El sitio de la construcción del sur argentino

Junio 2017 - Año XXVII
Construcción

El mármol y la madera. Una pareja equilibrada

A pesar de sus evidentes diferencias, el mármol y la madera forman una pareja equilibrada y perfecta. Entre ellos se complementan, creando una maravillosa fusión que hace las delicias de los diseñadores de interiores y de mobiliario y posibilian creacíon de ambientes cálidos y refinados.

El secreto de utilizar con éxito materiales a priori diferentes radica en en buscar el equilibrio entre ambos y no dejar que se quiten protagonismo entre ellos. De esta forma, los espacios y objetos que mezclan con acierto el mármol y la madera resultan muy atractivos. La mera existencia de estos dos materiales en forma simultánea otorga atemporalidad a cualquier espacio y nunca nos cansaremos de su presencia. Ésto se debe, esencialmente, a la pureza y acabado de ambos materiales.

Mármol: resistente y bello

Técnicamente, el mármol es una piedra de origen calizo (calcita), cuyo componente principal es el carbonato de calcio vítreo-cristalizado, formado en un largo proceso geológico que lo hace muy compacto. Las impurezas retenidas dentro de la masa de la caliza pueden producir veteados o salpicaduras coloreadas entrelazadas. Cuando estas salpicaduras o vetas tienen un aspecto agradable a la vista hacen de la piedra un excelente material de escultura y muy solicitado para recubrimientos decorativos.

Una vez transformadas las rocas calizas en mármol se obtiene un material de alta calidad en cuanto a dureza, brillo, reactividad, solubilidad y posibilidades estéticas. Estas características lo convierten en un material ideal para la construcción y la decoración.

El mármol se compone de un 90% de carbonato cálcico. El restante 10% es el encargado de la gran variedad de colores, jaspeados y veteados.

La elección de un mármol debe hacerse en función de su utilización final. Es muy importante elegir el mármol que ofrezca una mejor resistencia a la acción de los agentes contaminantes atmosféricos. Dependiendo de nuestro presupuesto y de las necesidades que se nos planteen a la hora de ornamentar cualquier lugar, podremos elegir entre una amplia variedad de tipos, colores y precios de mármol.

Entre las características del mármol, desde el punto de vista artesanal, podemos destacar: belleza estética, ecológico, compatible con el medio ambiente, práctico y duradero.

La fabricación de este material se debe realizar mediante un proceso muy cuidadoso, ya que es muy frágil y tiende a rayarse fácilmente. Es por ello que los fabricantes le adicionan líquidos transparentes para afirmar la dureza.

Existe una gran gama de mármoles utilizados en decoración, entre los que mencionamos:

El mármol pulido: es muy brillante, liso y resistente, aunque es vulnerable a los líquidos ácidos. La colocación de este tipo de mármol como solados suele resultar un poco peligroso, ya que es muy suave y, por consiguiente, las personas deben tener mucho cuidado a la hora de transitar por ellos para evitar resbalamientos.

El mármol apomazado: es liso como el anterior, pero no tiene mate. Es muy utilizado en áreas exteriores, ya que evita los resbalones.

Tipos de mármol:

  • Para escultura se seleccionan mármoles uniformemente blancos y de grano muy fino.
  • Los mármoles estatuarios son escasos y de elevado precio. Los procedentes de Carrara, Italia, han adquirido renombre internacional. Hay mármoles coloreados, algunas veces con una sola tonalidad y otras con vetas y manchas de distinto color.
  • El mármol ónix, o simplemente ónix, es verdoso, con figuras amarillas y rojas. Aunque brillante, es blando y se raya con facilidad. Se aconseja para interiores.
  • Los travertinos, casi siempre amarillentos, son porosos y tienen menor densidad que los comunes. Los chipolinos (palabra derivada de cipolla = cebolla en italiano) tienen intercaladas vetas de talco. Al ser menos resistente a los agentes atmosféricos, se disgregan, separando hojas delgadas como cuando se pela una cebolla.
  • Las lumaquelas (lumaca = caracol, en italiano) contienen muchas conchas fósiles, bien visibles. La circulación de agua con sales calcáreas por entre trozos aislados, también calcáreos, los cementó, formando brechas y brocatelas. Sus manchas de distinto color suelen ser muy atractivas.
  • Los mármoles reconstituidos son artificiales. Se fabrican con residuos de canteras y talleres: polvo y escallas de pequeño tamaño, que se mezclan con cemento blanco, yeso y pigmentos coloreados. Tratados con agua endurecen dentro de moldes. Se los emplea como baldosas y mosaicos de baja calidad.

Madera: dureza y calidez

La madera es un revestimiento muy cálido y natural, que resulta duradero y fácil de mantener. Se puede colocar en cualquier espacio de la casa, tanto en pisos como revestimientos, dándole a la vivienda un toque que no pasará de moda. Gracias a los diferentes tratamientos, hoy puede aplicarse este material en zonas húmedas con diferencias de temperatura, como cocinas y baños.

La utilización de barnices poliuretánicos en su tratamiento hacen que la madera sea más resistente al agua, posibilitando su utilización en pisos de cocina. Sí, además, se le realiza una protección extra para evitar filtraciones, aplicando varias capaz de barniz y cubriendo las juntas entre las tablas, se alargará su vida útil.

También se puede utilizar en baños, teniendo presente los cambios de temperatura y el exceso de humedad que suele haber en esta área de la vivienda. En estos casos deben preferirse las maderas tropicales o las que están tratadas con impermeabilizantes, que las protegen y las hacen lavables, soportando la humedad gracias a los diferentes acabados que se aplican en ella.

Ventajas del uso de la madera:
  • La madera es resistente al tiempo y a las variaciones climáticas.
  • Se puede utilizar tanto en interiores como en exteriores.
  • Es muy moldeable y adaptable.
  • Es más estética y su contacto es cercano y agradable.
  • No es un material especialmente caro; no requiere un gran mantenimiento.
  • Si está bien tratada absorbe o cede humedad al entorno.
  • Crea ambientes templados: cálidos en invierno y más frescos en verano.
  • Como aislante térmico, la madera es 15 veces superior a un muro
    de hormigón.
  • Consigue aislar los ruidos del exterior, acondiciona y absorbe las ondas sonoras.

Una dupla que se complementa

En cocinas y baños el mármol ocupa las encimeras, islas y penínsulas, y la madera es la encargada de vestir los armarios, cajoneras y estantes. La misma combinación funciona para el diseño de mesas, con cubierta de mármol y pies de madera. En cambio en las lámparas, es el mármol el que sostiene el resto de la estructura.

Otro uso que también se ha sumado a la unión de estos dos materiales tan nobles ha sido el diseño de utensilios de cocina. Hablamos de las tablas de corte y bandejas, que fusionan ambos materiales como si de uno solo se tratara. Son tan bellos que en lugar de objetos cotidianos se tratan como piezas decorativas, casi escultóricas. Ésto es precisamente lo que parecen algunos recipientes y platos que también mezclan con elegancia ambos materiales.

Lo último es el diseño de pisos donde el mármol y la madera se unen como si de piezas de un puzzle se tratara. Para dar forma al mármol se utiliza con acierto la figura hexagonal como pieza de engranaje con los tableros de madera. El resultado es simplemente espectacular.


Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores