Abril 2019 - Año XXVII
Tecnologías inmobiliarias

“Home Staging” pequeños cambios que marcan la diferencia

por Melisa Pietrantonio

El significado de la expresión en español es algo así como “puesta en escena de la casa”, y se refiere a preparar la vivienda para ser vendida o alquilada, para que llame la atención de los posibles compradores o inquilinos. Vamos a hacerla más atractiva con una inversión mínima que no suponga, en absoluto, nada parecido a una reforma.

El 70% de las personas que inician la búsqueda de vivienda, bien sea de alquiler o venta, lo hace por Internet. Así que lo primero que ven de ellas es una imagen. Por eso cada vez está cobrando más fuerza el “Home Staging”, una técnica de marketing para atraer a más clientes.

En la era de la imagen, donde los medios audiovisuales son responsables de alterar las representaciones sociales de la realidad, las apariencias son todo. La industria inmobiliaria se ha visto obligada a adaptarse a las nuevas reglas de juego y, como resultado de este movimiento cultural, ha nacido el fenómeno del “Home Staging”, que hace algunos años ya es furor en Europa y Estados Unidos.

Esta “puesta en escena de la casa” consiste en una nueva manera de facilitar la venta o alquiler de una propiedad: se realzan los puntos fuertes de la vivienda y se la decora 100% con el objetivo de hacerla destacar y aumentar la demanda, para que el cliente potencial pueda hacerse una idea de cómo quedaría el inmueble amoblado y adornado.

¿Pero qué significa específicamente despersonalizar? Se trata de neutralizar los espacios, guardando los objetos personales y, también, cambiando textiles de cortinas y sábanas, y a menudo la disposición del mobiliario. Se trata de descongestionar la casa para que quienes la recorran puedan imaginarse viviendo allí.

Tips, ventajas y beneficios

Está demostrado que un potencial comprador se decide, en un sentido o en otro, nada más empezar la visita en la vivienda, entre los primeros noventa segundos y un minuto y medio. El Home Staging crea espacios diáfanos, organizados, cómodos, limpios, ordenados, frescos, bien iluminados y con un ambiente agradable que facilitan que la decisión que tome el potencial comprador en los primeros noventa segundos de la visita sea la más conveniente.

Entre los beneficios de esta técnica está su adaptabilidad, ya que se puede aplicar en oficinas, locales comerciales, viviendas nuevas, de segunda mano, amobladas o vacías. Si el visitante interesado entra en un espacio limpio, bien iluminado y con un ambiente agradable será más fácil que pueda imaginarse viviendo en él.

Una vivienda que ha pasado por un proceso de Home Staging gana en número de visitas y en rapidez en relación a la venta o alquiler al mejor precio posible, ya que deja muy pocos puntos sobre los que negociar. Por norma general, incrementa el valor de la vivienda.

En tiempos de crisis inmobiliaria, es imprescindible darle un valor añadido a la vivienda para que quien entre en ella se sienta como en casa. Es un servicio enfocado a mejorar la primera impresión de la casa para poder venderla o alquilarla con mayor rapidez.

Las técnicas de Home Staging no implican realizar grandes reformas en la vivienda. Sugiere utilizar sencillos cambios en el mobiliario, en la organización del espacio, en la decoración y en la presentación de la misma, haciendo que ésta se despersonalice. La inversión a realizar para una actuación en la vivienda será siempre inferior a la rebaja en el precio que se deberá realizar para vender con más urgencia.

¿Cómo aplicar esta técnica?

  • La casa con un estilo marcado. Antes de empezar a cambiar el estilo o decoración de la vivienda y adaptarlo, si en realidad tenemos una casa con un estilo muy marcado, la opción variará entre respetarlo o practicar un cambio completo.
  • Hay que tomarse esta técnica como un teatro. El objetivo es preparar una escena para que nada sea casual y poder transmitir una sensación. Lo que se trata de lograr es hacerle ver al potencial cliente las posibilidades de la propiedad.
  • Las mascotas fuera de casa. Recordemos que hay que evitar distraer al cliente en la visita a la propiedad y, por supuesto, evitar la posibilidad de encontrarnos con un comprador al que no le gusten los animales y sea afectado con percepciones erróneas.
  • Variedad de opiniones. Cuando vivimos mucho tiempo en una casa solemos perder la visión real de la misma, así que deberíamos solicitar a alguien externo una opinión sincera, de todo lo bueno y todo lo malo.
  • El cliente debe poder imaginar las dimensiones reales de los ambientes para poder visualizar claramente la utilidad de los espacios. La mayoría de la gente es incapaz a imaginar una posible distribución sin mobiliario.
  • Todos los ambientes deben tener una utilidad. Tener una habitación vacía, sin un uso determinado es un error; podemos decir que es un despacho (colocamos mesa y silla) o la sala de juego de los niños, pero no que es un depósito.
  • Los espacios deben de estar ventilados y frescos. Se recomienda renovar el aire durante 10 minutos, antes que lleguen los clientes (sobre todo en las habitaciones).
  • Elegir colores neutros y luminosos. Las gamas de grises o marrones claros son adecuados.
  • La iluminación es importante. La vivienda debe de estar bien iluminada. Las persianas y cortinas tienen que estar abiertas durante la recorrida a la propiedad (si están deterioradas, mejor quitarlas). La intención es eliminar los rincones oscuros y siempre es mejor enseñar la vivienda en días que no sean lluviosos y nublados.
  • Ambientes despejados. Los espacios de la casa deben de transmitir ligereza, así que cuantos menos muebles, mejor. Además tendremos una sensación de la vivienda espaciosa.
  • Elegir mobiliario neutro. Recuerdemos que estamos intentando captar un abanico amplio de futuros compradores, así que el mobiliario debe de ser con un diseño neutro (también sus colores) y preferiblemente con líneas rectas.
  • Los muebles colocados simétricamente. Los arreglos simétricos suelen funcionar bien y dan sensación de orden. Además es interesante crear un área acogedora y de descanso, donde el futuro comprador se puede ver sentado de forma relajada.
  • Estilo de la mesa de comedor. Este área es a menudo un punto ciego en la decoración de la casa. Una gran mesa de comedor puede parecer desnuda y poco atractiva. Un arreglo sobredimensionado puede parecer demasiado rígido y formal, por lo que debemos tratar de colocar una serie de recipientes más pequeños en el centro de la mesa o preparar la mesa, pero sin ser demasiado ostentosa.
  • Pasillos despejados. Recordemos que los pasillos por sí solos son bastante estrechos y suelen dar “sensación de agobio” al cliente. Si están despejados, mejor.
  • Evitar enseres personales. No deben aparecer objetos personales en la casa (fotos, medicamentos, souvenirs, ropa, etc). La intención es simple: que el cliente sea capaz de proyectar su propia vivienda.
  • Eliminar los objetos rotos. Evitar que estén a la vista objetos rotos que causen la impresión de que la casa está en mal estado.
  • Potenciar los puntos fuertes de la propiedad. De forma general, solemos añadir objetos en los lugares que realmente no lo necesitan. Ésto podría obstaculizar la visión del cliente sobre una zona que puede ser un punto a favor en una venta.
  • El orden vende. Aunque parezca una tontería, las tasas de venta son mayores en aquellas viviendas que muestran un orden interior.
  • La limpieza es importante. Ésto evita distracciones en el potencial comprador.
  • Crear un dormitorio principal de género neutral. Se sugiere mostrar un dormitorio principal limpio y a medida, libre de objetos personales y desorden, con un ambiente neutral, ni masculino ni femenino.
  • Abrir los armarios. Se aconseja que alrededor de un 20 a 30% de las puertas de armario estén abiertas.
  • Reparar pequeños desperfectos. Es fundamental asegurarse que todos los elementos de la casa funciona correctamente: grifos, bombillas, baños, baldosas partidas, etc. Y también que todas las ventanas cierran correctamente. Todos estos desperfectos pueden estropear la buena imagen del inmueble y entorpecer el trato de la venta.
  • Prestar atención a los espacios exteriores. Sea un balcón, terraza, jardín o huerto, son espacios que venden mucho. Por tanto no debemos descuidarlos. Deberán presentarse listos, limpios y ordenados.
  • Terraza y porche con muebles. Siempre que sea posible se debe de colocar una mesa y unas sillas. Los compradores pueden proyectar cómo pasarán los ratos disfrutando del espacio.
  • Contar con fotografías del inmueble. No solo basta con tener un buen móvil o cámara fotográfica para saber transmitir sensaciones positivas, siempre es necesario acudir a un profesional para que capte las mejores imágenes del bien a vender o alquilar.
  • Videos del inmueble. Hay que tener en cuenta que un buen video vende, pero repetimos que hay profesionales que se dedican en exclusiva a ello.
  • Recurrir a un agente inmobiliario autorizado. Estos profesionales hacen que el proceso de venta sea mucho más fácil al vendedor, ya que poseen la experiencia necesaria para ello. Además, asesorarán convenientemente sobre la documentación necesaria para realizar la operación.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores