2019 - Año XXVII
Arquitectura

Cerámicos para fachadas modernas

La evolución tecnológica de los últimos años en la industria cerámica permite disponer actualmente de materiales que satisfacen las características, tanto estéticas (color, textura, brillo, formas y tamaños) como técnicas (baja absorción, durabilidad y poco mantenimiento) que los proyectistas exigen en una parte tan significativa e importante del edificio como son las fachadas.

Las baldosas cerámicas tienen un gran potencial como material para fachadas: en el aspecto técnico las propiedades intrínsecas de la cerámica (durabilidad, fácil mantenimiento, dureza, nula absorción de agua, resistencia a las heladas, resistencia a la flexión, inalterabilidad frente a agentes atmosféricos, capacidad ignífuga) la convierten en el recubrimiento idóneo para soportar las condiciones de un entorno exterior expuesto a constantes cambios meteorológicos; en la vertiente estética, la cerámica permite multiplicar las posibilidades creativas tanto en obra nueva, como en las reformas y rehabilitaciones.

La colocación de cerámica en fachadas es especialmente exigente desde un punto de vista técnico ya que, además de asegurar una buena adherencia entre el material de revestimiento y el soporte, debe garantizar la compatibilidad de deformaciones entre los materiales que intervienen en el sistema constructivo. En este sentido, los materiales de agarre y rejuntado deben atenuar los esfuerzos producidos por el viento, provocados por los movimientos diferenciales entre el revestimiento y el soporte, que son debidos al desnivel de las temperaturas -tanto diarios como estacionales- en los que influyen la orientación de la fachada y el color elegido para el revestimiento.

Tips de fachadas actuales

  • Las piezas con volumen son una de las últimas tendencias para fachadas y revestimientos exteriores. Piezas de pequeño tamaño y divertidos colores pueden hacer que la fachada de la casa no pase desapercibida.
  • El uso combinado de varios colores para revestir las fachadas disuelve visualmente el orden ritmado de las ventanas, así la fachada se convierte en una piel camaleónica donde todo puede pasar inadvertido.
  • Los colores llamativos, como rojos o naranjas, son ideales para las fachadas de grandes edificaciones o casas ubicadas en ciudades costeras. Los colores ya no sólo quedan relegados al interior de las casas sino que también animan la “piel” que las reviste.
  • No sólo la vanguardia tiene cabida en los revestimientos de fachadas; piezas cerámicas clásicas y de aspecto rústico se renuevan para recubrir todo tipo de edificios: desde casas de campo hasta bloques en la ciudad. Las piezas se pueden combinar con modernas placas solares, o ventanas con dispositivos de control lumínico, para maximizar aún más el ahorro energético.
  • Las elegantes piezas cerámicas de color blanco, negro o gris se incorporan a las fachadas de apartamentos, casas cubo, o para recubrir sus espacios ajardinados.
  • El tamaño de las baldosas es otro de los aspectos con los que juegan las fachadas recubiertas con cerámica. Gracias a su diversa modularidad se pueden combinar distintos tamaños de las piezas según el espacio a resaltar o cubrir.

La colocación de la cerámica en fachadas

Los cerámicos ofrecen una atractiva solución de revestimiento de fachada, pero la durabilidad de esta terminación sólo está asegurada por una puesta en obra rigurosa, sobre todo con las piezas de gran formato y elevado peso, y por la elección de una solución técnica adecuada.

Los factores que garantizan el éxito en una intervención de revestimiento de fachadas con materiales cerámicos son los siguientes:

  • Correcta elección del material cerámico.
  • Correcta elección de los materiales de soporte, agarre y de relleno de juntas.
  • Realización de un proyecto completo del revestimiento, incluyendo la disposición y el dimensionado de las juntas.
  • Evaluación y preparación adecuadas del soporte de colocación.
  • Colocación correcta, siguiendo las técnicas de ejecución adecuadas y respetando las instrucciones de aplicación de los fabricantes de productos.

Fachadas cerámicas ventiladas

Los últimos y más modernos sistemas de revestimientos de fachadas incorporan la tecnología de las fachadas ventiladas cerámicas. Éstas contribuyen a la generación de soluciones para crear un hábitat sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Por su sistema de colocación, mediante anclajes mecánicos, consiguen crear una cámara de aire que posibilita la ventilación y la mejora del aislamiento térmico de los edificios, con el consecuente ahorro energético.

Una solución sostenible que aporta una estética vanguardista que hace que este material haya despertado gran interés en la arquitectura actual.

Esta solución constructiva aúna elegancia y eficiencia, aportando ventajas de elevado valor añadido de las que cabe destacar las siguientes:

  1. Ahorro energético. La cámara de aire ventilada mejora la regulación térmica y contribuye a una mayor eficiencia de los edificios. Un consumo en climatización que supone aproximadamente un 30% menos y se da tanto en la época más fría como en la más cálida.
  2. Aislamiento acústico. Se produce una mejora del comportamiento acústico, puesto que la cámara de aire aumenta el aislamiento acústico con relación al exterior, con una atenuación del ruido entre un 10 y un 20%.
  3. Mejor comportamiento ante la humedad. Hace de aislante frente a la humedad, evitando condensaciones que producen manchas en la fachada. Supone la eliminación de puentes térmicos por su capacidad de evacuación del calor.
  4. Protección contra el agua. El hecho de intercalar una cavidad de aire ventilada ayuda a que el agua procedente de la lluvia no penetre en el interior de la cámara, evitando la entrada de la misma y asegurando, por tanto, la mejor estanqueidad.
  5. Permite ocultar instalaciones. La fachada ventilada posibilita camuflar instalaciones del edificio en la cámara ventilada, como podrían ser las derivadas de la electricidad o la tubería, facilitando al mismo tiempo la accesibilidad a las mismas.
  6. Facilidad en la instalación y sustitución. La ligereza de las piezas ayuda a la hora de la instalación de este sistema constructivo, puesto que su diseño aligera el peso de las baldosas. Además, en el caso de que surgiera algún tipo de desperfecto que hiciera necesaria una reparación se trata de un sistema constructivo fácil de reparar.
  7. Valor estético. La existencia de placas de diversos formatos en una extensa gama de diseños, colores y texturas convierte a la fachada ventilada en un sistema todavía más atractivo. De hecho, se ha convertido en un sistema tenido en cuenta cada vez más por los arquitectos, que buscan las mejores soluciones para sus proyectos más exigentes.
  8. Durabilidad y mínimo mantenimiento. La cerámica es un producto muy resistente, que ofrece una durabilidad mayor que el resto de materiales. La resistencia al ataque ácido y la durabilidad ante los rayos UV imposibilita que las piezas cambien su aspecto, a pesar de su exposición al sol, manteniendo sus propiedades estéticas a lo largo del tiempo.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores