El sitio de la construcción del sur argentino

Abril-Mayo 2015 - Año XXV
Espacio Multipropósito

Quinchos pensados de punta a punta (Parte I)

por MMO Ricardo Miguel Elías

A la hora de pensar y diseñar el quincho de nuestro hogar, es necesario contar con algunas pautas básicas para que éste sea un lugar de descanso, encuentro y distensión. Por este motivo acudimos al libro “Quinchos, ideas y proyectos” del MMO Ricardo Miguel Elías. A continuación un resumen de lo que no debe olvidarse al momento de planificar este espacio.

S

e ha llegado a la conclusión de que un quincho bien aireado, asoleado y confortable, resulta completamente sano y de ello depende que los que lo vayan a habitar tengan un pasar cómodo, alegre y tranquilo. Estas cualidades se logran, mayormente, cuando el estudio del anteproyecto se ha realizado con un criterio de razonamiento completo, en el que se han aprovechado no sólo los datos técnicos sino también un factor fundamental que es la orientación, o sea, de qué manera o hacia dónde deben tener vista los aventamientos de los principales ambientes para su mejor asoleamiento y luminosidad. La orientación al ESTE, con sol durante las horas de la mañana, es excelente en el invierno y tolerable en el verano. Al OESTE debe evitarse porque por la tarde se produce el recalentamiento de la atmosfera por los rayos solares, muy poco soportables en verano. La orientación al SUR tampoco es conveniente porque carece de asoleamiento todo el año y la NORTE es muy apta ya que está libre de los rayos solares en el rigor del verano por hallarse más alto el astro, y en el invierno se reciben con más abundancia durante varias horas debido que el sol está más hacia el horizonte. Como consecuencia de estas pautas, podemos afirmar que el quincho mejor orientado es aquel en que los aventamientos de los principales ambientes tienen vista cuadrante al NORESTE.

Una vez que el propietario esbozó la idea básica y estableció las necesidades que busca resolver, se estaría en condiciones de contratar a un profesional en la materia. Los profesionales aceptados en nuestro país para llevar adelante una construcción son los ingenieros civiles y en construcción, los arquitectos y técnicos, ya sean los maestros mayores de obra o constructores y, en otro orden, contratados en conjunto o por separado del profesional firmante, se encuentran los diseñadores, decoradores o interioristas, paisajistas, agrónomos, expertos en iluminación, sistemas de piletas, ornamentadores, escenógrafos, etc. La elección del profesional o profesionales que llevarán a cabo el proyecto y/o construcción del quincho será la de quien reuna probada seriedad y que posea, para mejor garantía y seguridad, el conocimiento y la práctica necesaria.

Ubicación y orientación, lo primero a decidir

Lo primero que debemos decidir es la ubicación del quincho en el predio, que estará relacionada con la función predominante que querramos darle. Puede estar unido a la construcción existente, siendo una prolongación de nuestra vivienda, o estar separado físicamente, pero integrado en cuanto a lenguaje y materiales. Tanto en un caso como en el otro, podemos construirlo pensando en su relación con el paisaje circundante y considerando sus ventajas e inconvenientes. Es necesario pensar en los ruidos, las reuniones concurridas en el quincho frente al ritmo normal dentro de la vivienda, las distancias entre las “zonas de fuego” y la casa, la relación funcional entre baños, heladera, etc., debido a que el desplazamiento permanente de gente entre el quincho y la vivienda tal vez no sea lo ideal.

Es necesario poner principal atención a los cerramientos de vidrio. Deben estar orientados de manera tal que les dé el sol del mediodía y la tarde, evitando provocar un ambiente demasiado cálido según el clima de la localidad donde se ubique. En este caso, es conveniente dotarlo de suficiente ventilación o considerar métodos de oscurecimiento. De por sí, los quinchos son construcciones “semi abiertas”, por lo que su ubicación y disposición deben evitar los puntos cardinales más castigados por el clima. Una excelente opción para aislar el quincho del viento, la lluvia y el frío, sin que ésto limite la visibilidad y el ingreso de luz natural es utilizar puertas plegadizas de aluminio, que permiten lograr este objetivo.

Hace unos años el quincho no tenía la importancia que hoy tiene en su utilización. En la actualidad, los proyectos integran el quincho a la vivienda convirtiéndolo en un sitio para usar todo el año. Tengamos en cuenta que para una familia tipo que se le suman 10 o 12 invitados, el quincho debe ser de unos 4 m x 6 m, incluida la parrilla con pileta de cocina, un espacio para una heladera chica y, en algunos casos, un baño.

El quincho puede ser utilizado para diferentes fines, ya sea como “family room” o lugar de usos múltiples de uso diario. Hay que pensar en el confort y las instalaciones, aprovechándolo también para incorporar otras funciones, como espacios de guardado de elementos de jardinería, bicicletas, depósito, bodega, baño o vestuario para la pileta, etc.

Sin lugar a dudas, la parrilla es el alma de todo quincho y, por lo general, están diseñadas de manera específica y funcional para que no quede apartada en un rincón, sino que sea el centro óptico de la sala. Lo primero que hay que establecer es una ubicación correcta para la misma y que cuente con el cuerpo de la chimenea afuera para ganar espacio y evitar humaredas.

En nuestra próxima edición nos referiremos a la “estructura portante del quincho” y la elección de los materiales más adecuados para ser utilizados en estos espacios.


Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores