El sitio de la construcción del sur argentino

Mayo 2013 - Año XXIII
Noticias y Novedades

Casa Di Tella, en memoria de Clorindo Testa

El prestigioso arquitecto Clorindo Testa, reconocido por obras como la Biblioteca Nacional, el Banco de Londres y el Centro Cultural Recoleta, falleció el 11 de abril de 2013 a los 89 años. Nacido en Nápoles en diciembre de 1923, es considerado uno de los arquitectos consagrados de la Argentina. Como homenaje a su figura evocamos una de sus obras maestras, la Casa Di Tella, diseñada en 1968 (demolida en 2011) para el coleccionista de arte y mecenas artístico Guido Di Tella, en el barrio Belgrano de Buenos Aires.

La obra fue realizada en colaboración con los arquitectos Luis Hevia Paul e Irene van der Poll y fue terminada en 1970. Di Tella vivió en esa casa hasta su fallecimiento y luego la propiedad fue vendida a la escuela judía “Arlene Fern”, que funciona en el terreno vecino. A pesar de los proyectos para declararla de valor patrimonial, fue vendida a una inmobiliaria que comenzó su demolición en septiembre de 2011, para dar lugar a un edificio de departamentos.

Testa ocultó la casa con un muro liso de hormigón visto, apenas perforado por unas pocas aberturas, y plantó árboles en la vereda que con los años ayudaron a tapar la fachada. En los interiores desarrolló una casa muy compleja, que se refleja claramente en los planos y cortes, que carece de ángulos rectos y está plagada de rampas, desniveles, túneles y puentes y hasta una claraboya fungiforme para iluminar el estar.

La casa se organizaba detrás de un frente “tapia” con el orificio de la puerta de acceso bien acusado, participando así de una característica de la casa porteña tradicional, alrededor de patios sucesivos. Era como una casa chorizo doble, con dos patios centrales y uno al fondo. Interiormente, se apreciaba como un espacio unitario, armado según los orificios de los patios, lugar donde la dueña gustaba tener y cuidar plantas.

La única exigencia del comitente: el estudio aislado, al cual se pudiera acceder de forma independiente desde la entrada y que tuviera una comunicación independiente con el comedor. Este ámbito ofrecía una relación doble: con el estar de la casa, por un lado, y desde el estudio en función de las actividades sociales y de trabajo por el otro.

La casa asumía características de gruta, con fuertes entradas de luz tanto cenital como lateral. Por la noche mantenía el mismo aspecto cueviforme, distinto al que ofrecía durante el día.

Una obra de Clorindo Testa, en recuerdo de un artista que no se olvidará.

Una mujer pide el Pritzker

Durante un discurso en el almuerzo de la organización AJ Women in Architecture en Londres, el ícono postmodernista, Denise Scott Brown, pidió reconocimiento en su rol dentro del Premio Pritzker entregado a su socio y marido, Robert Venturi en 1991, mencionando que la falta de consideración en su relación con el logro es “muy triste”.

Al momento del premio, Brown estaba colaborando como socia de Venturi y por los últimos 22 años ha tenido un rol importante en la evolución de la teoría arquitectónica y el diseño a su lado, con quien escribió, además, el clásico “Aprendiendo de Las Vegas”. Al parecer, su rol como mujer del arquitecto le ha quitado importancia como socia igualitaria en el despacho por parte del jurado del Premio Pritzker. “No me deben un Premio Pritzker, sino una ceremonia de inclusión al Pritzker. Saludemos la moción de la creatividad conjunta”, señaló la mujer.

Desde que Brown dio este discurso muchos han expresado su apoyo, diciendo que debieron haber dos ganadores el año 1991, demandando que el Pritzker la reconozca como una ganadora en conjunto.

Una fachada de cerámica que neutraliza la contaminación

Este edificio se “come” la contaminación del aire que lo rodea. La nueva torre de especialidades de un hospital en Ciudad de México se compone de una fachada de “Prosolve370e”, un nuevo tipo de cerámicas desarrollado por la oficina Elegant Embellishments, cuya forma y revestimiento químico permite neutralizar las sustancias que producen el smog equivalente a la contaminación producida por 8.750 autos por día.

El material especializado se recubre con dióxido de titanio superfino (TiO2), una tecnología contra la contaminación al activarse con la luz diurna ambiental. Esta es la versión fotocatalítica de los TiO2 convencionales, usados como pigmentos y conocidos por sus cualidades de autolimpieza y germicida.

A través de pequeñas cantidades de humedad y luz natural UV, se logra dividir el smog en pequeñas cantidades de productos químicos menos tóxicos, incluyendo nitrato de calcio, dióxido de carbono y agua. En este proceso, el dióxido de titanio no se ve afectado, por lo que puede seguir generando reacciones a largo plazo.

Pero no sólo la química produce estos resultados, sino también su diseño. Las cerámicas conforman una red direccionada que permite la ampliación de las superficies, aumentando su capacidad de recibir y dispersar la luz ultravioleta.

La velocidad del viento a través de la fachada crea turbulencias, generando una mejor distribución de los contaminantes a través de las superficies activas. La omni-direccionalidad de la geometría cuasicristalina es especialmente adecuada para recoger las sustancias del aire desde todas las direcciones. Así, la forma de la red dispersa más luz y se acumulan más contaminantes, lo que genera más reacciones químicas.

La belleza, el atributo más hermoso de la arquitectura

“La belleza es el atributo más hermoso que posee la arquitectura y la necesita para que sea atractiva, pues es una de las fuerzas más importantes, incluso a nivel político es una fuerza significativa”. La definición pertenece al arquitecto suizo Jacques Herzog (1950), uno de los referentes de la arquitectura contemporánea.

Herzog habló de los proyectos con cierto contexto intelectual y urbanístico, así como del potencial de la arquitectura. “El potencial es aquel campo donde la creatividad de cada arquitecto es lo más necesario, porque se le ha encomendado un lugar, con un presupuesto y ciertos limitantes”, dijo.

Ante estudiantes de arquitectura de diferentes universidades de México, Herzog proyectó algunas de sus creaciones más sobresalientes, como La Tate Modern, el Estadio Nacional de Beijing, la Casa Rudin, Leymen, el Parrish Art Museum y el Lincoln Road.

En referencia a la ampliación de Tate Modern londinense, construida en base a una abandonada usina ladrillera, explicó que “Lo importante fue que decidimos hacer una arquitectura de simulación: enmarcáramos, difuminamos y hasta escondimos los límites entre el edificio original y el nuevo”, expresó.

Respecto al Estadio Nacional de Beijing, sede de los juegos olímpicos de 2008 - conocido como “el nido”-, dijo que se convirtió en “una explosión de celebración en China, demostrando el poder que han adquirido y pueden lograr”. Lo calificó como “un brillante desafío estético y estructural” y agregó que “funciona hoy como parque y, al igual que la Torre Eiffel, es un monumento para la ciudad”.

De crucero hundido a lugar evocativo

El concurso New Concordia Island invitó a repensar el reciente naufragio, encallamiento y hundimiento del crucero Costa Concordia, ocurrido en enero de 2012, luego de chocar contra un arrecife frente a la isla de Giglio, en Toscana, lo que requirió la evacuación de 4.231 personas.

Utilizando el naufragio real, con su imponente presencia y abrumadora masa sumergida como punto de partida, los arquitectos se enfrentaron al reto de ofrecer nuevas visiones para el futuro.

A través de distintos conceptos de diseño, diversos puntos de vista culturales han sido representados en los proyectos. El jurado seleccionó como ganadores aquellos que han respondido a las cuestiones planteadas, entretejiendo enfoques visionarios con soluciones prácticas y reales.

Dos categorías fueron identificadas como directrices para la selección de los ganadores. En la primera, el naufragio se conserva en su totalidad en el lugar del accidente, fijando la imagen del trauma. Así, se convierte en un recipiente, un territorio fértil para su reutilización. En la segunda, se manipula a través de complejas operaciones de corte, la eliminación y el compromiso de obtener nuevas relaciones entre los fragmentos restantes y la Isla. El recuerdo del accidente se despierta a través de un sutil desarrollo de significados y objetos en el sitio.

Alexander Laing y Francesco Matteo Belfiore, de Londres, ganadores del primer premio, proponen la transformación de los restos mediante la exploración de la dicotomía entre la extracción y el almacenamiento. La operación consiste en el seccionamiento del naufragio a lo largo de la línea de agua, manteniendo la parte sumergida y la eliminación de la parte que ha surgido. El fragmento inmerso se convierte en un contenedor para nuevas actividades, lo que permite el cruce de caminos entre el buque, los tanques de agua y las superficies plantadas. Este nuevo lugar de memoria está conectado a la Isla a través de dos rutas suspendidas en el agua.

El segundo premio de Vulmaro Zoffi, de Milán, utiliza la herramienta de corte para eliminar la parte de la nave que emerge, así como la práctica de desmontaje para generar nuevas superficies de arrecife artificial en contacto con el fondo marino. La eliminación de los planos verticales del naufragio reconfiguran la parte del barco sumergido en una secuencia de hojas de metal, lo que permite la colonización de especies marinas. Con los ciclos de las mareas las líneas de metal emergen en la superficie, recordando la forma antigua del Costa Concordia, al mismo tiempo que se refuerza a través de la presencia de aves e insectos, reunidos en una nebulosa para recordar el trágico suceso.

Museo de la madera, metálico

El estudio de Pekín MAD Architects, dirigido por Ma Yansong, ha terminado en Harbín, al noreste de China, el Museo de Escultura de Madera, un sinuoso edificio cubierto con una piel de placas de acero pulido, cuya estructura está inspirada en las retorcidas ramas de los árboles. Con 200 metros de longitud y 21 de altura, y una superficie construida de 13.000 metros cuadrados, el nuevo museo albergará obras de pintores y escultores locales.

Mostrándose de manera notoria en medio de un área metropolitana próspera de Harbín, el Museo parece posarse como una rara anomalía urbana, al dar la sensación de estar fuera de lugar, rodeado por la edificación de un barrio de “estilo chino” densamente poblado con complejos residenciales. El museo incorpora algunos de los ideales conceptuales y formales que definen el trabajo de MAD, realizando una clara metáfora expresiva y abstracta de la naturaleza de la madera como contrapuesto al contexto urbano circundante. El proyecto pretende diluir los límites entre lo sólido y lo líquido, haciendo referencia al paisaje natural de la zona.

Sin llegar al titanio que forma la piel del museo Guggenheim de Bilbao, la cubrición se realiza con placas de acero pulido, lo que refleja el entorno y la luz cambiante. La opacidad de las paredes sin aberturas garantiza una mínima pérdida de calor, mientras que el movimiento del volumen y su torsión señala los puntos por donde surgen los tragaluces emergentes que sirven mediante la inserción de la luz natural para dividir las diferentes zonas que albergan una colección de esculturas de madera locales, así como pinturas que representan el hielo y la nieve del paisaje regional.

El último sueño de Steve Jobs dobla su valor

La última aparición pública de Steve Jobs (1955-2011) –el fundador de la firma informática Apple– no fue para presentar un aparato sino para crear una ciudad. Cuatro meses antes de morir, tuvo fuerzas para ir hasta el Ayuntamiento de Cupertino y presentar, delgado y demacrado pero con la misma convicción de siempre, “el mejor edificio de oficinas del mundo, que visitarán los estudiantes de arquitectura”.

Los dibujos rompían con todo lo visto hasta entonces en Silicon Valley, plagado de edificios anodinos. Su proyecto es una especie de nave espacial, con capacidad para albergar a 12.000 personas. Una maravilla encargada al arquitecto Norman Foster.

Pero desde aquel junio de 2011 a hoy, el presupuesto de la obra se ha duplicado y de los iniciales 2.073 millones de euros a pasado a 3.840. Según fuentes del proyecto, Apple anunció que se aplazaba a 2016 la mudanza de los empleados y será en junio cuando se empiecen a derribar los 26 edificios sobre los que se levantará la nave.

“Steve puso mucho amor y atención a este proyecto antes de morir. Queremos hacerlo bien”, mencionaron desde la firma informática.

El complejo Apple –se mantendrá la sede actual– fue soñado por Jobs buscando la perfección del diseño sobre la comodidad. “La estética parece triunfar sobre la productividad”, señala Scott Wyatt, de la firma NBBJ. “En vez de un gran lugar para trabajar, se parece más a un objeto, al igual que el iPhone es un objeto”.

Con cuatro pisos de altura y 252.000 metros cuadrados de superficie, el comedor principal tendría espacio para 3.000 comensales. Se plantarán 15 hectáreas de pastizales autóctonos y 309 especies diferentes de árboles, entre ellos 6.000 nuevos y un millar ya existentes, desenterrados, almacenados durante la construcción y trasplantados posteriormente.

Jobs quería que su sede fuera un modelo de sostenibilidad. El objetivo era generar toda la electricidad que consumiera y que todo el lugar se pareciera menos a un complejo de oficinas y más a un refugio de la naturaleza. Para lograr sus objetivos, el techo de se vestirá con 700.000 metros cuadrados de paneles solares, suficientes para abastecer a 4.000 hogares.

Al igual que con los productos de Apple, Jobs no quería rozar sus manos con costuras y desniveles. Cada plancha del techo, pared o piso ha de ser pulida para alcanzar una suavidad sobrenatural. Toda la madera interior debe provenir de una especie de arce, con planchas sacadas del centro de sus corazones. Mientras que la construcción en bruto se erigirá en el lugar, el cristal abombado que forma las paredes exteriores lo fabricará la firma Seele GmbH en Alemania. “Son como seis kilómetros de cristal”, se ha indicado. El fundador de Apple, incluso, quería que se puliera el cemento de los techos para eliminar los surcos o sobresalientes antiestéticos que a veces dejan los andamios.

eVolo 2013. Skycraper Competition

Organizado el año 2006 por la revista eVolo, el Skyscraper Competition reconoce ideas sobresalientes para la vida en vertical. Después de revisar más de 600 proyectos de 83 países diferentes, los ganadores del Concurso de Rascacielos eVolo 2013 acaban de ser anunciados.

El primer lugar fue otorgado a Derek Pirozzi de Estados Unidos, el segundo fue para Darío Maïkoff y Elodie Godo, de Francia y el tercero fue concedido a Ting Xu y Yiming Chen, de China.

Durante las últimas décadas de calentamiento global, los casquetes polares han experimentado un aumento severo en la temperatura haciendo que las capas comiencen a adelgazar, fracturándose y fundiéndose en el océano. La reconstrucción de las capas del Ártico es el objetivo principal de este concurso.

The Polar Umbrella es una super-estructura flotante que se convierte en una declaración para la prevención del agotamiento de la región ártica. A través de sus instalaciones de desalinización, este rascacielos ártico se convierte en una metrópolis flotante equipado con la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), laboratorios de investigación, estaciones de energía renovable, viviendas-dormitorio, lugares de interés turístico ecológico y hábitats ecológicos para la fauna. Una serie de estas estructuras estarían ubicadas en las zonas más afectadas. El agua salada se utiliza para producir una fuente renovable de energía a través de una instalación de energía osmótica alojada dentro del núcleo del edificio. Además, un voladizo inmenso en la estructura permite la reducción de la ganancia de calor en la superficie del ártico, mientras que recolecta de energía solar. Por último, el Polar Umbrella también regenera las capas de hielo que utilizan cámaras de cosecha que congelan el agua del océano.

Una pileta natural

Herzog y De Meuron, los prestigiosos arquitectos suizos, han puesto en marcha finalmente su particular propuesta para una piscina.

La misma se ubica en la región suiza de Riehen y había tenido hasta el momento muchos intentos por ser realizada. El concepto consiste en la idea de reformular una masa de agua de manera no convencional, integrada a la naturaleza, y con un sistema de purificación llevado a cabo por técnicas de última tecnología. El agua se hace pasar a través de una capa de tierra sembrada con plantas acuáticas que sirven para absorber microorganismos. Esta vegetación es utilizada también para realzar estéticamente el paisaje. Así, se retienen las partículas, la grasa y el pelo. Luego el agua pasa a través de la calle de la zona de regeneración, donde las plantas como los nenúfares y lirios trabajan con sedimentos acuáticos de filtrar y absorber las bacterias y otros compuestos. El sistema produce agua limpia que se bombea de nuevo en las piscinas. La piscina y su sistema de regeneración permitirán a 2000 personas disfrutar de la piscina natural en un día determinado.

Naturbad Riehen incluirá una piscina, una zona de buceo, zona de baño recreativo y piscina para niños. Los alrededores ofrecerán plazas para familias para jugar y hacer picnic.

Ghery construye en la nube

Frank Gehry odia el papel. No el papel en general, solamente el uso que se le da en la arquitectura. Su empresa, Gehry Technologies, ha dedicado las últimas décadas al desarrollo de un sistema digital para compartir y trabajar en los planos arquitectónicos y modelos, y ahora está tratando de compartirlo con otros arquitectos con la ayuda del servicio de colaboración en línea Box.

“Mi sueño es hacer edificios sin papel. Y se puede lograr”, dice Gehry. “Descubrí que, usando la computadora teníamos más información, control del proceso y nos permite proteger al propietario de una gran cantidad de desperdicio en el proceso”.

La empresa de Gehry construyó su propia herramienta digital, “Digital Project”, capaz de modelar las formas intrincadas por las que es reconocido el arquitecto. Pero “GTeam” también puede incorporar archivos desde Rhino hasta Autocad, y algunos otros arquitectos -Gehry menciona a sus amigos Zaha Hadid y David Childs- ya lo están utilizando.

Gehry y su equipo probaron y mejoraron GTeam durante la construcción de “New York”, un edificio de apartamentos terminado en 2011. No fueron capaces de construirlo completamente sin papel, pero al compartir los planos digitales lograron tener más comunicación con los ingenieros, evitando que los sistemas chocaran cuando, por ejemplo, una viga estructural ocupa el mismo lugar que una tubería. De esta manera, dice Gehry, que fueron capaces de reducir dramáticamente el número de órdenes de cambio (que pueden ascender al 15% del costo de construcción), debido a que alteraciones en el proyecto pueden acumular cientos o miles de órdenes.

El reencuentro de dos artistas (una historia de amor)

Marina Abramovic, nacida en Belgrado, Yugoslavia, en 1946, es una artista serbia de performance que empezó su carrera a comienzos de los años ‘70. Descrita por sí misma como la “Abuela del arte de la performance”, su trabajo explora la relación entre el artista y la audiencia, los límites del cuerpo, y las posibilidades de la mente.

Luego de mudarse a Ámsterdam, Abramovic conoció al artista de performance germano Uwe Laysiepen, conocido como Ulay.

Cuando Abramovic y Ulay comenzaron su colaboración, los conceptos que exploraron fueron el ego y la identidad artística. Ese fue el comienzo de una década de trabajo colaborativo. Ambos artistas decidieron formar un colectivo al que llamaron The Other. Se vistieron y se comportaron como gemelos y crearon una relación de completa confianza. Idearon una serie de trabajos en que sus cuerpos creaban espacios adicionales para la interacción con la audiencia. En Relation in Space corrían alrededor de la sala, mezclando las energías masculinas y femeninas en un tercer componente al que llamaron “that self” (eso mismo).

En 1988, luego de varios años de relación, Abramovic y Ulay decidieron hacer un viaje que daría fin a su relación artística y amorosa. Ambos caminaron por la Gran Muralla China, comenzando cada uno por los extremos opuestos y encontrándose en el centro. Abramovic concibió esta caminata en un sueño y le proporcionó lo que para ella era un fin apropiado y romántico a una relación llena de misticismo, energía y atracción.

Hace pocas semanas, la mujer expuso en el MoMA “The Artist is Present” (el artista está presente), donde cualquier asistente podía sentarse frente a ella durante un minuto, mirándose ambos a los ojos, en silencio. Abramovic cerraba sus ojos apenas se alejaba su visitante y así aguardaba al nuevo. Su sorpresa fue mayor cuando esa persona fue Ulay. Las lágrimas surgieron de los ojos de la mujer y sus manos se posaron sobre las del hombre al que tanto amó mientras los testigos aplaudían a rabiar. La escena puede verse en youtube.

En Hamburgo, un edificio alimentado por algas

Bautizado como BIQ House, el proyecto recientemente inaugurado se compone de una fachada de algas bio-adaptativas, que servirá como banco de pruebas para la producción de energía sostenible para las zonas urbanas a través de edificios autosuficientes. El edificio -desarrollado por la empresa Arup, en conjunto con SSC Strategic Science Consultants y Splitterwerk Architects-, fue inaugurado en el marco de la Exposición Internacional de la Construcción de Hamburgo (IBA).

Arup asegura que los edificios se transformarán en los próximos cincuenta años, en base a nuevas tecnologías de mantenimiento, granjas de altura y pintura fotovoltaica, las cuales ya se encuentran en desarrollo. Arup prevé una tendencia al diseño de edificios que responden y se adaptan a las condiciones que los rodean. “El edificio urbano del futuro fomenta esta cualidad innata, funciona como un organismo vivo, reaccionando al medio ambiente y relacionándose con los usuarios”.

Con 200 metros cuadrados de foto-biorreactores integrados, esta construcción pasiva genera energía de biomasa y calor como fuentes de energía renovables. Al mismo tiempo, integra funcionalidades adicionales como el sombreado dinámico, el aislamiento térmico y la reducción del ruido.

Las microalgas utilizadas en las fachadas se cultivan en biorreactores de vidrio de 2,5 x 0,7 metros. En total han sido instalados 129 de estos aparatos en las fachadas sur-este y sur-oeste del edificio de cuatro pisos. El corazón del sistema es un centro de gestión de energía automatizado, donde se cosecha el calor solar térmico y las algas en un bucle cerrado que se almacena y utiliza para generar agua caliente.

Centre Pompidou Mobile: nómade, flexible y prefabricado

El Ministerio de Cultura Francés inició, en el año 2012, una colaboración con el conocido Centro Pompidou para acercar el arte a nuevas regiones de Francia. El museo “en movimiento” se compone de catorce exposiciones diferentes y ya ha viajado por siete ciudades francesas.

Las tres estructuras flexibles en forma de diamante suman una superficie de 700 metros cuadrados. Debido a sus colores inspirados en un circo, la estructura capta la atención inmediata, mientras que el interior todavía recuerda a un museo clásico, con sus espacios de exposición sobrios y telones de fondo en blanco.

Desde su apertura el museo móvil ha tenido numerosos visitantes y solicitudes de varias otras ciudades que no tienen su propio museo.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores