EDITORIAL
PSIKE´06
NOTICIAS
NOTAS TECNICAS
SEGURIDAD
COSTOS
OPINION
Scroll

Google
Agregar a favoritos
PRINCIPAL
CONTACTO
NOTAS TECNICAS
EL RUIDO:
¿CÓMO AISLARLO?
El ruido es uno de los males de las ciudades del nuevo milenio. Si bien desde hace años se planifican campañas y ordenanzas para controlar las consecuencias de los denominados “ruidos molestos”, la realidad es que la gente convive con ellos incluso en situaciones
cotidianas, cual es compartir edificios públicos, estar en un café donde hay mucha gente o simplemente vivir en un edificio de propiedad horizontal.
De allí la importancia que tiene la utilización adecuada de los diferentes elementos que la
construcción ofrece como aislantes acústicos, factibles de ser aplicados a diferentes componentes de una vivienda, teniendo en cuenta los varios elementos que se convierten en
trasmisores de estos ruidos.
Uno de los materiales más efectivos para aislar las viviendas son los paneles
y rollos de lana mineral, elásticos y compactos, formados con la fundición
de arena, consiguiendo fibras extralargas que se entrelazan dentro del panel.
La denominada “lana mineral” es un material que se destaca por dos características principales:
1) Máximo aislamiento acústico: las vibraciones que produce el sonido atraviesan la estructura ultra fina del panel aislante provocando una fricción que reduce notablemente su energía.
2) Máxima elasticidad: funciona como un amortiguador que reduce la transmisión de vibraciones entre los elementos rígidos de la construcción.
Estos productos aislantes son flexibles y pueden cortarse con facilidad. Son además resistentes a la humedad, incombustibles e inertes.
 
Una colocación necesaria
Las aislaciones térmica y acústica son claves para el buen funcionamiento de una vivienda y en el largo plazo favorecen sus condiciones de confort y generan una economía en el uso de la calefacción o refrigeración doméstica. De allí que la incorporación de estos materiales nunca debe pensarse como un “gasto extra” sino como una muy buena inversión.
Veamos ahora el caso de colocar un aislante acústico en una losa de piso, uno de los sitios que más ruidos trasmite.
Las losas son las mayores superficies comunes entre vecinos de un edificio en altura y, por tanto, las zonas más conflictivas a la hora de “trasmitir” ruidos. La propia rigidez de la estructura le permite ser el elemento más idóneo para esa trasmisión. De allí la necesidad de aislarlos, quebrando esa rigidez mediante la colocación de paneles de alta resistencia mecánica y elástica. El panel permite entonces la construcción de una “losa flotante”, aportando elasticidad y absorción para reducir las vibraciones y conseguir un buen aislamiento acústico a ruidos de impactos. Colocado bajo el piso estos paneles también funcionan como aislantes térmicos.
Colocación
La superficie de hormigón debe encontrarse seca y lisa, con asperezas no superiores a 4 milímetros. Los salientes más importantes deben eliminarse y los huecos ser rellenados con arena fina o seca o bien mediante una capa de hormigón pobre. Los tabiques divisorios deben ser construidos antes de aplicar el aislante, al menos hasta una altura de 50 centímetros.
Los paneles aislantes se deben colocar a tope y se protegen mediante una lámina de polietileno de 0,2 milímetros de espesor. El material también debe cubrir los paramentos hasta una altura de 8 centímetros y las tuberías que atraviesen la zona del contrapiso, a fin de evitar el contacto rígido con el pavimento flotante.
Es importante saber que cualquier “puente” (contacto rígido) del pavimento, paramentos y tuberías, puede disminuir el índice de aislamiento hasta en unos 10 decíbeles.
 
Contrapiso flotante
El espesor mínimo de la losa armada debe ser de 4 centímetros, con una dosificación de cemento de 300 kg/m3 y un árido de granulometría de 0 a 7 milímetros. Antes y durante la aplicación del pavimento debe procurarse no pisar el material aislante, colocando tablones para el paso de operarios y carretillas. Para superficies mayores de 30 metros cuadrados o longitudes superiores a 6 metros, deberán preverse juntas de dilatación.
 
Conceptos de acústica
Aunque suene a “cosa rara”, un muro de hormigón de 24 centímetros de espesor posee un debilitamiento R, medido en dBA, de 60, mientras que un muro de 14 centímetros de espesor, revestidas ambas de sus caras con una placa de lana mineral de 7 centímetros de espesor, tiene un R de 61,2 dBA. Esto se debe a que las placas de yeso actúan como un sistema “masa-resorte-masa”, que proporcionan aislamientos acústicos muy superiores a los elementos de estructura simple y rígida.
Esto se debe a tres situaciones principales:
1) Efecto absorción: Viene determinado por al estructura abierta y micro porosa de la lana mineral. La mayor finura y longitud de las fibras que constituyen la lana mineral provocan la máxima fricción de las vibraciones sonoras, que atraviesan su estructura, absorbiendo la mayor parte de energía.
2) Efecto resorte. La elasticidad de la lana mineral actua como amortiguador, reduciendo la trasmisión de vibraciones entre las hojas cuando el sonido las atraviesa.
3) Calidad de montaje: El nivel de aislamiento acústico depende de los efectos anteriores y la correcta instalación de los paneles aislantes.n
milímetros de espesor. El material también debe cubrir los paramentos hasta una altura de 8 centímetros y las tuberías que atraviesen la zona del contrapiso, a fin de evitar el contacto rígido con el pavimento flotante.
Es importante saber que cualquier “puente” (contacto rígido) del pavimento, paramentos y tuberías, puede disminuir el índice de aislamiento hasta en unos 10 decíbeles.
 
Contrapiso flotante
El espesor mínimo de la losa armada debe ser de 4 centímetros, con una dosificación de cemento de 300 kg/m3 y un árido de granulometría de 0 a 7 milímetros. Antes y durante la aplicación del pavimento debe procurarse no pisar el material aislante, colocando tablones para el paso de operarios y carretillas. Para superficies mayores de 30 metros cuadrados o longitudes superiores a 6 metros, deberán preverse juntas de dilatación.
 
Conceptos de acústica
Aunque suene a “cosa rara”, un muro de hormigón de 24 centímetros de espesor posee un debilitamiento R, medido en dBA, de 60, mientras que un muro de 14 centímetros de espesor, revestidas ambas de sus caras con una placa de lana mineral de 7 centímetros de espesor, tiene un R de 61,2 dBA. Esto se debe a que las placas de yeso actúan como un sistema “masa-resorte-masa”, que proporcionan aislamientos acústicos muy superiores a los elementos de estructura simple y rígida.
Esto se debe a tres situaciones principales:
1) Efecto absorción: Viene determinado por al estructura abierta y micro porosa de la lana mineral. La mayor finura y longitud de las fibras que constituyen la lana mineral provocan la máxima fricción de las vibraciones sonoras, que atraviesan su estructura, absorbiendo la mayor parte de energía.
2) Efecto resorte. La elasticidad de la lana mineral actua como amortiguador, reduciendo la trasmisión de vibraciones entre las hojas cuando el sonido las atraviesa.
3) Calidad de montaje: El nivel de aislamiento acústico depende de los efectos anteriores y la correcta instalación de los paneles aislantes.n
Conceptos de acústica
Aunque suene a “cosa rara”, un muro de hormigón de 24 centímetros de espesor posee un debilitamiento R, medido en dBA, de 60, mientras que un muro de 14 centímetros de espesor, revestidas ambas de sus caras con una placa de lana mineral de 7 centímetros de espesor, tiene un R de 61,2 dBA. Esto se debe a que las placas de yeso actúan como un sistema “masa-resorte-masa”, que proporcionan aislamientos acústicos muy superiores a los elementos de estructura simple y rígida.
Esto se debe a tres situaciones principales:
1) Efecto absorción: Viene determinado por al estructura abierta y micro porosa de la lana mineral. La mayor finura y longitud de las fibras que constituyen la lana mineral provocan la máxima fricción de las vibraciones sonoras, que atraviesan su estructura, absorbiendo la mayor parte de energía.
2) Efecto resorte. La elasticidad de la lana mineral actua como amortiguador, reduciendo la trasmisión de vibraciones entre las hojas cuando el sonido las atraviesa.
3) Calidad de montaje: El nivel de aislamiento acústico depende de los efectos anteriores y la correcta instalación de los paneles aislantes.n
simple y rígida.
Esto se debe a tres situaciones principales:
1) Efecto absorción: Viene determinado por al estructura abierta y micro porosa de la lana mineral. La mayor finura y longitud de las fibras que constituyen la lana mineral provocan la máxima fricción de las vibraciones sonoras, que atraviesan su estructura, absorbiendo la mayor parte de energía.
2) Efecto resorte. La elasticidad de la lana mineral actua como amortiguador, reduciendo la trasmisión de vibraciones entre las hojas cuando el sonido las atraviesa.
3) Calidad de montaje: El nivel de aislamiento acústico depende de los efectos anteriores y la correcta instalación de los paneles aislantes.

VOLVER
 
Mezclas Proyectables
El Ruido