El sitio de la construcción del sur argentino

Enero/Febrero 2017 - Año XXVII
Nuevas tendencias

Estética de vanguardia con aire industrial

El término loft es aquel que se utiliza para designar a un tipo de vivienda en la cual hay escasas divisiones y que resulta, por tanto, muy amplio y cómodo. El éxito de este formato logró incorporar este concepto al diseño de construcciones nuevas y crece más allá de sus propósitos originales. Esta tipología arquitectónica, funcional, práctica y de gran versatilidad, permite brindar soluciones de vivienda a un mercado altamente exigente.

La necesidad de grandes espacios y los alquileres elevados de pisos y departamentos hizo que las fábricas y almacenes en desuso cobraran un gran protagonismo para ciertos sectores de la población. En un principio, los utilizaron estudiantes y artistas de una forma más o menos clandestina; con el tiempo fueron rehabilitados y adaptados a restaurantes, tiendas, estudios de pintura o fotográficos, y galerías de arte. Rápidamente su uso se trasladó al ámbito doméstico, convirtiéndose en viviendas de lujo, espaciosas y confortables que invitan a la calma. En la actualidad, las viviendas “tipo loft” se han convertido en todo un fenómeno social, que se traduce en una estilo de vida vanguardista y de alto nivel.

El loft nace como vivienda en la década del '50, en la ciudad de Nueva York, a partir del uso de algunas edificaciones de uso industrial y antiguas construcciones cuasi abandonadas. Es por eso que se lo relaciona usualmente con cierto tipo de usuarios (sofisticados, intelectuales, modernos, minimalistas, etc.) y suele ser caro debido a la amplitud de su espacio. Al tener este tipo de origen, es usualmente una construcción con techos muy altos, con muchas ventanas, que permiten la entrada de la luz y generan la idea de un mayor espacio al ya existente.

Las características del estilo Loft

Cuando no se dispone de metros cuadrados suficientes para crear una estética loft, puede lograrse este efecto conectando las zonas visualmente y atendiendo a las siguientes premisas:

  • Utilizar un estilo minimalista, donde los acabados son dados principalmente por los materiales de la misma construcción en estado aparente, consideradas de tipo económico.
  • Debe ser una vivienda abierta, sin muros divisores en su interior.
  • Tiene que tener una funcionalidad en el mobiliario en todos los aspectos, sin renunciar al confort.
  • Que haya una altura considerable en los techos o, de no haberla, que se cree sensación de altura a través de la decoración y los acabados.
  • Que haya una ausencia de puertas, utilizando preferentemente puertas correderas en caso de ser necesario. La división de espacios se crea por cambios de nivel, texturas y colores.
  • El sistema constructivo predominante son los marcos rígidos, constituidos por trabes y columnas de hormigón y/o acero; cuya función sea cubrir grandes claros con uso de poco material y la sustitución de tabiques por otros elementos divisorios como muebles (sillones, libreros), plantas, paneles, láminas metálicas o de madera, vitroblock o cristal, etc.
  • Que los espacios estén inundados por luz natural: ventanas, vanos amplios, espejos.
  • Sensación espacial: continuidad espacial visual, conseguida mediante el pavimento, esquemas de color, etc.
  • Que los materiales utilizados le confieran un cierto aspecto industrial.
  • El programa arquitectónico de estos espacios es principalmente de sala-comedor, cocina, área de lavado, habitación-estudio y, de acuerdo al sector cultural al que sea enfocado el diseño, se pueden implementar otros espacios: jardín interior, taller, área de meditación, etc.

Materiales, colores e iluminación

Los materiales más característicos son el cemento, el ladrillo, el metal, el plástico y la goma. La elección de estos materiales busca lograr un cierto aspecto industrial o fabril. Una buena idea es conservar los elementos estructurales originales (columnas, paredes, vigas, etc.) e incorporarlos al diseño.

Su decoración es fría en apariencia. Los colores, objetos y diseños, junto con los materiales utilizados, deben poder lograr esa sensación. No hay que olvidar que el espacio es el principal elemento del estilo loft y, por tanto, se utilizarán materiales, colores y elementos que respeten y no invadan el lugar.

Los colores utilizados en este estilo generalmente suelen ser fríos, con grises, azules y sobre todo blancos. También se utilizan tonos vainilla, tierra o hueso.

Por su espaciosidad, la luz juega un rol fundamental. Tendrá que tener grandes ventanales y techos muy altos, permitiendo un acceso importante de luz por todo el espacio, que inunde el ambiente. Una buena iluminación artificial también es importante. La posibilidad de dejar las instalaciones a la vista permite una mayor flexibilidad. Las lámparas "galponeras", colgando del cieloraso, son una elección acorde.

Algunos detalles e ideas a tener en cuenta

  • Requieren de una altura considerable de los techos; sin embargo, si no la hubiera, se puede crear sensación de altura por medio de la decoración y los acabados.
  • Permite detalles de obra a la vista; por ejemplo: columnas y cañerías de instalación eléctrica o calefacción.
  • En un principio el loft parecía ser frío y de líneas geométricas puras. La estética industrial era lo que lo caracterizaba. Sin embargo, actualmente se puede organizar un loft con mezclas de estilos, en ambientes más cálidos, con muebles y objetos de diseño.
  • El loft es un buen recurso para estudios o despachos profesionales. Su amplitud, luminosidad y diseño hacen más interesante el ámbito de espacios creativos.
  • Si estamos buscando una propiedad para convertirla en un loft, lo ideal es un local antiguo y desaprovechado, preferentemente de techos altos, cuyo costo nos permita guardar dinero para luego invertirlo en la reforma.
  • Los lofts son ideales para viviendas de una sola persona o para quienes deseen integrar trabajo y vivienda en un mismo lugar sin problema.
  • Si se requieren divisiones, se deben evitar paredes y puertas, utilizando para ello elementos alternativos: bibliotecas, paneles, telas, etc.

Nuevas tendencias

No sólo se pueden encontrar lofts adaptados como lujosos y amplios apartamentos, sino que también son la solución perfecta para artistas o estudiantes que requieren de un espacio amplio para diseñar, crear y montar todas sus obras. Es por esto que también muchos de los lofts existentes a lo largo del mundo están siendo utilizados como modernas galerías de arte, espacios de trabajo y vivienda.

Estas nuevas tendencias aluden al mismo estilo arquitectónico de luminosidad, sin divisiones, pero respondiendo a la vanguardia, moda y lo último en lujo y estilo, dirigidos a un público que cuenta con los recursos económicos para afrontar sus altos costos de funcionamientos, siendo sus viviendas un claro reflejo de aquello.


Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores