TAMBIÉN UN MURAL
No sólo viviendas o pavimentos pierden las ciudades. También existe el arte urbano, una de cuyas expresiones son los murales. En este caso, vecinos del barrio San Telmo hicieron lo posible por evitar la demolición de una vivienda de la avenida Independencia 501, en cuya pared medianera, sobre la esquina, se ubicaba el mural titulado “Carnaval de antaño”, realizado por Grupo Muralista del Oeste, ganadores del concurso convocado por la Subsecretaría de la Juventud de la comuna porteña y auspiciado por la empresa Alba, que donó la pintura empleada.
Realizado en el muro exterior de una casona de planta baja y dos pisos, con una altura de 13 metros y 25 de largo, se ubicaba sobre una de las parcelas remanentes que surgieron después del ensanche de la Av. Independencia. Emilio Reato comentó acerca de la obra: “Se tomó como base fotografías de los antiguos carnavales de Buenos Aires, que se conservan en el Archivo General de la Nación, y temas y personajes tratados por artistas plásticos de relieve como Larrañaga, Molina Campos y Berni (...) La idea fue homenajear esa fiesta movilizadora de la gente que fue el carnaval de otros tiempos, que mezcló todas las clases sociales (...) El despliegue de la obra en una pared del barrio se vincula también con recoger la tradición de negritud de esa zona y el protagonismo que tuvo esa raza casi extinguida en Buenos Aires en las carnestolendas.”
La casona sobre la que descansaba el mural era una típica vivienda representativa del histórico barrio, construida a fines del siglo XIX, que además había sido propiedad del arquitecto Pedro Benoit, autor del diseño urbano de la ciudad de La Plata (1882) y de su catedral. El inmueble estaba protegido, con catalogación que prohibía su demolición. A pesar de ello, bastaron 48 horas para que dos máquinas arrasaran casona, mural y normativa.

ECO-CASA EN MÉXICO
Ubicado en la céntrica colonia Cuahutemoc, México, sobre un lote rectangular, se ubica este edificio de vivienda multifamiliar de 6 pisos y una terraza, verdadero alarde de sustentabilidad doméstica.
El inmueble cuenta con 8 unidades, 3 de ellas en dos niveles y 5 en un solo nivel, configurado con cinco tipologías espaciales, que van de 80 metros cuadrados a los 150, en unidades de 1, 2 ó 3 dormitorios, con dobles alturas y/o terrazas privadas.
Es un volumen rectangular con un patio trasero, donde la iluminación natural y las circulaciones de aire son primordiales para lograr un mayor confort interior.
Lo atractivo de la obra es que en su diseño se implementaron “eco-técnicas”, por caso la captación de agua pluvial, reciclaje y cascadeo de aguas (ahorrando hasta un 60% del consumo normal), conformación de un patio tradicional en la azotea (green roofing) y áreas comunes.
Tensores, jardineras y vegetación componen las fachadas. Los módulos juegan  haciendo un “buffer” vegetal hacia el exterior urbano. Los maceteros cuentan con distintas especies de vegetación de bajo consumo de agua.
La terraza es un espacio común del edificio, tiene gravillas y plantas de bajo mantenimiento, nativas de lugar.


MILSTEIN TENDRÁ SU MEMORIAL EN BAHÍA BLANCA
Cuando el próximo 8 de octubre se cumplan 81 años del nacimiento de César Milstein (1927-2002), su ciudad natal, Bahía Blanca, le rendirá homenaje inaugurando un monumento en su memoria. Así lo hizo saber la municipalidad bahiense, al licitar la construcción de la obra que rendirá debido homenaje a este hombre que obtuvo en 1984 el Premio Nóbel de Fisiología y Medicina por su trabajo en el campo de los anticuerpos monoclonales, desarrollado en la universidad de Cambridge, Inglaterra.
El monumento, diseñado por el arquitecto Horacio Miglierina, jefe del área de espacios verdes de la comuna, consistirá en una obra abstracta que pretende establecer una metáfora que relacione al hombre común con este excepcional científico, estableciendo un vínculo entre el mundo microscópico de Milstein, proyectándolo hacia un macro cosmos, materializado por el mismo cielo que lo vio nacer. La propuesta consiste en la construcción de un aro de hierro, de unos 8 metros de diámetro, sostenido por un conjunto de columnas de distintas alturas, todas ellas fuera de plomo, que creará una especie de telescopio o gran observador del universo. Debajo de esta “instalación en un espacio público”, según la definió el propio Miglierina, se ubicarán tres asientos o poltronas, donde un eventual paseante podrá sentarse o recostarse y “enfocar” el mismo cielo que mirara Milstein durante su niñez y adolescencia. El emplazamiento de la obra será en el cruce de calles Cuyo y Rosario, y estará ubicada de manera que cada 8 de octubre, aniversario del nacimiento del científico, quien vaya al lugar pueda observar en el centro del aro a la Cruz del Sur, conjunto de estrellas emblemáticas de nuestra región.

INSTALACIÓN FLORIDA
Es interesante ver cómo, en algunos lugares del mundo, una intervención menor como puede “sonar” el hecho de proveer de sombra a un patio durante la estación estival, da lugar a la generación de arte a través de nuevas ideas donde las condiciones de sustentabilidad y armonía con el medio ambiente adquieren rasgos tan atractivos como eficientes.
Es el caso, como ya es tradición, de la galería PS1 del MOMA (museo de arte contemporáneo) de Nueva York, institución que cada año invita a arquitectos emergentes a proponer un proyecto de instalación temporal para su patio durante el verano. El concurso ha servido, en anteriores ediciones, para posicionar oficinas como SHoP, nARCHITECTS, Ball-Nogues y Gage Clemenceau, entre otros.
Este año la propuesta ganadora correspondió al Public Farm 1 de la oficina Work AC, liderada por Dan Wood y Amale Andraos. La idea, cuyo objetivo es amenizar el patio durante el verano, consiste en una cubierta verde estructurada a partir de tubos de cartón reciclables. Gracias al diseño de un sistema de irrigación, se cultivaran en ella diversos vegetales que se venderán en una feria instalada debajo de la cubierta, la cual también incluye una piscina, juegos infantiles, instalaciones de audio y una pequeña pileta para armar una playa urbana mientras dura la instalación.
Sobre esa superficie se ubicarán paneles solares, cuya energía se usará para las instalaciones de audio y cargadores de celulares.
El proyecto se encuentra en construcción, previéndose su inauguración para el próximo 20 de junio.

SEMÁFOROS LÁSER
A pesar de los enormes avances que desde la tecnología viene teniendo cada componente del mundo, pareciera que en materia de tránsito urbano las cosas han quedado ancladas en el pasado, al punto que el semáforo, un invento de la década del ‘40, sigue siendo un elemento básico para ordenar los cruces de calle. Por eso llamó la atención esta propuesta de un nuevo prototipo de semáforo que funciona como una verdadera “pared virtual”, ideal para reforzar la seguridad en cruces complicados o de alto riesgo. Diseñado por Hanyoung Lee, se trata de una imagen de cinco metros de alto que adopta diferentes colores y proyecta la imagen difusa de peatones cruzando, producida mediante sistemas láser, haciendo que los autos se detengan y los peatones puedan cruzar con un grado de mayor seguridad. Resulta cuanto menos interesante esta manera casi tridimensional de repensar al sencillo pero útil sistema de tres colores. La idea de generar una cortina roja, que luego pasa al amarillo y al verde, hacer ver esta idea como una genuina representación de lo que el futuro pudiera deparar para mejorar la conflictiva relación que en todas las ciudades del mundo supone la convivencia entre sus propios habitantes según se trasladen en automóvil, bicicleta o transiten a pie.

ESTADIO INTERNACIONAL MONTERREY, MÉXICO
La empresa HOK Sport Architecture presentó el proyecto del Estadio Internacional Monterrey, que se construirá en pleno centro de dicha ciudad.
El estadio se ha convertido en el más ambicioso proyecto de infraestructura deportiva, comercial y cultural de la región, y tendrá capacidad para 75.000 espectadores, ocupando 10 hectáreas de superficie.
Se ha planteado la posibilidad de que su fachada cambie de color según el equipo que juegue. Por ejemplo, se iluminaría de azul cuando jueguen los Rayados, de amarillo cuando jueguen los Tigres y de verde cuando reciba a la Selección Nacional azteca. Esta propuesta es similar a la desarrollada por los arquitectos suizos Herzog & De Meuron en su diseño del Allianz Arena (Munich 2006), que modifica los colores de acuerdo a quien lo utilice.
La inversión se estima en 300 millones de dólares y se prevé que las obras finalicen en 2011. El diseño permite fortalecer la nueva impronta que este tipo de obras establece para una ciudad, convertidos en verdaderas mega esculturas e hitos urbanos.

LIMPIEZA DE VIDRIOS
No resulta un tema menor en estos tiempos, en que de manera mayoritaria los edificios en altura destinados a oficinas u hoteles se resuelven con una envoltura en vidrio, atender la limpieza de sus fachadas, sobre todo teniendo en cuenta las alturas que alcanzan, cada vez con mayor naturalidad, estas torres. Por eso ha sido muy bien recibido el trabajo de la empresa española RatioForem, consistente en un sistema robotizado de limpieza de frentes tipo muro cortina denominado “Tito 500”, el cual podría suponer una revolución en la siempre dificultosa labor de limpieza de grandes superficies vidriadas.
El aparato pesa 200 kg y está construido sobre una estructura de aluminio, funcionando de manera robotizada con una capacidad para limpiar 10.000 metros cuadrados de superficie en una o dos jornadas de trabajo.
El robot se maneja por medio de radio control por un operario a nivel de suelo. El costo de la limpieza se reduce al generado por el operario que dirija el robot, además de eliminar los riesgos laborales de los trabajos en altura.
El sistema ya ha sido probado y su producción está pendiente de la captación de financiación necesaria o de situaciones que compliquen su desarrollo como sería, en estas tierras por lo menos, un piquete de limpiavidrios impidiendo su implementación.
ECODUCTOS: LOS ANIMALES PIDEN CRUCES
El desarrollo económico requiere infraestructura de transporte cuya necesidad es incuestionable pero, por otro lado, dichas obras suelen tener un gran impacto en el medio ambiente, al atravesar zonas vulnerables o de gran valor ecológico.
Con los años se han ido produciendo avances en la prevención de ese efecto, teniendo en cuenta que una ruta, por ejemplo, que irrumpe en medio de un espacio rural, genera una barrera que se hace infranqueable para la fauna del lugar, consecuencia que los ingenieros viales o los arquitectos paisajistas incluyeron en sus memorias de trabajo.
Las vías de transporte, como ejes lineales que son, dan lugar al fenómeno conocido como fragmentación de hábitats, uno de los factores más peligrosos para la conservación de la diversidad biológica. El efecto barrera también favorece situaciones de inseguridad vial, como consecuencia del obligado cruce de animales, cuyos corredores naturales se ven interrumpidos por estas obras.
Para dar respuesta a este fenómeno surgió el ecoducto, que tiene como fin evitar esa fragmentación. La obra hace referencia a unos pasos que proporcionan continuidad vegetal y conexión entre espacios y terrenos, pensados para el paso de los animales. Para su construcción se utilizan las mismas tipologías que en los puentes, siendo habitual construir en forma de diábolo, para facilitar la localización de las entradas por los animales.


TERMINALES DE ÓMNIBUS
Son varias las ciudades del país que están construyendo en los últimos años nuevas terminales de ómnibus. Estos edificios, casi como los “polideportivos”, se han convertido en una especie de necesidad impostergable de centros urbanos que han recurrido hasta la fecha a ocupar viejos edificios pensados para otros fines (algunos de ellos estaciones ferroviarias) que ya no soportan el avance que el transporte de larga distancia ha experimentado en las últimas décadas.
Una de esas obras, pronta a inaugurarse, es la de Santiago del Estero, un atractivo edificio diseñado por el prestigioso estudio porteño de Justo Solsona y adjudicado a la empresa RIVA SA, de amplia experiencia en el rubro.
La obra no estuvo exenta de polémicas, críticas, opiniones cruzadas y opositores. Su emplazamiento obligó, incluso, a construir un viaducto de acceso al lugar. Más allá de su cubierta elipsoidal para un diseño que no admitirá ampliaciones a futuro, una de sus características es que está organizada en dos plantas, llegando los ómnibus a la planta superior. El nivel bajo está destinado a boleterías, sala de espera y locales comerciales. Una escalera mecánica reciclada llevará a los pasajeros a la planta alta, donde se ubica una zona de preembarque completamente vidriada. El nuevo edificio tendrá 14.000 metros cuadrados de superficie cubierta, con un total de 31 dársenas (el triple de la actual terminal santiagueña) y tuvo un costo (valor a enero de 2007) de 54 millones de pesos.

LOS ADOQUINES TAMBIÉN IMPORTAN
La defensa de los bienes patrimoniales viene adquiriendo cada vez más adeptos, sitios web, páginas especiales y asociaciones vecinales, intentando frenar el avance, a esta altura desmedido, de una construcción que arrasa con obras de alto valor patrimonial. Entre esas situaciones resultó singular la defensa iniciada por varios vecinos por el posible levantamiento de tres cuadras donde existe un antiguo empedrado, en el Bulevar Olleros, en Belgrano, Buenos Aires. Si bien los vecinos se manifestaron a favor de la ampliación de esa calle, se oponen de manera definitiva a la eliminación del empedrado, al que consideran parte del paisaje urbano de la ciudad.
Buenos Aires ha tenido diferentes tipos de pavimentos y veredas en su historia, siendo los más tradicionales el empedrado grueso y fino, y las baldosas vainilla y de pancitos.
Con relación al primero, son pocos los enclaves que aún conservan estos materiales y esta técnica que dieron una impronta de la ciudad del tango. Hoy se advierte cómo, desconociendo la historia y la opinión de los vecinos, se llama a repavimentar sitios emblemáticos que perderán de ese modo un elemento fundamental de la memoria colectiva.
“Lamentablemente son varios los casos, en este momento se están levantando adoquines, cordones de granito de gran valor estético y, asociado a ésto, en diferentes lugares el gobierno está, con fondos del erario público, cambiando las antiguas veredas de vainillas por unos baldosones cuadrados que estéticamente no tienen nada que ver con el tipo de solados públicos que existieron en la ciudad”, señala un especialista.
Todos estos cambios contribuyen a modificar el paisaje urbano de Buenos Aires en desmedro de su identidad y belleza. Los vecinos quieren preservarlo. Los turistas lo elogian. “¿Por qué cambiar aquello que está ligado a la identidad de los barrios y de nuestra ciudad?”, se preguntan, hartos de que se continúe atentando contra su identidad barrial.


Obras & Protagonistas WEB
>>> Volver <<<
>>> Volver <<<
>>> Volver <<<
>>> Volver <<<
>>> Volver <<<
>>> Volver <<<
>>> Volver <<<
>>> Volver <<<
>>> Volver <<<
>>> Volver <<<
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
.