El sitio de la construcción del sur argentino

Marzo 2015 - Año XXV
Editorial

Bienvenidos al tren

por Ing. Ricardo R. Kloster - Director
S

in lugar a dudas, el anuncio que pronunciara la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en ocasión de la apertura de un nuevo período de sesiones ordinarias en el Congreso hace pocos días, respecto de la recuperación por parte del estado nacional de la gestión del servicio ferroviario de pasajeros y cargas ha generado, para la gran mayoría de la población, una sensación de reparación histórica.

Es que el servicio de trenes, como medio de transporte estratégico para el desarrollo nacional, nunca debió abandonar la órbita del Estado. Hoy todavía atruenan aquellas palabras temerarias pronunciadas por un ex presidente argentino: “ramal que para, ramal que cierra”, posibilitando las condiciones para un vaciamiento y una privatización de los servicios de cargas que beneficiaron, como siempre, a unos pocos.

La importante tarea de recuperar la red ferroviaria nacional deberá ser parte, además, de un plan integral que considere otros medios de transporte como el marítimo, el fluvial, el terrestre y el aéreo, con una participación activa del Estado que busque una integración territorial y social.

Para ello deberá tenerse en cuenta los conceptos vertidos en el documento “Bases para el Plan Quinquenal de Transporte Argentino 2012-2016”, elaborado por la Secretaría de Transporte, en el que se menciona que un plan de transporte tiene que ser “de calidad, equitativo, eficiente, universal y sustentable, asegurando el derecho a la movilidad de las personas para acceder a los lugares de trabajo, educación, salud, esparcimiento y centros de consumo”. Dicho documento menciona, también, que “se debe proveer un sistema de transporte eficiente de bienes y mercancías, que favorezca el desarrollo económico, reduciendo tiempos y costos, buscando la ocupación e integración territorial, impulsando las economías regionales y los intercambios comerciales con los países del Mercosur y el resto de los mercados extranjeros”.

No debemos olvidar que el uso de los trenes produce menor contaminación y ahorro de combustible fósiles, menor cantidad de pérdidas de vidas por accidentes y utiliza menor infraestructura para movilizar la misma cantidad de pasajeros o carga por año. En este marco deberá considerarse que, además de la eficiencia en la prestación de los servicios de trenes, existe otro concepto de vital importancia sobre este sistema de transporte: el beneficio social que genera, una definición que habilita un análisis más amplio que el de ingresos y egresos monetarios. Así, puede considerarse que una gestión operativa del tren pueda tener déficit económicos por sí sola, pero que, enmarcada en un plan más amplio de transporte y desarrollo estratégico, sirve para lograr objetivos de integración y crecimiento.

Como una forma de manifestar nuestro apoyo a tan importante anuncio, nos pareció oportuno titular estas reflexiones con el nombre de aquella canción interpretada hace décadas por el entrañable grupo musical Sui Géneris -Charly García y Nito Mestre-, denominada: Bienvenidos al Tren.


Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores