El sitio de la construcción del sur argentino

Abril-Mayo 2015 - Año XXV
Editorial

Buenas y malas para el patrimonio bahiense

por Ing. Ricardo R. Kloster - Director
U

na resolución tomada por la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos a fines del año anterior no ha tenido, lamentablemente, la difusión que ameritaba por su importancia para el patrimonio de Bahía Blanca.

Por Decreto No 2181/14, del 5 de diciembre de 2014, se han declarado como monumentos históricos nacionales a la Estación Sur (Ex Terminal Bahía Blanca del Ex Ferrocarril Sur), la Estación Spurr, el Ex Mercado de Concentración de Lanas, Frutos y Cueros “Victoria”, la Ex Usina Ferroviaria y Talleres Anexos, el Barrio Inglés, los Elevadores de Granos Nros. 3 y 4 del Conjunto de la Ex Junta Nacional de Granos del Puerto de Ingeniero White, y como bien de interés histórico al Puente Ferroviario Colón, todos ubicados en el Partido de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires.

Entre los principales considerandos que fundamentan tal resolución, mencionamos:

  • Que se trata de un conjunto de construcciones de excepcional calidad arquitectónica e ingenieril, constitutivas del sistema urbano ferroportuario bahiense; exponentes del alto desarrollo alcanzado por la cultura técnica de ascendencia británica en el desarrollo infraestructural nacional de principios de Siglo XX.
  • Que dicho conjunto constituye un ejemplo singular de patrimonio industrial ferroportuario, particularmente destacable por sus condiciones de integridad y autenticidad.
  • Que tal conjunto da cuenta de la diversidad y la especialización tipológica del patrimonio ferroviario, de su alta calidad de factura y de la riqueza de sus materiales y soluciones constructivas.
  • Que los bienes propuestos son testimonio material de la cultura industrial bahiense, resultado del despliegue de saberes disciplinares diferenciales, complementarios y del trabajo desplegado por sucesivas generaciones de profesionales, técnicos, artesanos, operarios y obreros.
  • Que en el marco del Plan Nacional de Patrimonio Industrial se considerará con especial énfasis la creación de instancias de protección y normativas que regulen la puesta en valor del patrimonio industrial y sus nuevos usos.

Como se menciona en el párrafo inicial, esta declaración tiene su importancia porque permitirá solicitar partidas presupuestarias ante los organismos que correspondan para mantener las edificaciones en un estado razonable.

Quienes habitualmente recorremos la ciudad vemos el estado deplorable en que se encuentran algunos de los edificios que integran el rico patrimonio de la ciudad. Por caso, invitamos a recorrer la Estación Spurr -nuevo Monumento Histórico Nacional-, sobre todo en su contrafrente, y verán cómo su cubierta de tejas está semiderruida y en similares condiciones el puente peatonal metálico, entre las muchas falencias que se observan. Hace falta en forma urgente una intervención que propicie su recuperación, máxime teniendo en cuenta que el municipio ha manifestado su voluntad y compromiso de contribuir a una adecuada tutela de tales bienes.

Por estos días ha sido noticia, también, la posible demolición de otro bien que integra el patrimonio bahiense. Se trata del denominado Edificio Sanguinetti, ubicado en calle Brown 428-436. Al informe profesional presentado por el consorcio propietario del bien, se suma la sugerencia de “demoler el edificio” por parte del departamento comunal de Obras Particulares.

La mayor dificultad que presentan los bienes patrimoniales -sobre todo los de propiedad de particulares- radica en encontrar para los mismos un uso adecuado que permita a sus dueños la generación de un ingreso económico acorde a sus intereses y, además, la preservación en buenas condiciones de la edificación.

Es aquí donde el Estado Municipal tiene que tener una participación activa, estudiando y sugiriendo usos con los propietarios y ofreciendo, si hiciera falta, plusvalías constructivas a proyectos que utilicen los fondos de los terrenos, manteniendo a cambio una imagen edilicia para las actuales y futuras generaciones de bahienses.

Si no actuamos con decisión y premura, no podremos quejarnos luego si la “picota” nuevamente se acciona para mantener el motor del mercado inmobiliario, en el marco de una sociedad orientada fundamentalmente al consumo, donde los intereses económicos destrozan la ciudad, dando forma a un nuevo paisaje urbano.


Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores