El sitio de la construcción del sur argentino

Agosto/Septiembre 2013 - Año XXIII
Editorial

Distintas interpretaciones ante un mismo hecho

Ing. Ricardo R. Kloster - Director
R

esulta más que interesante recorrer las distintas miradas o interpretaciones que produjeron las recientes elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias. Para ello conviene analizar, con detenimiento, desde qué lugar se lo hace pues, de lo contrario, no será posible entender cómo un mismo hecho pueda tener consideraciones tan disímiles.

En primer lugar convendría recordar que se trató de elecciones primarias, esto es, la preparación para las generales que se desarrollarán el próximo 27 de octubre. En segundo lugar, que se tratan de elecciones denominadas comunmente de “medio término”, en las que se renovarán solamente el 50% de los cargos legislativos de diputados y un tercio de los senadores, y generalmente suelen usarse para enviar señales fuertes a los gobiernos de turno, que están desarrollando la gestión.

Con estas consideraciones, pasamos a analizar las distintas posiciones que se manifestaron claramente en los titulares de los principales medios televisivos la misma noche del domingo y en los medios gráficos el día después a las elecciones: “El gobierno en su peor momento”; “El kirchnerismo perdió en las principales provincias del país”; “Fin del ciclo kirchnerista” y “Nuevos liderazgos aparecen para el 2015” son, por un lado, las conclusiones más vistas y escuchadas. Por el lado oficialista, los programas identificados con el gobierno y la señal estatal mantenían un zócalo con la leyenda “el kirchnerismo gana en todo el país, constituyéndose holgadamente en la primer minoría”.

Si bien ambas lecturas resultan válidas, para el gobierno se presenta un nuevo desafío ante este nuevo escenario. En primer lugar, tomar nota del mensaje que le envía la población con su voto, intentar mejorar la performance electoral en octubre y continuar con su gestión que inició con un respaldo mayoritario de la gente. “No prometeremos cosas que no podemos cumplir”, expresó la presidenta la misma noche de las elecciones. Sin embargo, no hablar claramente de algunos temas que preocupan fuertemente a gran parte de la ciudadanía, como la inseguridad, la corrupción y la inflación puede ser parte de la explicación del resultado de las primarias.

Desde el punto de vista económico, referentes de varios sectores industriales -de la construcción, gráficos, maquinaria agrícola, alimentación y pequeñas y medianas empresas- descartan que el resultado adverso a las primarias en los principales distritos del país en estas elecciones vaya a modificar el rumbo económico ni impulsar un paquete de medidas de fuerte impacto mediático. Si bien señalaron que la pérdida en los distritos mayoritarios del país será para el gobierno un “trago difícil de digerir”, las líneas generales del modelo se mantendrán, aunque podría haber retoques en la administración del comercio e incluso en el cepo cambiario, cuestiones que hicieron poner de mal humor a mucha gente. La discusión económica propuesta por la oposición en la campaña electoral apuntaba, generalmente, a cuestiones de formas y de estilo, no de fondo.

El gobierno logró, a lo largo de los últimos 10 años, un fuerte apoyo del empresariado pyme, gracias a un mercado interno dinámico y la protección de la industria nacional, que propició la generación de empleo. En un contexto mundial que muestra a muchos países con dificultades de aumento de la desocupación, este avance no resulta un tema menor. Más allá de las señales que se le han enviado al gobierno para que corrija muchos de sus errores de gestión, no deberíamos de olvidar cómo terminamos en 2001, con una alianza heterogénea en su composición y vacía de contenidos, que cayó ante las “cacerolas” de la clase media.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores