El sitio de la construcción del sur argentino

Enero 2012 - Año XXII
Editorial

Gobernar con “sintonía fina”

Tras los resultados producidos en las últimas elecciones, que le otorgaron a la administración de Cristina Kirchner un respaldo espectacular, se efectuaron los primeros ajustes a una economía que, si bien no se ha visto afectada tan profundamente como la de muchos países europeos, se prepara para afrontar distintos frentes de tormenta, a saber:

  • inflación con niveles preocupadamente elevados,
  • tensiones internas producidas por paritarias de distintos gremios,
  • déficit energético.

Es probable que la readecuación de los ingresos de los trabajadores se encare en forma similar a lo acontecido durante los últimos tiempos; esto es, un gremio de “peso” discute un aumento de sueldos “testigo” para el próximo año, se lo negocia por un porcentaje algo menor al solicitado, y el resto de los gremios se aviene a acordar incrementos similares. Como ha venido aconteciendo, seguramente estos aumentos se desdoblarán en varias etapas, siendo el número acordado más un efecto mediático que efectivo, ya que gran parte de las adecuaciones salariales se licúan a lo largo del año por la inflación. Como condición extra a lo ya descrito, algunas fuentes gubernamentales han manifestado que durante el próximo año estas discusiones deberán desarrollarse con un “techo” en los porcentajes de aumentos solicitados, algo que no ocurría anteriormente. Ésto ha producido un cierto distanciamiento entre el gobierno y el sector gremial que lo ha apoyado en los últimos tiempos -camioneros-, situación que aún perdura por estos días.

Al tercer punto mencionado como frente de tormenta -déficit energético- se lo ha encarado quitando los subsidios a los servicios a empresas y usuarios que, a primera vista, no lo necesitaban, sea porque estas empresas tenían ganancias extraordinarias o porque los usuarios vivían en zonas de alto poder adquisitivo. Si bien más tarde se amplió esta quita a toda la población, debiendo el usuario demostrar ante el estado que realmente necesita que se lo subsidie, aún no se tiene certeza de cómo afectará concretamente esta medida. Algunos opinan que probablemente contribuya a un enfriamiento de la economía interna del país.

Otra resolución adoptada, de carácter tributario y que buscó evitar una corrida cambiaria, es la necesidad de demostrar ante el estado -aquellos que desean comprar divisas extranjeras- que cuentan con ingresos genuinos para hacerlo, que están debidamente declarados y que tributan por ellos como corresponde.

Justo es reconocerlo que esta acción, más allá de las adhesiones o rechazos que ha provocado, resultó ser eficaz y desanimó a muchos que buscaban pasar sus ahorros de pesos a dólares, contribuyendo con ello a generar una sensación de “inseguridad económica”. Lo cierto es que el gobierno ha actuado en el momento oportuno, con el respaldo contundente que le ha dado la población con su voto, reaccionando rápidamente ante lo que podría haber producido momentos de incertidumbre económica.

Ahora viene la etapa más dura, denominada por la propia presidenta como de “sintonía fina”, que no es más que ocuparse de la inversión, cuestiones salariales, inflación y subsidios, para que nuestro país continue por la senda del crecimiento como lo ha venido haciendo anteriormente.

A pocos días de la finalización del año 2011 y en vísperas de las fiestas navideñas, deseamos que los pasos que se den desde el gobierno sean los adecuados, por el bien de todos los habitantes de nuestro país. Aprovechamos la oportunidad para agradecer a todos los que nos han acompañado un año más en nuestro emprendimiento -anunciantes, lectores y colaboradores-, que nuevamente han renovado su confianza en nuestra propuesta y que nos obligan, con su apoyo, a continuar por esta senda que iniciamos hace ya más de 21 años.

Un muy feliz año 2012 para todos.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores