Octubre 2018 - Año XXVII
Espacios laborales

El trabajo en épocas de redes sociales

La rápida viralización de las redes sociales en el mundo laboral dio inicio a la discusión respecto a qué política deberían aplicar las empresas sobre su uso por parte del personal. Las opiniones oscilaban desde las más flexibles (acceso permitido), pasando por las intermedias (limitado a ciertos puestos) hasta las rígidas (bloqueo total). Sin embargo, la preocupación por su impacto sobre la productividad laboral ya es cosa del pasado.

La integración de las redes sociales a la productividad laboral es favorable en las firmas que trabajan por objetivos y permiten al empleado manejar sus tiempos. Las empresas de tecnología son las que mejor lo hacen, junto con las compañías de medios, debido a que están siempre conectadas a la información.

Bien utilizadas, las redes sociales son una oportunidad para que el personal esté conectado al mercado y mejore sus posibilidades de comunicación con clientes, proveedores y pares. También proveen un espacio de distensión y la libertad de manejar sus propios tiempos.

Las tendencias indican que cada vez más empresas apuestan al sitio web corporativo, considerando que el mismo facilita la difusión de contenidos, colabora con la visibilidad de marca, mejora el vínculo con los usuarios y contribuye con la captación de clientes. Asimismo, estar presentes en redes sociales como Facebook, Twitter y Linkedin favorece la innovación, la búsqueda de nuevos mercados, la competencia, la atracción de nuevos clientes y la interacción con los actuales, a través de una mayor “personalización” (por ejemplo, conversar directamente con ellos vía redes).

Aspectos positivos y negativos de las redes sociales

  • Instrumento de conectividad en el trabajo: Eso de tener que cruzar media oficina para consultar una duda con el departamento de finanzas es una total pérdida de tiempo. Las redes sociales pueden actuar como un elemento a favor cuando se crearon “los chats de empresa”, herramientas que funcionan como un whatsapp y que permiten resolver dudas de forma inmediata con tu interlocutor y que, incluso, sirven para discutir sobre temas de trabajo con aquellos que tienes a tu alrededor, sin necesidad de molestar al resto con conversaciones avivadas.
  • Conocimiento de la competencia: Permiten una noción prácticamente en tiempo real de las acciones de los competidores más directos. De esta forma, podemos enfocar nuestras acciones de empresa a mejorar y rentabilizar en mayor grado la actividad laboral desarrollada.
  • Contacto directo con los clientes: Las redes son un elemento fundamental en la comunicación empresa-cliente. Por ello es necesario contar con una presencia activa en las mismas, que debe gestionarse de manera diaria por un equipo de profesionales en el sector. Facebook, Twitter o Instagram son algunas de las preferidas por los usuarios para expresar sus opiniones y establecer un diálogo activo con la corporación.
  • Establecer una red de contactos profesionales: Las mismas han servido para conectar a miles de profesionales con su entorno. Ésto es de ayuda tanto cuando se está en búsqueda activa de empleo como cuando se tiene trabajo y se necesita hablar con alguien de otra empresa.
  • Elemento de distracción en las tareas a realizar: Es difícil mantener un control sobre el uso de las redes sociales en una oficina, y en determinados momentos éstas pueden suponer un importante mecanismo de distracción para los trabajadores. Prestar atención a los perfiles sociales puede generar una considerable disminución del rendimiento de la plantilla.
  • Pueden comprometer la seguridad informática de la empresa: El uso de equipos informáticos conectados a la red de la corporación que se exponen a la navegación por determinadas redes sociales pueden ser atacados por diferentes virus maliciosos. Estos “malware” podrían causar diferentes problemas de más o menos alcance que no beneficiarían a la actividad de la compañía.
  • Mayor exposición al acoso laboral: Algunos empresarios consideran las redes sociales como una importante plataforma a través de la cual puede realizarse “mobbing” o acoso laboral a alguno de sus trabajadores y por ello deciden cortar el problema de raíz y no permitir la conectividad de sus empleados a las redes sociales.

Búsqueda laboral a través de las redes sociales

El incremento de la desocupación en la Argentina en medio del auge tecnológico promovió nuevas maneras de buscar trabajo y, en ese contexto, las redes sociales se posicionaron como herramienta central ante la creciente demanda de puestos laborales. Esto provocó que los usuarios de Internet optaran por esa herramienta tanto para buscar como para difundir ofertas laborales.

Las redes sociales profesionales son aquellas enfocadas, principalmente, a los negocios y actividades comerciales. En ellas se busca establecer conexiones profesionales y no personales, y sus objetivos van desde hacer la función de un portal de empleo hasta poner en contacto a posibles socios, inversores o partners de negocio. Estas redes han venido a complementar a los canales tradicionales de búsqueda de empleo y marcan un cambio de paradigma: que cada uno sea gestor de su propia búsqueda. Esto significa que cada persona, esté o no buscando trabajo, sea profesional o tenga un oficio calificado puede ser miembro de una red social profesional porque en ellas puede formar grupos, contactos, conversar sobre temas de interés profesional y, de esa manera, está actualizado en cuanto a las ofertas laborales, propuestas de formación y capacitación de su región.

Linkedin es la red profesional con mayor número de usuarios. Fue puesta en funcionamiento en 2003 y en ella los contactos tienen una relación laboral que facilita la búsqueda de empleo. Puede utilizarse tanto para encontrar trabajo como para promocionarse profesionalmente. También se emplea para buscar o compartir información técnica y científica. Los miembros de esta red social se agrupan en función de su currículum. La web tiene diferentes aplicaciones para optimizar sus funciones, compartir archivos o revisar estadísticas. También permite la creación de grupos de debate o de opinión sobre temas profesionales.

Facebook es un espacio social recreativo que fomenta la interacción a un nivel más personal, siendo el aspecto de la búsqueda de empleo un beneficio secundario. Las empresas difunden búsquedas masivas. Los usuarios, interesados en marcas y/o empresas, las siguen y se enteran de las oportunidades.

En Twitter se comparten contenidos, ideas, pensamientos y opiniones sobre temas de actualidad. Los reclutadores buscan llegar a perfiles relacionados con marketing, comunicación y nuevas tecnologías. Al seguir a los twitteros, cualquier usuario puede encontrar opciones laborales o profesionales.

Al considerar pertenecer a una red social y utilizarla como herramienta para la búsqueda laboral, se deberá tener cuidado con:

  • Emitir expresiones negativas acerca del trabajo y/o jefes actuales o anteriores.
  • Hablar y/o discutir sobre temas polémicos, como la política y la religión.
  • Subir fotos en las que se exponga una mala imagen personal.
  • Faltas de ortografía o errores en la redacción, ya que éstos pueden dañar la imagen profesional.
  • Cuidar qué tipo de privacidad se va a querer en el perfil y cuál es la información que estará abierta para todos.

Parte del éxito de quienes pertenecen a estas redes sociales tiene que ver con la actividad constante que registran, es decir, que tengan participación en foros, debates para hablar sobre sus habilidades laborales, hasta el punto que cuando una vacante se abra puedan ser tomados en cuenta por los empleadores. De esta manera, muchas empresas han comprendido el auge que cobran estas nuevas herramientas online y han adoptado esta tendencia para realizar sus reclutamientos.

Reglas útiles para el uso de redes sociales

  • Contactar a personas con las que se tenga afinidad laboral y recordar que estos contactos, además de ser una puerta para obtener una entrevista, pueden ser nuestros mentores en la carrera profesional.
  • En los contactos, vale más calidad
    que cantidad.
  • Utilizar palabras claves que resalten el sector en el que nos desempeñamos; la mayoría de los reclutadores realizan búsquedas de candidatos o nuevos contactos mediante estas palabras.
  • La rapidez de las comunicaciones actuales hace que en ocasiones no se respeten los tiempos y se quiera una respuesta lo antes posible, lo que se puede traducir en un conflicto con los propios trabajadores o con los otros públicos. Se recomienda establecer unos estándares de comunicación básicos.

La inmediatez en la que vivimos y las nuevas tecnologías han ido diversificando las formas en las que se busca trabajo. Por ello, es el momento en el que tanto usuarios como empresas deben flexibilizarse para acercar las ofertas laborales a todos aquellos que están en busca de ellas. Es necesario aprovechar las nuevas tecnologías y hacer uso de éstas, de manera que se pueda explotar todas las posibilidades para abrir puertas y para las empresas encontrar al mejor candidato.

« Anterior | Subir | Siguiente »

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores