El sitio de la construcción del sur argentino

Enero 2014 - Año XXIII
Noticias y Novedades

Rosario cerca de Foster

El master plan para un terreno en Puerto Norte, una ex área de infraestructura en Rosario recuperada para desarrollos inmobiliarios, le brindó al estudio británico Foster+Partners la oportunidad de desplegar su pensamiento urbano en esta ciudad santafesina. “Son proyectos que nos dan la oportunidad de reflexionar sobre los procesos de crecimiento en las ciudades”, mencionó el arquitecto Brandon Haw, principal responsable de las varias obras de Norman Foster en Buenos Aires, como el Aleph (Faena Group), en Puerto Madero, y la sede del Banco Ciudad, en Parque Patricios.

Hoy, en este ex puerto, ya no predominan las moles abandonadas de silos en desuso, aunque todavía subsistan algunas, todas con destino de ser recicladas por los nuevos proyectos. Lo más notable es la novedosa integración de este sector con la ciudad, porque Puerto Norte no está alejado de la zona más concurrida de la ribera, pero existían barreras y obstáculos que lo aislaban del tejido urbano.

Como consecuencia de esta nueva situación, edificios de alta gama conviven con villas ubicadas a muy pocas cuadras, generando un contraste que no existía cuando la vecindad era con el puerto abandonado. En este contexto, el master plan de Foster abarca una franja de 8,4 hectáreas, útil para abordar las políticas de intervención en la totalidad del área, reconversión que constituye una operación urbanística de largo aliento.

El proyecto de Foster fue realizado para una urbanización abierta, para un vacío urbano donde no existía un trazado de calles, entre la ribera del Paraná y la cuadrícula urbana. El terreno a intervenir abarca una franja de cinco manzanas de largo por una y media de ancho, más un sector con forma de triángulo de tres hectáreas junto al río que genera un amplio frente ribereño, con programas de hotelería, gastronomía, actividades culturales, recreativas y oficinas.

El master plan incluye el reciclaje de un silo con torre de elevación, ubicado frente al río, donde el estudio proyectará otros seis edificios. El plan busca “generar un frente ribereño y un camino para llegar a él, atravesando una nueva trama urbana”. Para ésto, el estudio analizó incluso una profusa documentación sobre la historia urbana de la ciudad, incluido mapas elaborados en 1853 así como el Plan de Embellecimiento realizado en 1911.

El proyecto de recuperar para la ciudad esta área portuaria de 100 hectáreas es promovida por la Secretaría de Planeamiento Municipal y se guía por un master plan elaborado por el arquitecto rosarino Juan Munuce (ganador de un concurso internacional), que dividió el área en siete unidades de gestión y, dentro de cada una, un detalle que define espacios públicos, densidades, exigencias de preservación, usos y modelos edilicios.

El Empire State a la bolsa

Considerado el edificio de oficinas más reconocido del mundo y un símbolo de la ciudad New York (NY), el Empire State Building inició su cotización en la bolsa de Wall Street, a 13 dólares el precio por acción con el que se cotizó en el Stock Exchange. La operación permitirá a la compañía propietaria de la torre recaudar 929 millones de dólares para completar la mejora integral del lugar, a casi 80 años de su construcción.

El grupo de empresas controla cerca de un millón de metros cuadrados en NY y Connecticut, de los que 270.000 metros cuadrados son del Empire State.

Claro que el proceso para la salida a cotizar en Bolsa del mítico rascacielos no ha sido fácil. El anuncio de la oferta se hizo hace 20 meses y se topó con un bloque de opositores. Lo cierto es que el edificio, de 102 plantas, debe adaptarse por dentro para dar respuesta a las exigencias de los nuevos tiempos. El proceso comenzó en 2006, cuando se planteó venderlo o reformarlo para reducir costos y evitar la fuga de inquilinos. El inmueble, al que van a trabajar 30.000 personas cada día, es hoy un espacio secundario ya que las empresas buscan complejos más modernos. Para recuperar su grandeza, los gestores creen necesario renovar la marca y volver a colocarla en el mercado inmobiliario.

El Empire empezó a reformarse en 2009, a un costo inicial de 550 millones para reducir el consumo de energía en un 40% y ahorrar cuatro millones anuales en gastos operativos.

Además del negocio de oficinas, la edificación cuenta con un observatorio al que visitan cuatro millones de personas al año, lo que la convierte en una de las principales atracciones del mundo.

Un robot que se “come” y ordena el hormigón

La demolición es un negocio complicado, generador de gran cantidad de escombros, que requiere del uso de maquinaria pesada y de riesgo. Omer Haciomeroglu, estudiante del Instituto de Diseño Umeå de Suecia, ha creado con tal destino a ERO, un robot que recicla el concreto de forma energéticamente eficiente y lo separa de barras de refuerzo y otros desechos. El proyecto ganó el 2013 Internacional Design Excellence Award (IDEA) en la categoría diseños de estudiantes.

Las máquinas pesadas utilizadas en la demolición consumen grandes cantidades de energía con el fin de convertir el hormigón en trozos pequeños, proceso que va acompañado de grandes cantidades de agua para evitar la dispersión de polvo. Una vez que el trabajo está hecho, los escombros se transportan a las estaciones de reciclado, donde las trituradoras pulverizan el hormigón mientras que el metal se funde para su reutilización.

ERO Concrete Recycling Robot tiene la opción de cambiar los modos de pulverización y deconstrucción. Ésto permite recuperar los materiales para ser reutilizados como elementos prefabricados mediante un chorro de agua que rompe la superficie, separando el material del polvo y otros residuos.

Después de la deconstrucción, la succión y la separación del cemento, ERO recicla el agua para ser usada en el sistema. El concreto limpio se envasa y se etiqueta, mientras que las barras de acero se limpian y cortan, listas para ser reutilizadas.

Benedetta Tagliabue, la creativa ganadora del RIBA 2013

Hace tiempo ya que la arquitecta Benedetta Tagliabue dejó de ser la viuda de Enric Miralles (1955-2000) para dejar en claro que, más allá de su marido y socio del estudio de arquitectura, ella también es poseedora de un enorme talento. Ahora, el Real Instituto de Arquitectos Británicos (RIBA) le entregó el premio anual RIBA Jencks 2013, por su contribución a la teoría y práctica de la arquitectura.

“Estoy encantado de anunciar que el jurado fue unánime en premiar el extraordinario talento y la carrera de Tagliabue, sobre todo cuando lideraba el estudio EMBT Miralles Tagliabue, creando una arquitectura sorprendente, resistente, cálida y compleja, similar a la ciudad desde la que emerge, Barcelona.”, explicó un integrante del jurado.

Tagliabue estudió arquitectura en el Instituto di Architettura di Venezia (IUAV), y es directora de la firma EMBT Miralles Tagliabue, fundada en 1994 con Enric Miralles, con sedes en Barcelona y Shanghai. El estudio trabaja en arquitectura, diseño de espacios públicos, restauración, interiores y diseño industrial. Entre sus proyectos más notables está el Parlamento Escocés, el Parque de Diagonal Mar, el mercado de Santa Caterina en Barcelona, el Campus Universitario de Vigo, y el Pabellón Español para la Exposición Universal de Shanghai 2010. Benedetta ha sido profesora en las Universidades de Harvard y Columbia y Barcelona ETSAB, dictando conferencias en foros de arquitectura. En 2004 recibió un doctorado honorario de la Facultad de Artes y Ciencias Sociales de la Universidad Napier de Edimburgo. Es directora, además, de la Fundación Enric Miralles, cuyo objetivo es promover la arquitectura experimental.

Junto a su equipo de trabajo creó lo que llama “arquitectura aglutinante”, a partir de varias piezas simples de armar, como una idea compuesta de muchas formas. De este proceso deriva un adorno y varios métodos constructivos. Con este galardón, la arquitecta se suma a una lista de la cual participan Rem Koolhaas, Eric Owen Moss, Stephen Holl, Zaha Hadid, Alejandro Zaera-Polo y Peter Eisenman, entre otros.

Clooney y Dr. House en la ciudad de Calatrava

Mientras los medios informáticos permiten hoy crear fabulosas ciudades futuristas, Disney ha decidido filmar su próxima película buscando una obra real que tenga esos aires. El lugar elegido fue la Ciudad de las Artes y las Ciencias, diseñada en Valencia en 1998 por el arquitecto e ingeniero español Santiago Calatrava. Los actores, George Clooney y Hugh Laurie (protagonista de Dr. House) rodarán, durante 2014, la película de ciencia ficción “Tomorrowland”, escrita, dirigida y producida por Brad Bird (Misión Imposible: Protocolo fantasma, Los Increíbles).

La compañía ha elegido ese entorno arquitectónico para grabar algunas de las localizaciones de esta película de ciencia ficción. El entorno e interiores del Umbracle, el Museo de las Ciencias, el Hemisfèric y el Palau de les Arts se convertirán en el set de rodaje de esta superproducción de aventura y misterio. El film, protagonizado por Clooney, cuenta la historia de un adolescente inteligente y lleno de curiosidad, y un niño prodigio inventor quienes, unidos por el mismo destino, se embarcan en una peligrosa misión para desenterrar los secretos de Tomorrowland, un enigmático lugar localizado en algún lugar del tiempo y el espacio.

El complejo ya sirvió de inspiración para la serie televisiva “V”, donde los edificios representaban naves espaciales, y también ha servido de localización para números musicales de películas de Hollywood. A pesar de estas situaciones, se recuerda que Calatrava enfrenta varios juicios por los serios problemas constructivos que presentan algunos de estos edificios.

Despegará el Apple Campus

Por encargo del fallecido CEO de Apple, Steve Jobs, el edificio de 260.000 metros cuadrados diseñado por la firma de Norman Foster para esa empresa informática tomará finalmente la forma de un gigantesco aro de cristal y acero, estimándose que estará terminado en 2016. Así, al menos, lo aprobó por unanimidad el directorio de la compañía a fines de octubre.

Apple es considerada una de las empresas más innovadoras del mundo y ha tomado con seriedad llevar adelante el legado de su creador, concretando este proyecto diseñado con el mismo cuidado y atención al detalle como todos los productos de la firma. Después de seis horas de debate, el consejo votó por unanimidad a favor del proyecto. La aprobación siguió una decisión idéntica de la comisión de planificación de la ciudad, que votó después de consultar con miembros de la comunidad.

El Campus se encuentra a pocas cuadras de la sede actual de Apple. Allí trabajarán 13.000 empleados, ofreciendo oficinas, instalaciones de investigación, un gimnasio, un auditorio y un parque privado para el personal. El proyecto cuenta con un presupuesto de 5 mil millones de dólares y tiene forma circular, con un gran patio interior y ubicado en medio de un atractivo parque.

Estadio Nicolás Chahuán y una estructura destacada

Con sus 6.400 m2 de cubierta de acero en forma de arco, este proyecto para cubrir el estadio Chahuán de Valparaíso, en Chile, representó un gran desafío para BMing, el estudio de arquitectura e ingeniería encargado del diseño estructural de esta cubierta de acero con forma curva en conjunto con una fachada metálica.

La remodelación del estadio es un proyecto con capacidad para 9.200 espectadores, gracias a la construcción de tres graderías de hormigón armado, una estructura de hormigón prefabricado y una extensa cubierta de acero, con luces de 130 metros, donde la estabilidad se logra gracias al efecto de arco trabajando en conjunto con la fachada metálica situada detrás.

El proyecto exigió al equipo de ingenieros estructurales y arquitectos interactuar para ir acotando las soluciones, las cuales debían incorporar factores como la posición de luminarias y megafonía, además de estructuras de acceso para mantenimiento, sin olvidar la estética y economía.

El mayor desafío del proyecto fue su montaje, para el cual BMing planteó, como procedimiento de armado, colocar dos torres intermedias de apoyo de las vigas curvas a 45 m entre éstas, de forma de montar tres arcos de ese largo y luego montar las vigas transversales.

La cubierta cuenta con pilares tubulares metálicos de 406 mm de diámetro, los cuales descansan en el muro de contención del talud. De esta manera permiten instalar los paneles metálicos que son parte de la fachada y brindan estabilidad al sistema, ya que entrega soporte en ambas direcciones perpendiculares.

La principal característica de esta cubierta es su bajo peso -130 toneladas para los 6.400 m2 revestidos- y se calculó para 100 kg/m2 de sobrecarga y vientos de hasta 180 km/h. Cuenta, además, con una tensomembrana, cuyo objetivo es impedir el paso de los rayos ultravioletas. El análisis sísmico se realizó mediante la norma chilena NCh2369-2003 y se ha tratado como si fuese en voladizo. Como resultado se calculó el arco exterior para soportar cargas gravitacionales y sobrecargas, por lo que la estructura es muy rígida y liviana.

Premios en el Islam

El Premio Aga Khan distinguió cinco proyectos arquitectónicos del mundo musulmán por su función social, entre ellos un cementerio islámico en Austria, que ayudó a superar conflictos religiosos. El cementerio, de líneas minimalistas y localizado en un idílico enclave de la naturaleza, reunió por primera vez a diferentes subgrupos musulmanes de más de 90 municipios y consiguió aplacar las polémicas sobre la presencia de la comunidad musulmana.

“Con información y tiempo, conseguimos evitar problemas con grupos islamófobos y crear un modelo de cooperación entre la comunidad islámica y las autoridades austríacas”, señaló una de las mediadoras del proyecto, Eva Grabherr.

El galardón, concedido cada tres años, reparte un millón de dólares entre los distinguidos y la ceremonia de entrega se celebró en Lisboa, con la presencia del príncipe persa Karim Aga Khan, y del presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva.

Junto al cementerio de Altach fueron reconocidos: la rehabilitación de la ciudad palestina Birzeit, un hospital ecológico de Sudán, un puente que une Rabat y Salé (Marruecos) y la remodelación del bazar de Tabriz (Irán).

Aunque el premio ha dado fama internacional al certamen, su original filosofía lo ha ayudado a ganar prestigio, al nominar proyectos de todos los tamaños, en los que se evalúa el cumplimiento de sus objetivos sociales. Su existencia data de 1977, cuando Aga Khan IV (actual Imán de los musulmanes chiitas ismaelíes nizaríes) buscó reconocer la excelencia en la arquitectura de diseño contemporáneo que atienda consideraciones sociales, históricas y ambientales de las sociedades islámicas.

Museo Mary Rose, a flote

Perteneciente a la dinastía inglesa de los Tudor, el barco de guerra Mary Rose se hundió en 1545 en el estrecho de Solent, el cual separa la isla de Wight del sur del Reino Unido. Rescatado del mar hace más de tres décadas, sus restos se muestran en el astillero histórico de Portsmouth —ciudad cercana al lugar donde fueron hallados—, en el museo proyectado por los estudios londinenses de Wilkinson Eyre y Pringle Brandon Perkins + Will, este último encargado del diseño interior. Con una envolvente en madera pintada en color negro y una cubierta metálica, el volumen elíptico alberga en su corazón el lado estribor del Mary Rose, visible a través de ventanas interiores que recorren tres plantas del edificio. El itinerario, deliberadamente oscuro, marcado por puntos de luz y las salas de techos bajos, busca recrear la atmósfera interior de la nave. Completando el museo, dos pequeños cuerpos añadidos están destinados a centro educativo y a recepción, cafetería y tienda.

El Art Nouveau se muestra en Bruselas

Bruselas (Bélgica), La ciudad donde nació el estilo Art Nouveau, a finales del siglo XIX, de la mano de Victor Horta, celebró durante el pasado mes de octubre la VII Bienal de Art Nouveau y Art Dèco. Ambos estilos se convirtieron en señas de identidad de una ciudad burguesa, rica y progresista, que se entregó a ellos desde 1893 hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Más de dos centenares de edificios singulares han sobrevivido desde entonces y siguen atrayendo viajeros y aficionados al arte y la arquitectura. Algunos permanecen abiertos al público, aunque la mayoría son residencias privadas ocultas a los visitantes, difíciles de visitar.

Con motivo de la Bienal, cada fin de semana se realizaron diversos itinerarios guiados por especialistas a través de los edificios en manos de propietarios particulares, mostrando su interior.

La obra más valiosa es el Hotel Solvay, de Horta, que dejó en este palacio un manifiesto de su habilidad para resolver enlaces y la continuidad. En 1894 Horta construyó la mansión para Armand Solvay, hijo de un poderoso industrial, logrando una pieza maestra del estilo, inscripta en la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad. Entre los edificios “visitables” también se destacó el pequeño Hotel Tessel.

El art nouveau, considerado el más sensual de los estilos del siglo XX, tuvo una duración efímera, pero fue la primera reacción contra el historicismo y la propuesta de la arquitectura industrial, en la búsqueda de un lenguaje propio de los nuevos tiempos. Su calidad de primer movimiento de vanguardia del siglo XX sobrevive en los libros de arquitectura.

Arquitectos Japoneses cuestionan un estadio de Zaha Hadid

El ganador del premio Pritzker, Fumihiko Maki, ha reunido a varios arquitectos japoneses –incluyendo a Sou Fujimoto, Toyo Ito y Kengo Kuma– para oponerse al estadio diseñado por la arquitecta Zaha Hadid para ser la sede principal de los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de 2020, en Tokio. La obra, de 290.000 m2, es criticada por ser “demasiado grande y artificial” para su contexto.

“Espero que esta protesta tenga éxito en la reducción del proyecto para adaptarse a su entorno”, comentó Fujimoto. “No estoy luchando contra Zaha. La competencia para el estadio fue muy rigurosa y no se puede revertir. Pero el diseño podría ser mejor”, agregó.

En un esfuerzo por liderar la protesta, Maki ha organizado el simposio “Re-pensando el nuevo Estadio Olímpico en el contexto histórico de Gaien”, con la participación de Toyo Ito, Hidenobu Jinnai, Shinji Miyadai y Tetsuo Furuichi, donde cada uno dio su punto de vista sobre la situación.

No será una tarea menor lograr estos cambios y, sin dudas, también dependerá en gran medida de la voluntad de Zaha para ajustar o aceptar las críticas a una obra que fue elegida como la mejor de todas en uno de los concursos internacionales más importantes de los últimos años.