El sitio de la construcción del sur argentino

Mayo 2013 - Año XXIII
Pisos y Revestimientos

Vistiendo pisos, Distintas opciones a tener en cuenta

Lo más importante en la arquitectura hoy es el diseño, la decoración y la implementación de nuevos materiales que se fueron desarrollando durante los últimos años del siglo XX y principios del XXI. El avance en los tipos de revestimientos para todo el hogar han hecho que la construcción sea más fácil. Si nos referimos a los pisos, podemos encontrar una muy amplia variedad debido a los materiales, texturas y diseños, haciendo que su elección deba ser analizada con el mayor detenimiento. En este artículo ofrecemos información sobre las diferentes clases de pisos, sus características, aplicaciones, consejos y su relación con otros elementos de decoración y la arquitectura.

Como elegir pisos

Para saber cuál tipo de piso se adapta mejor a nuestra necesidades, es importante, ante todo, preguntarnos para qué y dónde vamos a utilizarlo. Antes que cualquier consideración estética, es fundamental definir usos y cuestiones particulares: que transitado será el piso en cuestión, con cuánta frecuencia se limpiará, qué durabilidad esperamos, cuál es el grado de exposición a agentes externos (humedad, agua, sol), etc.

7 consejos para pisos de madera

Los pisos de madera aportan calidez y calidad a su hogar, pero su cuidado es esencial si queremos que su vida útil sea mucho más extensa. Se mencionan aquí siete consejos que lo ayudaran con esta tarea:

  • 1. Los principales enemigos son la arena y la suciedad: estos elementos actúan como papel de lija, arrasando y desgastando la superficie brillante. Para evitar ésto, use felpudos cerca de las puertas para prevenir la entrada de suciedad.
  • 2. El agua estancada en su superficie puede causar pérdida de color y deterioro. Asegúrese de limpiar las volcaduras de líquido.
  • 3. Levante los muebles al momento de reacomodarlos. Ésto evitará rayones y desgastes.
  • 4. El sol puede dañar a sus pisos si tiene contacto directo con ellos. Protegerlos con cortinas, persianas y tratamientos adecuados ayudará a evitarlo.
  • 5. Limpie sus pisos de madera utilizando una buena escoba, una aspiradora o un trapo mojado.
  • 6. Las mascotas tienen uñas y patas que arrasan con los pisos de madera. Para evitar ésto, mantenga las uñas de los animales acondicionados y coloque diarios y protectores sobre el piso en las zonas en las que ellos se encuentran.
  • 7. Si sus pisos reciben un rayón importante, obtenga un juego para poder rellenar rayones del color indicado en su proveedor habitual. Primero debe lijar y alisar el área afectada, luego debe aplicar solución para obtener el color indicado. Cuando haya secado, ligeramente utilice un poco de papel de lija y luego pula.
  • Por todo ello, para poder optar por una buena opción es importante conocer las ventajas y desventajas que ofrece cada tipo:

    Pisos de madera: aportan calidez al ambiente y ofrecen alta resistencia al paso del tiempo. Utilizando el tratamiento adecuado se pueden colocar en cualquier habitación de la casa, aunque van mejor en lugares que no estén expuestos a la humedad, el agua o la luz solar. La mayor dificultad en la elección de pisos de madera radica en reconocer y elegir la madera apropiada. Si bien la madera tratada es muy resistente, no es recomendable exponerla de manera constante a la humedad y el agua. Además, se requiere de maderas bien estacionadas para garantizar su calidad, datos que muchas veces ignoramos o desconocemos al momento de comprar. Para proteger este material y darle un acabado prolijo hay varias técnicas a utilizar:

  • Pulido. Este trabajo se puede repetir todas las veces que sea necesario, también a través del tiempo, extrayendo anteriores capas de plastificado o cera. Esta opción, propia de los pisos de madera macizos, garantiza un suelo resistente y duradero al paso del tiempo, siempre apto para poner a nuevo en cualquier momento.
  • Plastificado. Se plastifica con una capa de barniz al aceite que cubre el piso, protegiéndolo y facilitando su limpieza. Hay distintas clases de acabados: mate, semi-mate o brillante. El plastificado logra una terminación que lo protege de las manchas y el desgaste, haciéndolo más duradero y fácil de limpiar.
  • Hidrolaqueado. Se le otorga una terminación de base acuosa que no tiene olores fuertes. El piso puede ser utilizado unas 3 o 4 horas después de colocado el producto. Su vida útil es menor que la del barniz poliuretánico, pero su efecto es el de la madera natural.
  • Natural. Se lo deja únicamente con el pulido, pudiendo encerarlo para una mejor terminación. Si bien es una interesante opción estética, no debemos olvidar que requiere un permanente encerado y que su resistencia a las manchas y el agua es prácticamente nula.
  • Alfombras: ofrecen calidez y confort. Aportan valor estético a la decoración y poseen propiedades de aislamiento térmico (aislan del frío) y acústico (absorben el sonido y contribuyen al silencio). Además, son fáciles de colocar sobre otros pisos sin tener que hacer obras. Una desventaja es que acumulan polvo y suciedad si no se las trata o limpia adecuadamente. Requieren de mucho mantenimiento y limpieza. Existen en el mercado una amplia variedad de alfombras, con diferentes texturas, fibras, estilos, colores y tamaños. Mencionamos algunas de ellas: moquette; alfombra perimetral, que se coloca de pared a pared, cubriendo toda la superficie de la habitación; el piso propiamente de alfombra, que se remata con un pequeño zócalo en alfombra o también en madera; modulares (se trata de módulos pequeños de alfombra con base de caucho, colocados generando la apariencia de una moquette, pero en menor tiempo y esfuerzo. Algunas traen una capa de PVC autoadhesivo que hace más fácil su colocación) y carpetas (son las clásicas alfombras apoyadas al suelo, limitando zonas o generando espacios en cualquier habitación y sobre cualquier otra clase de piso).

    Cerámicos y Porcelanatos: El cerámico es, básicamente, una pieza conformada de una mezcla en arcilla y agua, sometida a cocción y de terminación porosa. Algunas poseen una capa de esmalte, otorgándole una terminación lisa y suave al tacto, además de mayor resistencia a los golpes y las manchas. El porcelanato, en cambio, consiste en una masa uniforme a la que se le adhiere color y se la puede confeccionar en distintas terminaciones: lisa, rugosa o con textura. Las cerámicas y porcelanatos que se utilizan en el piso son más pesados y duraderos que las que se utilizan en las paredes y otras superficies, pues deben soportar el impacto de las pisadas y el peso de los muebles. Pese a su gran resistencia, sufren el desgaste y pierden el color en lugares muy transitados. También se pueden marcar con golpes fuertes.

    Cemento Alisado: Natural y contemporáneo, el cemento alisado se impone como una de las tendencias fuertes de los últimos tiempos. Por tratarse de un material constructivo en bruto, requiere mayor atención y detalle en la combinación con otros elementos de la decoración. Podría parecer un revestimiento de menor categoría, aunque utilizado en el contexto y el ambiente adecuado se convierte en un excelente fondo para la decoración. El cemento alisado es un hormigón armado de entre 3 y 5 cm de espesor, compuesto por un agregado grueso (blinder o piedra partida), un agregado fino (arena especial) y el ligante (cemento puro). Para evitar el quiebre deben utilizarse pequeños paños (generalmente no mayor a 5 metros cuadrados, aunque este límite varía según el profesional; basta con saber que cuanto más reducido es el paño, mejor el resultado), separados por juntas de dilatación, principalmente en pisos de cemento alisado al aire libre, ya que están expuestos a constantes cambios de temperatura.

    Piedra: es el material más duradero y que mejor resiste el desgaste, las agresiones y el uso constante. Sin embargo, debe utilizarse con cuidado y sin abusar de él, pues otorga una sensación fría al ambiente.

    Los materiales más rústicos son los más adecuados para exteriores: patios, jardines y terrazas. Para balcones y terrazas las piedras deben ser livianas y permeables. Las opciones más sofisticadas van mejor en baños y cocinas. Ninguna piedra necesita ser curada, pero sí sellada. Lo correcto es aplicar un producto con siliconas que no modifique su color ni textura pero que proteja las manchas. También se le puede sumar un tratamiento llamado termovitrificación, que le otorga un acabado mate o brillante similar al que se le realiza a la madera. Tenga en cuenta que las piedras van mejor a la decoración con un acabado más natural. Existen en el mercado una gran variedad de tipos de piedras; aquí enumeramos algunas:

  • Mármol. Es una piedra resistente, impermeable y de fácil limpieza. Por su particular diseño de vetas y su costo elevado, se lo relaciona con la elegancia y la sofisticación.
  • Travertino. Una variedad de mármol de tonalidad beige pero más rústico y poroso, aunque se pueden conseguir algunos travertinos con un tratamiento especial de pulido empastinado.
  • Terracota. Es la tradicional baldosa color ladrillo. Además de las variedades naturales las hay con tratamiento a fuego para resistir las manchas y también esmaltadas.
  • Laja. Es la opción más económica entre las piedras. Se consigue en varios colores y en distintos cortes -irregulares o con formas-, con superficie regular o irregular.
  • Adoquín. Esta piedra es la que se utiliza por su gran dureza para empedrar calles. Proviene de la lava volcánica solidificada.
  • Granito. Es impermeable y altamente resistente. El granito está conformado por una capa de polvos de mármoles y granos pétreos de distintos colores y tamaños, que le dan a la superficie una apariencia característica.
  • - Calcáreos. Son las tradicionales baldosas con dibujos que se encuentra en las casas antiguas. Se componen de cemento común o blanco, polvos de mármoles o arenas finas, y colorantes.
  • Pisos Flotantes: son aquellos que se colocan sin clavar, sin atornillar y sin pegar al suelo, sino que se apoyan sobre cualquier superficie lisa, firme y seca por medio de un encastre entre tablas, previa colocación de una manta de polietileno de 2 mm de espesor. Tienen un espesor de entre 8 y 15 milímetros, lo que los convierte en la mejor opción si se quiere renovar el piso sin levantar el revestimiento actual. Los pisos flotantes vienen en diferentes grados de dureza y resistencia a la abrasión. Se venden en una enorme variedad de colores, vetas e imitaciones de madera. Son resistentes al desgaste, las manchas, los rasguños y las quemaduras. Toleran muy bien los golpes, patas de sillas o ruedas. Conviven sin problema con la calefacción por piso o losa radiante y no se decoloran con la luz del sol. Otra característica fundamental del piso flotante es que se trata de un producto ecológico hecho de materiales naturales renovables. Los pisos flotantes de PVC son ideales para alto tránsito por su gran resistencia al desgaste, bajo peso por metro cuadrado, instalación rápida, silenciosa, limpia y no contaminante, junto a su economía de mantenimiento. Los pisos de PVC son fáciles de instalar. Tienen un espesor de 2, 3 y 4 mm, son encastrables, lo que evita el uso de pegamentos. La mayoría de estos pisos son para uso institucional, por lo que fueron concebidos para soportar grandes cantidades de personas caminando sobre ellos, como es el caso de hospitales, colegios, oficinas, locales comerciales y cualquier edificación que así lo requiera. Generalmente, para uso comercial tienen una vida útil de 5 años y para uso redidencial de 10 años.

    Pisos de ladrillos: El ladrillo de pared es una buena opción decorativa para utilizar en pisos con una resistencia media. Se coloca sobre una carpeta y permite numerosas combinaciones y diseños. Es un material económico y va muy bien en pisos exteriores, terrazas y jardines, preferentemente tratado con un líquido impermeabilizante para evitar su desgaste. Los pisos de ladrillos son una excelente elección para exteriores y ambientes con estilo rústico y natural. Se combinan fácilmente con madera, cemento alisado y piedras rústicas. Se puede dejar al natural y disfrutar del desgaste propio que se produce con el tiempo.

    Pisos de goma: Los pisos de goma son prácticos y económicos. Vienen en forma de baldosas o en rollos con un espesor no mayor a 4 mm. Se colocan pegados al contrapiso o sobre un piso existente con cemento de doble contacto específico para este material. Son ideales para zonas muy transitadas, áreas de trabajo, oficinas, locales comerciales o lugares en contacto permanente con chicos.


    Teniendo un conocimiento más especifico de las ventajas y desventajas que ofrece cada tipo de piso, la elección se hace más amena y acertada. La consulta con un especialista puede ayudar a aclarar aun más las dudas y contar con los datos de uso adecuados harán que los pisos sean duraderos, útiles y con buen diseño.

    Consejos Útiles:
    Reemplazando la típica cera

    Los pisos de madera realzan cualquier espacio interior gracias a su aspecto brillante y natural. Sin embargo, todos los pisos de madera se ensucian y, con el tiempo, pierden su brillo.

    La cera, si bien le añade brillo a los pisos de madera, también acumula y forma residuos antiestéticos.

    Afortunadamente, existen productos simples son capaces de generar el brillo de la madera sin la necesidad de usar cera.

    Forma de aplicación:

    1. Mueva todos los muebles del piso de madera, si es posible. De lo contrario, acomode los muebles contra las paredes.

    2. Elimine las partículas abrasivas de la madera usando un trapeador, deslizándolo suavemente sobre todo el piso.

    3. Prepare una solución de limpieza profunda para fregar que consiste en dos gotas de detergente líquido disuelto en 4 litros de agua tibia. Mezcle la solución dentro de un balde.

    4. Aplique la solución a la madera usando un trapeador. Exprima el trapeador a fondo antes de deslizarlo suavemente sobre el suelo.

    5. Seque la superficie de madera con toallas suaves y absorbentes para remover la solución. El enjuague la madera es realmente innecesario, ya que la humedad adicional puede dañar la superficie.

    6. Examine la madera en busca de brillo. Si la limpieza de la madera no la ha dejado lo suficientemente brillante, mezcle 1 taza de aceite vegetal y 1 taza de vinagre en un recipiente.

    7. Frote una capa delgada de la cera casera de manera uniforme sobre la madera con un paño limpio. Frote la madera para darle brillo.

    Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores