El sitio de la construcción del sur argentino

Enero 2014 - Año XXIII
Productos y Servicios

Toldos: variedad y funcionalidad

Lograr cubrir una fachada o ambiente del castigo del sol es una tarea habitual en estos tiempos de calor. Los toldos son una herramienta esencial a la hora de alcanzar estos objetivos. Existen de varios modelos y funciones. Aquí un resumen de ellos.

Toldos planos o romanos:

son muy prácticos para patios interiores y, especialmente, para terrazas de bares, confiterías y restaurantes. Se destaca por su cuidada estética, pues procura que los montajes queden ocultos, la gran estabilidad de su estructura, gracias a los soportes esquina en ángulo, y por evitar que se acumule agua en los pliegues de la lona, gracias a su sistema de inclinación.

Toldo punto recto:

es un sistema muy básico: consiste en un eje de enrolle donde la tela se va desplegando según baja el toldo, el cual es guiado mediante dos brazos que son los que dan salida del mismo. Será un toldo ideal si se busca una excelente relación entre calidad y precio, ya que es fácil de mantener e instalar, económico y muy funcional. Tiene poco peso y cubre prácticamente cualquier habitáculo que se desee proteger.

Toldo brazo con corredera: este modelo es similar al punto recto, pero con la diferencia que el brazo, en vez de pivotar sobre un punto fijo, sobre su base tiene una corredera que permite colocar un brazo más largo sin tener que instalar el eje de enrollado de tela a mucha altura. En muchas ocasiones es el modelo que permite obtener un buen ángulo de corte del sol para evitar que sus rayos entren en las vidrieras

Toldo capota:

las capotas tienen una función fundamentalmente decorativa. Decoran la entrada de su comercio imprimiendo cualquier dibujo. Existen dos tipos: capota de lona (toldo con estructura a base de arcos de aluminio anclados en un mismo punto. Al extenderse queda una forma abovedada, ideal para terrazas, cafeterías, etc.) y capota rígida (con estructura de aluminio y recubierto con plástico rígido, ideal para tiendas, restaurantes, etc.)

Toldo brazo invisible:

con uno de los sistema regulatorios de inclinación de los brazos más precisos de todo el mercado, el sistema brazo invisible incorpora mejoras sobresalientes en comparación con cualquier otro modelo existente, ya que puede conseguir inclinaciones desde cero a noventa grados, es decir, puede quedarse totalmente horizontal o vertical una vez desplegado. El toldo de brazos invisibles se convierte así en el toldo clásico indispensable por la gran variedad de funcionalidades que incorpora.

Toldos robotizados:

consiste en la automatización de su funcionamiento. Así se ganará en:

Confort. Con un sólo gesto controlará todos los toldos de su hogar, ya sea mediante pulsador, vía radio o de forma automática. 

Protección. La instalación de un toldo motorizado permite, sin ningún esfuerzo, atenuar la incidencia de los rayos solares sobre todos los elementos de nuestro hogar, incrementando así la vida útil de los mismos. 

Durabilidad. La recogida y apertura uniforme que realiza un toldo motorizado prolongará la vida útil del mismo, al evitar movimientos manuales bruscos. 

Ahorro. Con la automatización de sus toldos logrará reducir/aprovechar la intensidad de los rayos solares, consiguiendo así un notable ahorro en energía eléctrica.

Protección del toldo. Estando automatizado podemos incorporarle un accesorio que cuenta con un anemómetro y célula fotoeléctrica. Con el primero se acciona la retracción del toldo cuando la intensidad del viento hace peligrar la estructura y con el segundo podemos lograr que se abra automáticamente en el momento en que da el sol al sector.

Materiales

Podemos dividir las lonas en tres grupos:

  • Lonas vinílicas: podemos encontrarlas en colores lisos o rayados. En el mercado se usan normalmente las lonas nacionales, que son de excelente calidad. Poseen una buena vida útil y la mayoría de éstas son “anti desgarre”.
  • Lonas vinílicas micro perforadas: estas telas se utilizan para reducir el efecto directo del sol, pero permiten el paso del aire y el agua. El material nacional es el conocido COVERSOL, que es el utilizado en la mayoría de los estacionamientos. Tiene muy buena prestación, alta resistencia y un valor razonable. El material importado es el SUNWORKER. Este material es más parecido a un “screen” de roller, pero con características para ser usados en el exterior. Su valor es bastante mayor al nacional, si bien también debemos mencionar que la trama es más cerrada, produce un mayor corte de los rayos solares y se fabrica de 3,00 m. de ancho.
  • Lonas acrílicas: este tipo de lonas tiene las prestaciones de una lona vinílica cerrada pero su textura es similar a una loneta de algodón, lo que le da una apariencia más estética. A ésto debe sumarse que, además de presentarse en una variedad importante de colores lisos, se fabrican lonas de diseño con importante cantidad de rayados en distintos colores y franjas, permitiendo hacer del toldo no sólo un artefacto de protección solar, sino una parte importante de la decoración exterior en comercios y hogares. Las marcas más usadas son SAULEDA Y DICKSON.
Conociendo las variedades y sus funcionalidades, elegir el toldo adecuado para cubrir nuestro comercio, hogar o ambiente se hace mucho más fácil. El mercado de hoy nos pone frente a un amplio abanico de posibilidades, solo resta saber qué es lo que más nos conviene y asesorarnos bien al respecto.
Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores