El sitio de la construcción del sur argentino

Mayo-Junio 2018 - Año XXVII
Elementos constructivos

Materiales que imitan a otros

Todos disfrutamos de los pisos de madera, las paredes de piedra, las cerámicas de las casas del Mediterráneo y los materiales nobles de nuestros ambientes. Sin embargo, a veces se presentan ciertos obstáculos a la hora de adoptarlos. En primer lugar, su mantenimiento no siempre es tan simple; en segundo lugar, no son para nada económicos. Por suerte, con el avance de la tecnología tenemos la posibilidad de acceder a materiales con alta resistencia y hermosos acabados que, al mismo tiempo, aportan una estética similar a la de nuestros materiales soñados.

Distintas propuestas combinan la belleza de los materiales naturales con las cualidades técnicas de cerámicos, linóleos, vinílicos o papeles pintados. Si bien los llamamos “imitadores”, éstos poseen personalidad propia y, en ocasiones, la copia supera al original.

Una nueva forma de vivir la madera

Los pisos de madera son uno de los más apreciados y deseados por diseñadores y proyectistas. Cálidos, confortables y con una gran belleza, encierran en su carácter natural su propio “talón de Aquiles”: sufren dilataciones, requieren restauraciones y, aunque algunos incorporan tratamientos antihumedad, ambientes como el baño no son sus preferidos. Por eso, la incorporación de materiales como linóleo, laminado, vinílico o cerámico supone toda una revolución en el hogar, ya que permite su aplicación en todas las habitaciones de la casa (incluso baños y cocinas), apenas requieren tratamiento y se cuidan fácilmente. Además, los últimos modelos han conseguido no solo reproducir (casi) con exactitud la imagen de la madera, incorporando esas “imperfecciones” que los hacen más bellos y les dan vida, como nudos o rugosidades, sino que también ofrecen la pisada cálida y el tacto agradable de los suelos de madera.

El pavimento vinílico es un revestimiento plástico continuo muy resistente y duradero, posicionándose como una de las mejores opciones a la hora de elegir un material y con muchas ventajas frente a otros tipos de pisos. Entre las ventajas de este tipo de piso mencionamos que se trata de un pavimento muy cómodo, gracias a una serie de cualidades como son la resistencia a la abrasión, la impermeabilidad y la facilidad de limpieza. Impide, además, la formación de electricidad estática y el desarrollo de bacterias y hongos.

Por tanto, es ideal para todas las habitaciones del hogar e incluso aquellas que estén en contacto asiduo con el agua, como el baño y la cocina, pudiéndo colocarse también encima de un suelo con calefacción radiante.

Otra de las grandes ventajas del piso vinílico es su valor decorativo, ya que lleva una capa de diseño impreso que ofrece desde imitaciones realistas de materiales naturales, como la madera, hasta patrones exclusivos modernos y coloristas. Estos dibujos también presentan una gran resistencia y durabilidad.

Más allá de sus grandes posibilidades decorativas, estos suelos son muy fáciles de colocar, así como de mantener diariamente. De hecho, se pueden pegar directamente sobre el pavimento con colas, con la fórmula autoadhesiva que ofrecen algunas marcas, o con un práctico sistema clic.

En la actualidad se pueden encontrar parquets laminados tan cálidos y bonitos como si se tratase de maderas naturales. Este piso está formado por láminas de fibras de madera prensadas sobre las cuales se pega una capa decorativa que imita a la madera, y sobre ésta una capa de resinas protectoras altamente resistentes a los golpes y al desgaste por el uso diario.

Una de sus grandes ventajas es, sin dudas, su resistencia al deterioro y al impacto, por lo que se los recomienda para todas las áreas de una vivienda. Aun así, existen diferentes tipos de resistencia a valorar a la hora de colocarlos, según el tránsito que se le vaya a dar a cada habitación.

Si se buca el efecto que produce la madera en la decoración, y que sea resistente al paso del tiempo, entonces la mejor opción son los cerámicos.

En los últimos años se han posicionado como una de las opciones más valoradas a la hora de escoger un piso. De esta manera conseguiremos muchas ventajas frente al tradicional parquet de madera, pero sin perder el aspecto cálido y acogedor que la madera proporciona.

El cerámico ofrece una alta resistencia al desgaste, siendo adecuado su uso para todas las habitaciones de una casa, no se altera con el efecto de los rayos del sol, manteniendo su color sin ningún tratamiento especial. Además, por su baja porosidad, es adecuado para las zonas más húmedas de la casa, como la cocina y los baños.

Piedras preciosas

Mármoles, granitos y pizarras son siempre un recurso infalible en el interiorismo. Materiales nobles, que poseen belleza y personalidad, y son capaces de integrarse tanto en espacios de estilo clásico como en ambientes modernos y minimalistas, donde se convierten en verdaderos protagonistas de los ambienes. Si la madera habla de calidez, las piedras hablan de elegancia y lujo. Por eso, el porcelánico se enfrentaba a un enorme reto, el de aumentar sus prestaciones técnicas sin perder ese carácter que los hace únicos. Y a juzgar por las propuestas que existen en el mercado, han cumplido todas las expectativas. Estos “imitadores” son más resistentes, soportan mejor la humedad y resultan más limpios, ya que no absorben
las manchas.

Firmas como Silestone son todo un clásico en materiales sintéticos, ofreciendo opciones con el aspecto de la piedra (no olvidemos que está compuesto por más del 90% de cuarzo natural), con el añadido de otros componentes que permiten encimeras sin juntas y una variedad de colores y acabados extraordinaria.

Encontramos, también, las superficies compactas sinterizadas de última generación, cuyo principal componente son materias primas cerámicas, a las que se suma una composición 100% natural a base de tres grupos de elementos: minerales provenientes del granito, minerales originarios del vidrio y sílice y óxidos naturales.

Papel pintado con la textura de la tela

Otro de los materiales que han experimentado grandes cambios estos últimos años es el papel pintado, capaz de reproducir todo tipo de texturas. Acabados satinados, alto brillo, sedosos, incluso textiles son los que marcan la diferencia. La impresión digital ha favorecido la creación de diseños que superan los límites de los tradicionales dibujos y estampados de los papeles pintados, con propuestas innovadoras que recrean motivos y texturas sorprendentes en 3D.

Paredes de ¿ladrillo? visto

Si se busca el efecto de una pared de ladrillo visto en el salón o cabecero de la cama, pero nuestra vivienda no cuenta con este tipo de estructura constructiva, hoy existen soluciones al alcance de la mano: hay alternativas que las imitan de un modo muy realista. Los paneles de piedra ligeros, por ejemplo, son una opción más económica y que no requiere obra. Se trata de paneles de piedra decorativos para interiores, que se pueden colocar de forma fácil y sencilla. En algunos casos, están fabricados 100% con piedras naturales. En otros, se trata de una imitación de piedra auténtica, mezcla de resina de poliéster y piedra, con muy poco grosor. Por detrás suelen llevar una base de poliuretano como aislante térmico y acústico. Se pueden cortar con sierra eléctrica, serrucho e incluso cúter, y se atornillan o fijan a la pared con adhesivos.

La tecnología y los avances en materiales constructivos, junto con las múltiples opciones que presenta el mercado, hacen que la tarea de decorar nuestro hogar no sea un trabajo tortuoso o de alto valor económico. Hoy podemos optar por materiales que recrean a la perfección la nobleza y textura de otros, evitando tener que caer en compras y mantenimientos costosos. Sólo basta con recorrer los comercios del rubro para descubrir la variedad de opciones que se presentan.


Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores