El sitio de la construcción del sur argentino

Diciembre 2017 - Año XXVII
Equipamiento

Innovación en limpieza de piscinas

Cuando llega el verano nada mejor que poder disfrutar del aire libre y una buena piscina junto a familiares y amigos. Dependiendo del tipo de pileta que se disponga, su mantenimiento será más o menos laborioso, sin dejar de ser una tarea que requiere tiempo y esfuerzo si se la realiza manualmente. En este artículo describiremos algunos de los avances tecnológicos que pueden simplificar esta tarea.

Uno de los componentes más importantes de la depuradora de la piscina es el filtro. Es el mecanismo principal de limpieza y purificación del agua, y desempeña una tarea crucial para mantener el agua cristalina y apta para el baño. El filtro es el responsable de eliminar las impurezas que, a veces, sólo nos damos cuenta de que existen cuando la piscina ya ha perdido toda su belleza y aspecto saludable.

Aunque existen diferentes tipos de filtros para piscinas, todos funcionan de la misma manera: el agua de la piscina es succionada por el skimmer (boca instalada en las paredes de la piscina) y gracias a la potencia suministrada por la bomba, pasa a un tanque o depósito que contiene un material especial de filtrado. A continuación, regresa a la piscina, completando un ciclo. Dependiendo del uso, se aconseja un ciclo completo del agua de la piscina por día.

A lo que nos referimos con “ciclo” es el paso de toda el agua de la piscina a través del filtro, un proceso cuya duración depende de varios factores: el tamaño de la piscina (en otras palabras, la cantidad de agua), la potencia de la bomba / del motor, y también la propia capacidad del filtro utilizado. Al elegir estos componentes se deben tener en cuenta todos estos factores, de tal manera que la duración del ciclo no sea excesiva (se recomiendan unas 8 horas para una piscina residencial).

Tipos de filtro ¿Cuál elegir?

Filtros de arena (1). Son los más populares y, al mismo tiempo, son también los que requieren un menor mantenimiento. La arena es un agente de filtrado natural utilizado por la naturaleza, y este principio se aplica a este sistema de filtración. El agua se limpia pasando a través de un depósito de arena. La gran ventaja de este mecanismo de depuración es la durabilidad del filtro, que podría durar incluso diez años, aunque es aconsejable cambiar a los siete. Al permitir el contra-lavado, es también extremadamente fácil de limpiar.

Filtros de cartucho (2). Estos basan la limpieza en cartuchos reemplazables, que duran aproximadamente un año y deben limpiarse cada semana. Su funcionamiento es similar a los filtros de diatomeas, salvo que la filtración se realiza sobre la base de materiales manufacturados. La gran ventaja es la facilidad de limpieza y su instalación.

Mantenimiento del sistema de filtración

Para que el filtro realice correctamente su función, debe realizarse un mantenimiento periódico, que en la mayoría de los casos se reduce a su lavado. La frecuencia de este procedimiento varía dependiendo del uso de la piscina, aunque el mejor indicador será si se considera que el agua no parece tan limpia como antes (señal de que es necesario limpiar el filtro). En el caso de los filtros de arena, un buen indicador de que el filtro necesita pasar por el proceso de limpiado es el aumento de su presión (ver manómetro). Siguiendo las indicaciones del fabricante, el lavado de los filtros deberá realizarse cuando los manómetros indiquen esta presión de obturación.

En cuanto a los filtros de cartucho, la limpieza es sencilla, basta con extraer los cartuchos y utilizar chorros de agua para eliminar la suciedad que ha ido acumulando. Con el contra-lavado se consigue invertir el sentido de circulación del agua en el filtro y, con ello, se expulsan al desagüe las materias filtradas. El lavado contra corriente es la forma más eficaz de limpiar los filtros de la piscina. La frecuencia vendrá dada por las condiciones de la piscina, piscinas rodeadas de césped, arena o tierras necesitaran más limpieza de filtros que las piscinas rodeadas de hormigón o madera.

Limpiafondos automáticos

Los propietarios de una piscina conocen perfectamente el esfuerzo que supone limpiar manualmente la misma. Se trata, sin lugar a dudas, de un trabajo arduo y pesado, que roba muchas horas del merecido ocio y descanso del fin de semana, de las vacaciones y del tiempo que podría dedicarse al disfrute de la propia piscina. Actualmente en el mercado existe una completísima gama de aparatos con distintas y variadas prestaciones, funcionamiento y equipamiento.

Para saber qué tipo de robot limpiafondos automático es el más adecuado para una determinada piscina, hay que tener en cuenta varios factores:

  • En primer lugar, hay que considerar las dimensiones, forma, profundidad y construcción de la misma.
  • Otra variable importante es el tipo de revestimiento del fondo y paredes, y la existencia o no de escalones o escaleras sumergidas y de accesorios empotrados.
  • Si aún no se ha construido la piscina, es muy importante planificar e incluir en el plano general y en el esquema técnico las conexiones para futuras instalaciones de limpiafondos, evitando las obras de canalización que requieren algunos modelos.

Tipos de limpiafondos

Las distintas tecnologías aplicadas en el diseño y en la concepción de los limpiafondos determinan la existencia de tres tipos de robots, en función de la energía necesaria para su funcionamiento:

- Limpiafondos hidráulicos de aspiración: Los robots hidráulicos de aspiración, conectados al toma del limpiafondos, son propulsados por el sistema de filtración y recorren el fondo y las paredes de modo aleatorio. Se desplazan por sí solos en el fondo y aspiran las suciedades. La limpieza no requiere una vigilancia particular, ya que los residuos se dirigen al prefiltro y al filtro.

La potencia suministrada por la bomba del sistema permite realizar tres acciones distintas: el desplazamiento automático por la piscina, crear la aspiración necesaria para eliminar hojas, suciedad e impurezas presentes en el agua y conducir las impurezas hasta el prefiltro de la bomba, donde quedan retenidas.

- Limpiafondos hidráulicos por presión: La energía necesaria para su funcionamiento también proviene del sistema de depuración, pero en lugar de conectarse a las tomas de aspiración, se conectan al retorno de la piscina. Normalmente requieren la instalación de una bomba adicional. El agua a presión creada se canaliza hasta la toma de limpiafondos, donde se conecta el robot limpiador. Están equipados con bolsas filtrantes que retienen las impurezas sólidas, evitando que lleguen al prefiltro de la bomba.

- Limpiafondos eléctricos: Éstos no necesitan conectarse al sistema de depuración de la piscina ya que son totalmente autónomos y programables, independientes del filtrado. Se conectan simplemente a la red y son alimentados con corriente de baja tensión por un transformador. Se desplazan sobre ruedas u orugas por el fondo, paredes y superficie de la piscina en ciclos de limpieza pre-programados. La suciedad se acumula en la bolsa o cartucho filtrante, que periódicamente debe vaciarse y lavarse.

No más cloro

La generación electrolítica de cloro (o generación de cloro por sal) con Clorinador de sal® IntelliChlor es la forma más fácil, efectiva y conveniente de mantener el agua de su piscina perfectamente limpia e higienizada. El Clorinador de sal® IntelliChlor utiliza sal de mesa para producir todo el cloro que necesita su piscina, directamente en esta, de manera segura, efectiva y automática.

Sólo con sal de mesa natural, el generador automático de cloro Clorinador de sal® IntelliChlor crea cloro puro en la piscina y suprime la necesidad de comprar, almacenar y agregar productos de cloro fuertes en forma manual. De hecho, se utilizan menos recursos en la producción, el embalaje y el transporte de estos compuestos químicos.

Características

  • Las láminas de las celdas tienen una duración nominal de 10.000 horas de funcionamiento, cinco años de salida confiable de cloro bajo condiciones normales de funcionamiento.
  • Capacidad de diagnóstico completo, incluido el seguimiento de la vida útil de la celda que comunica en tiempo real las horas de vida útil que quedan a la celda. Todos los datos de rendimiento se capturan diariamente: valores de producción, horas de funcionamiento, salida de cloro, ciclos de limpieza de la celda, lecturas de sales y promedios de temperatura del agua.
  • La operación a botones y los sencillos visores permiten verificar rápidamente los niveles de sal, la limpieza de la celda, la producción del sanitizador y el caudal de agua.
  • La característica de apagado automático protege la unidad y prolonga la vida útil de la celda en condiciones de temperatura de agua baja.
  • Los ciclos puntuales previenen la acumulación de calcio y sarro para maximizar la vida útil de la celda.
  • Con certificación de cumplimiento de la norma UL 1081 para seguridad.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores