El sitio de la construcción del sur argentino

Enero 2014 - Año XXIII
Tecnología

Cámaras de Vigilancia. Haciendo foco en la prevención

Del latín vigilantia, la vigilancia es el cuidado y la supervisión de las cosas que están a cargo de uno. La persona que debe encargarse de la vigilancia de algo o de alguien tiene responsabilidad sobre el sujeto o la cosa en cuestión. En este sentido, tenemos que destacar que para poder llevar a cabo esta tarea de prevención y protección, hay que hacer uso de todo tipo de herramientas técnicas y tecnológicas. Entre las mismas han tomado especial protagonismo las cámaras de video vigilancia.

L

as cámaras se encargan de grabar en imágenes todo lo que sucede en el entorno donde se encuentran ubicadas, ya sea en el interior de un edificio o el exterior de una vivienda. Gracias a ellas se puede percibir la llegada de intrusos al lugar y ahora, gracias a los avances tecnológicos que incorporan, pueden enviar una alarma a los dueños del recinto cuando se detecte una anormalidad.

“SONRIA, LO ESTAMOS FILMANDO”; ésta se ha convertido en una frase muy común de ver en los negocios, comercios, restaurantes, estaciones de servicios, etc. Hoy en día los sistemas de video vigilancia son un elemento más a la hora de planificar la inversión en tecnología de las empresas, e inclusive al momento de diseñar una vivienda familiar.

Para entender un poco mejor tendríamos que sectorizar las diferentes problemáticas a la hora de pensar en un sistema de observación:

Video vigilancia urbana: en los últimos años se ha incrementado notablemente y sigue creciendo con la instalación de centros de monitoreo y cámaras en la vía pública, como un elemento muy amplio para nuestras vidas, ya sea para ver un acto delictivo en progreso, como para seguimiento o esclarecimiento de eventos de tránsito, sea preventivo o correctivo.

Vigilancia en entidades financieras: “Sí o Sí” deben contar con un sistema de video vigilancia. Esto está reglamentado por el Banco Central y tiene características particulares para la implementación, conjuntamente con las normas de seguridad, cajas, mamparas, alarmas y todos los demás elementos que permiten proteger el patrimonio, el personal y el público que se encuentra en la misma y, a su vez, ofrecen un componente disuasivo.  Frente a un evento, las imágenes facilitan las tareas policiales y judiciales. En los últimos tiempos podremos notar que en las entidades bancarias ya no vemos al personal de seguridad en los castilletes o en la puerta; ésto es debido a que el mismo tiene que estar dispuesto con todos los elementos de comunicaciones y el propio sistema de video vigilancia en un “bunker” fuera de la vista del público.

Vigilancia en empresas: éstas tienen una doble problemática, por un lado deben controlar la seguridad frente a actos de asalto, robo, hurtos y algunos eventos menos graves como pueden ser destrozos. También el empresario puede utilizarlo para el control del público, ver si es necesario corregir algún mecanismo en la atención comercial, o simplemente para conocer el estado general de la empresa y su personal. Todo esto hace necesario que, a la hora de planificar la inversión en equipos, deban evaluarse muy bien los costos y beneficios.

Vigilancia en viviendas unifamiliares o multifamiliares: éste es un segmento en constante crecimiento. Hoy podemos hablar de costos para un sistema de video vigilancia comparables con cualquier electrodoméstico que hay en los hogares. Aquí podemos encontrar diferentes problemáticas, pero siempre con el objetivo de llevar mayor previsión y tranquilidad a la vida cotidiana. En estos casos, la familia pretende observar el entorno de la casa o el predio, el garaje, la entrada, el patio y todos aquellos lugares en donde uno podría encontrarse con una situación inesperada. Para todos estos casos existen Sistemas de Video vigilancia con grabaciones en discos duros (similares a los de las PC) salidas y entradas de audio, que arrancan de 4 canales hasta 32, y permiten colocar cámaras selladas aptas para intemperie, domos, gabinetes anti-vandálicos, y diversos tipos de sensores. En casi todos los casos los equipos permiten la conexión de un monitor o una red de datos lan, para ver desde varios puntos simultáneos, y cuentan con la posibilidad de conectarse por internet, que es también muy requerida, ya que la tecnología WI-FI en notebooks y dispositivos celulares facilitan el acceso en todo momento y desde cualquier lugar.

Distintos tipos de cámaras de seguridad

Cámaras interiores: Las cámaras más sencillas que podemos encontrar son las de interior. No necesitan una carcaza estanca o visión nocturna ya que suele haber iluminación permanente durante las horas que se necesita supervisión.

Cámaras con infrarrojo: Si la cámara va a estar colocada en un lugar con poca iluminación o se necesita vigilancia las 24 horas, la mejor opción es colocar cámaras con visión nocturna. Éstas graban durante el día a todo color, y cuando hay poca iluminación, encienden de forma automática sus infrarrojos para seguir grabando en blanco y negro.

Cámaras anti-vandálicas: Las zonas transitadas por mucho público o locales que son especialmente vulnerables a robos y agresiones son las indicadas para las cámaras antivandálicas. Estas cámaras se montan sobre una carcaza resistente a golpes y se mantienen fijas para seguir grabando todo lo que ocurre.

Cámaras IP: Las cámaras IP son sistemas completos que se conectan directamente a Internet y muestran la imagen del lugar donde está colocada. Con una cámara IP puede utilizar su móvil para ver su casa desde cualquier parte del mundo, sin necesidad de otros equipos.

Cámaras con movimiento y zoom: Las cámaras con zoom y movimiento son idóneas para instalaciones de CCTV (circuito cerrado de televisión) que tienen a una persona monitoreando las cámaras, o para grandes superficies que se vigilan siguiendo una ruta de movimiento.

Por suerte, hay cámaras que reúnen varias de las características al mismo tiempo. De esta forma es posible encontrar cámaras anti vandálicas con infrarrojos y lente vari focal, cámaras de exterior con movimiento o zoom, cámaras IP con sistema de grabación interno, etc.

Instalación de las cámaras

Antes de comenzar debe determinarse la zona que se quiere vigilar. Una vez definido el área, hay que examinar la distancia que se requiere para alcanzar a visualizar la zona de forma nítida. La distancia entre la cámara y la zona objetivo variará de acuerdo a la cámara utilizada. Lo recomendable es instalarla en un lugar de difícil acceso para evitar que la manipulen extraños o se interrumpa su visión. De acuerdo a sus propias necesidades, hay que decidir si la cámara estará en forma visible o oculta. Si va a estar a la intemperie, a pesar de que existen cámaras especialmente diseñadas para esta función, es importante tener en cuenta las temperaturas extremas o los ambientes húmedos, previendo ésto con la colocación de una carcaza para evitar impactos y protegerla de las inclemencias del tiempo.

¿Cuál escoger? Actualmente podemos encontrar distintos tipos de cámaras, desde las más simples hasta las más complejas, cada una diseñada para cumplir una función específica o apuntando a un determinado presupuesto.

¿Color o blanco y negro? En general, las imágenes a color son más nítidas que las en blanco y negro pero, en determinadas condiciones de iluminación, especialmente cuando ésta escasea, las cámaras a color podrían no funcionar adecuadamente.

La mayor desventaja de los modelos a color es que requieren de una inversión mayor, pero la calidad de la imagen entregada puede justificar las posibles diferencias. Poca luz. Para obtener imágenes claras, es necesario que la luz del entorno o de la propia cámara sea estable y fiable. El nivel de luz de una cámara indica su capacidad para capturar imágenes en la oscuridad. Cuanto menor sea el nivel de luz, menos luz necesita para capturar una imagen nítida.

Existen cámaras con sensor infrarrojo, para uso interior o exterior, que permiten una buena visión nocturna. Los infrarrojos se utilizan en los equipos de visión nocturna cuando la cantidad de luz visible es insuficiente para ver a simple vista los objetos. Estas cámaras captan la radiación que emiten los objetos y la reflejan después en una pantalla. Es por ello que los objetos más calientes se convierten, también, en los más luminosos.

Definir necesidades: Algunas cámaras están hechas sólo para observar; por ejemplo: monitorear qué hacen los niños en el jardín, ver quién está llamando a la puerta, etc.

Hay otras que disponen de sistemas de audio y video color, que permiten no sólo ver la imagen en un televisor convencional, sino además grabar esas imágenes en su video grabador o, incluso, en su PC.

Con cable o inalámbrica: Hay cámaras que funcionan con corriente y otras que utilizan baterías. Las cámaras inalámbricas tienen la ventaja que pueden colocarse en un lugar y luego en otro, con facilidad. En cambio, las con cable quedan fijas en una ubicación y hay que tener cuidado que el cable no moleste. Sin embargo, las cámaras que funcionan con cable, suelen proporcionar imágenes de mejor calidad y no corren el riesgo de que la señal sea interferida por otros dispositivos inalámbricos, como teléfonos, intercomunicadores o redes de computación.

Modelo: Las cámaras IP son la solución ideal para lugares en donde exista una red interna de computadores y no se quiera o no se pueda instalar cableado para las cámaras. Llevan incorporado un servidor web, lo que hace que puedan ser conectadas directamente a Internet. Utilizando el software adecuado se les asigna una dirección IP interna y, tan sencillo como teclear esa dirección IP desde cualquier computador conectado a Internet, para ver -desde cualquier lugar del mundo- lo qué está sucediendo en el lugar en donde está instalada la cámara. Algunos modelos son capaces de detectar movimiento, incluso los hay que tienen la función de activar alarmas, ya sea hacia su teléfono o e-mail, si detectan movimiento.

Cantidad: Algunos sistemas admiten la conexión de sólo 1 ó 2 cámaras de vigilancia, mientras que otros pueden ampliarse. La mayoría de las cámaras funciona mediante un sistema de red local, que permite tener más de una cámara funcionando en distintos lugares estratégicos de una casa, y un monitor, desde el cual supervisar lo que está pasando. El servidor central de cámaras DVR es, en realidad, un computador dedicado a la recolección y manejo de la información captada por las cámaras. Hay sistemas que van desde servidores para 4 cámaras, con 15 cuadros por segundo de captura (aproximadamente 4 cuadros por segundo por cada cámara), hasta sofisticados servidores para 16 cámaras, con 400 cuadros por segundo de captura de imágenes (25 cuadros por segundos por cada cámara).

Circuitos cerrados de televisión: Los circuitos cerrados de televisión permiten controlar visualmente todo lo que ocurre al interior de una determinada zona a controlar. Algunos permiten realizar y almacenar grabaciones con calidad digital. Pueden resultar muy útiles para monitorear bebés o personas enfermas. Se componen de una o más cámaras y un monitor o TV, donde se conectan éstas para poder visualizar las imágenes captadas. Poseen de 2 a 12 entradas para cámaras. Algunos cuentan con un secuenciador (intercambia entre las cámaras conectadas automáticamente) o con un quad (divide la pantalla en 4 cuadros más chicos para visualizar las imágenes de 4 cámaras simultáneamente). Hay sistemas que permiten una doble comunicación: desde la cámara al monitor y desde el monitor a la cámara. Así, en el monitor se puede ver y escuchar lo que está ocurriendo en las cámaras, como también se puede hablar hacia las cámaras.

La actualidad nos lleva a preocuparnos cada vez más por aumentar las medidas de seguridad, por lo tanto, las cámaras de video han ganado un espacio muy importante en el mercado. La gran variedad en relación a las funciones que buscan los compradores, hace que sea un bien accesible para todos. Sólo es necesario conocer qué se pretende lograr con las cámaras y cuál es la comodidad de instalación con la que se cuenta.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores