El sitio de la construcción del sur argentino

Junio 2011 - Año XXI
Noticias y Novedades

Baños públicos en ruta: sustentables, cálidos e higiénicos

No es la primera vez que se escucha hablar de la revalorización del cuarto de baño, espacio que durante muchos años se mantuvo oculto, descuidado y relegado, desprovisto de comodidad y funcionalidad. El primer avance en la transformación de estos espacios dio comienzo hace 35 años, cuando arquitectos, diseñadores y empresas dieron el puntapié inicial a baños más confortables. En 2011, Duravit Latinoamérica, Ideal Sanitarios e Inelec Sistemas de Higiene, propusieron dar un nuevo paso, apuntando a generar un nuevo concepto de baños públicos en nuestro país.

Estas empresas invitan al primer Concurso Nacional de Anteproyectos para Baños Públicos a ubicar en rutas, los cuales se pretende sean higiénicos, cálidos y sustentables.

Este concurso, regido por normas de sustentabilidad e higiene, pretende sentar las bases de innovación revalorizando este lugar de primera necesidad como una propuesta de bienestar y en convivencia con el medio ambiente.

Arquitectos matriculados en Colegios o Consejos Profesionales de su jurisdicción, en alguna entidad adherida a la FADEA y diseñadores asociados a arquitectos que cumplan con este requisito, serán convocados a proponer una solución a aplicarse en rutas de nuestro país.

El concurso es organizado por la Sociedad Central de Arquitectos y auspiciado por Argentina Green Building Council, Federación Argentina de Entidades de Arquitectos, Universidad de Palermo, Cámara de Industria y Comercio Argentino Alemana y Eco Industria. Aquí las bases.

Casas de cartón para la emergencia

Apenas ocurrido el terremoto que devastó a Japón, las autoridades solicitaron donaciones buscando concretar un conjunto de refugios diseñados por el arquitecto Shigeru Ban para dar protección a los afectados por este desastre. La respuesta fue inmediata y los sitios elegidos para refugiar a miles de familias afectadas permitió el armado de obras resueltas con caños de cartón y cerramiento de tela, simples de montar y de nulo mantenimiento. Los tubos son de tres medidas diferentes, de acuerdo a la función que cumplen en el armado, otros menores para empalmes y cintas para sellar las uniones.

Hojas de lona atadas al marco y ligadas con pernos de seguridad proporcionan un cierre que garantiza intimidad a los grupos familiares. Aunque son ajustables, cada unidad cubre fácilmente el área asignada a una familia. Las piezas son fácilmente transportables, y de gran simplicidad y rapidez en su montaje.

Shigeru es conocido por usar papel reciclado para construir viviendas, por considerarlo un material liviano, reciclable y económico, que no requiere mano de obra especializada, es rápido y no contaminante.

Este material se adapta a distintos climas y es fácil de reciclar. Además, existe en todo el mundo y puede ser prensado por empresas cercanas al lugar de las catástrofes.

Buenos Aires tras las rejas

No todas las plazas de Buenos Aires son iguales: algunas tienen muchos árboles y caminos, otras juegos para niños, lagunas, botecitos para alquilar y están aquellas con fuentes, flores y mucha vegetación. Hay plazas de escala barrial o metropolitana. En algunas se organizan festivales, espectáculos callejeros, muestras de arte, ferias y hasta clases de yoga.

En 1997, luego del robo de una estatua de uno de estos paseos, las plazas y monumentos públicos de Buenos Aires empezaron a ser enrejados para protegerlos del vandalismo. Ése mismo año, el gobierno porteño licitó el enrejado para 120 lugares, fuentes, esculturas, monumentos y plazoletas. Desde entonces nada es lo mismo en estos espacios.

La reja busca proteger el espacio público de sus propios usuarios, que al no cuidarlo y valorarlo, pierde su razón de ser esencial: un espacio público y para todos.

La popular Plaza Italia es uno de los sitios más afectados por esta medida, al ser uno de los centros más importantes de la ciudad. A la Plaza Alemania -diseño original del paisajista Carlos Thays-, se le colocó una reja perimetral cerrando sus accesos a los caminos internos, razón por la cual hoy casi nadie camina por ella.

Por ahora no ha habido ideas superadoras a esta decisión de colocar rejas ni se ha advertido una mejora en el comportamiento de quienes dañan estos sitios. Las rejas, a pesar de las quejas y críticas de muchos, parecieran ser la única salida para cuidar estos espacios de las personas para quienes justamente fueron concebidos.

En Río de Janeiro, Calatrava presenta su “Museo del Mañana”

“Será el proyecto museístico más importante de mi carrera”. Esa definición, dada por el arquitecto español Santiago Calatrava, no hace sino aumentar la atención por su proyecto en la ciudad brasileña de Río de Janeiro. La futura ciudad olímpica renovará su degradada zona portuaria mediante el bautizado “Museo del Mañana”, un edificio “verde” sobre la bahía de Guanabara.

Con una inversión de 74 millones de dólares, la obra forma parte del proyecto Puerto Maravilla para recuperar una región de 20.000 habitantes. “Nuestro objetivo es reconquistar territorios urbanos y devolverlos a la vida carioca”, señaló el secretario general de la Fundación encargada de la obra, Roberto Marinho, cuya inauguración está prevista para 2012.

El proyecto reflejará las impresiones captadas por el arquitecto en sus viajes a Río de Janeiro, inspirado en la vegetación tropical que se extiende a lo largo y ancho de la ciudad. Sobre una superficie de 12.500 metros cuadrados en el muelle de Mauá, el edificio se dividirá en dos alturas. El primer piso albergará las salas de investigación y muestras temporales, un auditorio, una tienda y un restaurante. Dos grandes rampas llevarán hasta la segunda planta, donde residirán las exposiciones permanentes y un mirador hacia la bahía.

“La nave central será como la de una catedral, sin pilares”, explicó el arquitecto, tras presentar la maqueta de “un proyecto futurista que rescata el espíritu carioca”.

El autor concede importancia al exterior, porque el museo, en línea con su mensaje ecológico, estará recubierto de grandes estructuras dinámicas que “se moverán para dar sombra y captar la energía solar mediante placas fotovoltaicas.” Su diseño es orgánico, metálico y blanco y será otra marca de Calatrava en el mundo.

Ágora, la arquitectura y el séptimo arte

Siempre resulta atractivo ver cómo el cine recrea ciudades, tanto del pasado, como del presente o el futuro. La película Ágora es un ejemplo de las maravillas que pueden hacerse a partir de la tecnología actual. La cinta muestra la realidad arquitectónica de la Roma en el siglo IV, ciudad considerada capital del mundo, que llegó a tener un millón de habitantes. Con impresionantes tomas aéreas se aprecia a la ciudad de Alejandría, en Egipto, con su particular faro y su mítica Biblioteca, la más grande del mundo en su época. Ambas ciudades fueron saqueadas y destruidas en varias ocasiones, casi borradas de la faz de la tierra y renacidas de sus propias ruinas.

Ágora fue filmada en España, dirigida por Alejandro Amenábar, y muestra a Egipto bajo el Imperio Romano, cuando violentas revueltas religiosas en Alejandría alcanzaron a su legendaria Biblioteca. Atrapada tras sus muros, la astrónoma Hipatia lucha por salvar esa base de la sabiduría del Mundo Antiguo con la ayuda de sus discípulos. Para los amantes de la historia, la arquitectura da un marco de esplendor a toda esta historia.

Chubut, con el color de la naturaleza

El Centro de Interpretación Tombo se terminó de construir recientemente, en el Área Protegida de Punta Tombo, en Chubut, donde se encuentra la reserva de pingüinos de Magallanes más importante del mundo. Con el desafío de integrar el edificio con el paisaje natural y recrear el hábitat de estas aves, fue convocada la empresa Molinos Tarquini, la cual logró desarrollar un revestimiento a base de cal y de bajo impacto ambiental, con el mismo color del paisaje.

El objetivo principal de la obra fue proteger el ecosistema Punta Tombo y generar un espacio idóneo para la investigación de la especie en su interacción con el entorno natural.

Este Centro posee 6.000 metros cuadrados de superficie, de los cuales 3.000 están destinados a salas temáticas, laboratorios, confitería e instalaciones para recibir turistas e investigadores. Los restantes se distribuyen entre el Domo de los Vientos, un corredor donde puede oírse el silencio o el viento, en sus distintos soplidos. El Centro permitirá que Punta Tombo esté abierta todo el año para que los visitantes conozcan la vida de los pingüinos en su hábitat natural.

El desafío principal fue lograr un edificio armónico con el paisaje y su topografía, brindando puntos panorámicos estratégicos, capitalizando sus 52 metros sobre el nivel del mar. Otro desafío era que la obra debía integrarse al hábitat de los pingüinos, incluyendo materiales de bajo impacto ambiental.

Guillermo Tarquini, gerente de la firma, destacó que para lograr productos no contaminantes resultó ideal el revestimiento punzonado a base de cal, con una tonalidad que se integra con el espacio natural, creándose en el lugar un laboratorio donde se tomaron muestras de arena y piedras para generar un color patagónico en concordancia con el paisaje. Además de las envolventes, se aplicaron todos los interiores con este criterio, incluyendo los pisos calcáreos.

Diseño subterráneo

Karim Rashid es un diseñador contemporáneo, nacido en 1960 en El Cairo, Egipto. Se trasladó luego a Canadá para estudiar Diseño Industrial y continuó con su formación en Nápoles y en Milán, en Italia. Cuenta con más de tres mil diseños en productos, 300 premios y ha trabajado en más de 35 países.

Sus diseños sorprendentes, extravagantes, con mucha imaginación y colores llamativos son creaciones cargadas de la fuerza del diseño contemporáneo. Con esa marca ha llegado ahora a la estación del subterráneo de la Universidad de Nápoles, recorrida diariamente por una comunidad multicultural, académica. Entrando en el lugar desde la plaza, el visitante camina por un espacio revestido con azulejos, cada uno resuelto con las tendencias del nuevo siglo. Una vez en el pasillo, lo afecta la naturaleza suave del espacio y una llamativa gama de colores. En las escaleras sus pasos son atraídos por los retratos que ocupan los escalones. Una vez que el viajero llega a la escalera mecánica, el arte digital lo sigue hasta la plataforma, donde los colores y la cartelería le indican su destino. Sin saberlo, cada uno ha recorrido un espacio de arte, viviendo una experiencia única.

Cocoon: pura fibra para el frío

“Cocoon” es el nombre de una de las propuestas presentadas en la segunda edición del concurso “Warming Huts”, realizado en Winnipeg, Canadá, dirigido a arquitectos, artistas y diseñadores. Su objetivo de promover la construcción de cabañas o refugios que consoliden una ruta turística a lo largo del río Assiniboine, en Winnipeg.

El proyecto analizado pertenece a la University of Manitoba Faculty of Architecture Students. Se trata de un pabellón tipo tienda que define un espacio longitudinal, compuesto por una estructura portante de barras de fibras de vidrio, dobladas, atadas con bridas y fijadas a los redondos de acero anclados en el hielo. A esa estructura se suma una envolvente textil, construida con un tejido absorbente tipo polar. Ese recubrimiento se ha regado luego varias veces en su exterior para conseguir adherir el hielo al tejido, dándole una consistencia sólida, translúcida y resistente al viento.

Torre tanque

Hablar de reciclaje implica adecuarse de manera amplia al alcance de esa expresión, cual es darle nuevo destino a espacios pensados con otros usos. Esto incluye edificios completos, reutilizando sus viejas estructuras para transformarlas en innovadores espacios habitables. Esta es una de las posibilidades que exploran muchos despachos de arquitectura.

Zecc Architecture ha abordado este problema. En el más reciente de ellos convirtió una torre de agua del año 1931 ubicada en Soest, Holanda, en un contemporáneo edificio de nueve niveles de altura. El proyecto implicó varios desafíos, sobre todo a la hora de disponer los locales que integran los departamentos. En este sentido, la luz fue el tema principal, pues la torre contaba con unas cuantas ventanas, muy pequeñas. La solución fue hacer una larga incisión a lo largo de los tres primeros niveles de la estructura, para colocar una larga ventana que se integra a la estética de la torre original.

Todas las habitaciones y locales son circulares y su relación está determinada por las escaleras, que llegan hasta una original terraza que permite disfrutar del frondoso paisaje que se encuentra alrededor. De esta manera una estructura utilitaria, limitada en sus posibilidades, fue adecuada para un uso completamente distinto, aprovechando al máximo sus posibilidades.

Home | Costos | Blog | Ediciones Anteriores